Baloncesto|18 jun 2013, 09:00 AM|POR BRIAN MAHONEY/AP

Manu Ginóbili está como en los viejos tiempos

Manu Ginóbili está en una final de ensueño. (ap).
SAN ANTONIO, Texas, EE.UU. - Ganaron tres veces el campeonato de la NBA y suman más de 100 victorias en partidos de playoffs. Por ello, Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili tienen una relación que difícilmente otros jugadores puedan conseguir.

Esa es la razón por la que Manu tal vez no prestase tanta atención a las críticas que estaba recibiendo en San Antonio. Después de todo, era parte de un trío y si una pieza no funcionaba, las otras dos salían al rescate.

Pero los cuestionamientos sí molestaban a sus compañeros.

"Claro que sí", declaró Parker. "Después de todo lo que hizo por este equipo, era demasiado. Sabemos que esto es un negocio. Pero esta noche jugó con todo".

Ginóbili volvió a ser el de antes anotando 24 puntos y sumando 10 asistencias en el primer partido que salió como titular esta temporada. Con su aporte, los Spurs vencieron 114-104 al Heat de Miami y tomaron ventaja de 3-2 en la final de la NBA. Un triunfo en uno de los dos partidos finales a jugarse en Miami y serán campeones nuevamente.

Parker anotó 26 puntos y Duncan 17, además de recuperar 12 rebotes. Ginóbili tuvo su mejor producción de la temporada en un partido en el que Spurs encestaron el 60% de sus tiros.

"(Ginóbili) Es una pieza fundamental en este equipo. Se vio hoy, en la forma en que jugó y en el resultado", dijo Duncan. "Siempre confiamos en él. Sabemos que sigue siendo un gran jugador. Esperamos que pueda ayudarnos a conseguir otra victoria".

Danny Green, por su parte, está teniendo una actuación consagratoria. Destrozó la marca de triples en una final al anotar otros seis, con lo que elevó su cuenta a 25. En total aportó 24 puntos.

Kawhi Leonard hizo lo suyo

El escenario para la gran victoria quedó preparado cuando Duncan, Parker y Ginóbili salieron a la cancha juntos de entrada en el que bien pudo ser el último partido que juega el trío en San Antonio.

Lo de Ginóbili es insólito. Había estado desconocido en los primeros cuatro partidos de la serie.

"Estaba enojado, decepcionado", admitió el argentino. "Estamos jugando la final de la NBA. Estábamos empatados 2-2 y sentí que no estaba aportando. Eso fue lo más frustrante".

Pese a su mal momento, el técnico Gregg Popovich no le perdió la fe y lo puso de titular por primera vez en la temporada.

Fue el último en ser anunciado cuando el equipo salió al terreno y el estadio se vino abajo al escuchar su nombre entre los titulares.

"Obviamente es un jugador muy popular", dijo Popovich. "Lleva mucho tiempo aquí. Nos ha ayudado a tener éxito por muchos años".

El argentino respondió a la confianza del entrenador con una actuación monumental y se creció en los momentos decisivos.

Miami llegó a ponerse a un punto cuando faltaban 3:05 minutos por jugarse en el tercer cuarto. A esa altura Green encestó uno de sus triples y Ginóbili hizo varias jugadas para el recuerdo.

El argentino mostró la clase de un veterano que al talento nato de los argentinos le agregó una experiencia europea antes de venir a la NBA. Ve cosas que otros no ven e intenta cosas que a otros ni le pasan por la cabeza. Su estilo encaja a la perfección con el de Duncan y Parker.

Cuando las papas quemaban, Ginóbili hizo una jugada de tres puntos, encestó un globito con la mano izquierda mientras giraba hacia la derecha y le hizo un gran pase a Tiago Splitter, que estaba debajo del aro, para que pusiese la pizarra 85-74.

Otra asistencia cuando expiraba el tercer cuarto alejó a los Spurs 87-75. A esa altura el estadio entero coreaba "¡Manu! ¡Manu!". Ginóbili había registrado un promedio de 7,5 puntos por partido en los primeros cuatro encuentros.

Confianza lo revitaliza

"Sabía que no estaba anotando, era algo que se sentía en el aire", expresó. "Traté de no preocuparme. Tengo mucha autocrítica y no necesitaba preocuparme de lo que dijesen los demás".

Ginóbili también figuró prominentemente en una andanada final que terminó de enterrar al Miami de LeBron James y Dwyane Wade, quienes anotaron 25 puntos cada uno pero no pudieron cambiar el rumbo del partido.

Fue un final apto para el que pudo ser el último partido en casa de un trío que suma 101 victorias en encuentros de playoffs. Ginóbili cumplirá 36 años en julio y ha insinuado que podría retirarse, mientras que Duncan tiene 37.

Duncan ganó su primer título en 1999 y Parker y Ginóbili estuvieron a su lado en los tres títulos que le siguieron. Han sido un verdadero Trío Dorado, que tuvo a San Antonio peleando títulos por más de una década.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.