CIENCIA
| 30 NOV 2016, 5:36 PM
|

Misión ExoMars y desviación de asteroides, a debate en ministerial de ESA


A pesar del aterrizaje fallido, la ESA tiene el satélite ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT) alrededor de Marte, listo para realizar observaciones.
A pesar del aterrizaje fallido, la ESA tiene el satélite ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT) alrededor de Marte, listo para realizar observaciones.

GINEBRA. La Agencia Espacial Europea (ESA) analizará mañana y el viernes el futuro de sus actividades, en una reunión ministerial en la que se tomarán decisiones sobre la segunda fase de la misión en Marte y la financiación de un programa pensado para desviar en un futuro de su trayectoria a asteroides peligrosos.

El Consejo Ministerial de la ESA, que se celebrará en la ciudad suiza de Lucerna, estará presido en la primera jornada por el ministro español de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, quien dejará el viernes esta tarea en mano de la secretaria general de Industria y Pyme, Begoña Cristeto, dado que él debe participar ese día en el Consejo de Ministros en Madrid.

La reunión, en la que participarán los 22 estados miembros de la ESA y Canadá, tendrá que decidir sobre el futuro y la financiación de varias propuestas de la dirección de la agencia que suman 11.000 millones de euros (11.600 millones de dólares) para los próximos cuatro años.

Se trata de iniciativas y misiones que definirán no solo el papel que jugará Europa en el espacio en el futuro, sino que también tienen un impacto importante para la industria.

Entre todos los planes que presentará a los países miembros el director general de la ESA, Jan Woerner, destaca la petición de la agencia de que se reúnan algo más de 400 millones de euros (424 millones de dólares) para proseguir la segunda fase de la misión ExoMars de exploración de Marte en 2020.

La ESA afirma que ha aprendido la lección acerca de lo que ha sucedido con la última y accidentada misión de exploración de Marte, cuando el 19 de octubre el módulo de aterrizaje Schiaparelli, que iba a realizar mediciones científicas de la superficie del planeta rojo, se estrelló debido a un error de cálculo en el vehículo.

A pesar del aterrizaje fallido, la ESA tiene el satélite ExoMars Orbitador de Gases Traza (OGT) alrededor de Marte, listo para realizar observaciones.

El objetivo de la ESA es para la segunda fase de la misión finalizar el desarrollo de la misma, lo que incluye el vehículo avanzado que efectuará las primeras investigaciones de la superficie de Marte con muestras recogidas bajo tierra, a fin de poder responder a la pregunta de si puede haber vida o si la hubo en algún momento en el planeta rojo.

Otra de las peticiones que tendrán que evaluar los ministros en Lucerna es si otorgan 2.500 millones de euros (2.650 millones de dólares) al apartado de Seguridad y Gestión del Tráfico en el Espacio, en el que se incluye la misión AIDA, un proyecto común de la ESA y la NASA cuyo principal objetivo es estudiar si es posible desviar un asteroide que tenga una trayectoria de colisión con la Tierra.

La misión consta de dos programas, la europea AIM de observación y la estadounidense DART, que incluye la nave que impactará con un asteroide en 2022.

AIM, cuyo sistema de guiado, control y navegación lo ha diseñado la empresa española GMV, se lanzará en 2020 para que llegue dos años después hasta Didymos, un sistema binario de asteroides, donde depositará tres pequeños satélites: uno en el asteroide más pequeño y los otros dos, junto a la sonda matriz, orbitarán a su alrededor.

La nave de la NASA impactará sobre el asteroide más pequeño de los dos que conforman Didymos, mientras que AIM estudiará ambos cuerpos y los efectos del golpe.

La continuidad y por tanto la financiación de la misión europea, que ha finalizado la fase de diseño, depende ahora de la decisión que tomen mañana y el viernes los ministros.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese