Cine|23 nov 2012, 10:56 AM|POR Fabián W. Waintal

Jake Gyllenhaal, el policía de "End of Watch"

Anduvo con policías durante cinco meses para su actuación en End of Watch

LOS ÁNGELES.- Jake Gyllenhaal es internacionalmente famoso en cine como 'El Príncipe de Persia', después de haber recibido otro título de nobleza en Hollywood cuando fue nominado al Oscar por interpretar al cowboy homosexual de 'Brokeback Mountain'. Manteniendo la acción de las películas 'Jarhead' y 'Search Code', es evidente que Jake sabe elegir buen cine, como la nueva película 'End of Watch' donde combina la acción y el drama, como un heroico policía de Los Angeles que filma su vida, como si fuera una estrella... como Jake Gyllenhaal.

- ¿En el momento de hacer una película como 'End of Watch' te das cuenta que pueden llegar a nominarte para un Oscar?

- Para mí, cuando veo una película, solo veo cinco o seis meses de mi vida en algo que amo y me interesa, además de la gente involucrada que realmente aprecio y también me interesa. Con 'End of Watch', por ejemplo, estoy mucho más orgulloso con la relación que tuve con Michael Peña porque es una relación que nos llevó mucho tiempo construir.

- ¿Ganar el Oscar sería igual que recibir una Medalla de Honor?

- Ahora mismo, en mi vida, solo me concentro en mi trabajo. Eso es lo que más me importa. Me emociona mucho más que cualquier premio. Más allá de los resultados, el proceso en mi trabajo marcó un enorme cambio en mi vida. Especialmente con esta película, el acercamiento fue muy diferente a todas las producciones que trabajé antes. Por eso, realmente es lo único que pasa por mi mente ahora. Me gustaría contarte sobre ese proceso tan interesante que cambió mi vida pero los resultados son mucho menos importantes para mí.

- ¿Qué es lo que buscas entonces, cuando aceptas protagonizar una nueva película?

- Bueno, con esta película, leí el guión y supe que iba a hacer algo donde iba a tener que meterme de lleno, porque la forma en que la íbamos a filmar era híper realista, incluso el comportamiento. No había ninguna presentación de los personajes, solo una representación del protagonista. Y a mí me interesan tanto las experiencias de vida que las investigaciones que hago con cada personaje influyen en la clase de persona que soy en este punto de mi carrera. Tuve el honor de estar en muchas películas especiales, empecé desde muy joven y de a poco fui formando la idea de lo que realmente quería hacer con mi vida y supongo que al haber pasado tanto tiempo como actor, no siempre vivo en la realidad. Y como me interesa tanto involucrarme y aprender la historia de la gente, para poder interpretarlos, terminé cambiando también como soy yo. Para mí, no importa el perfil comercial, me interesa el trabajo artístico.

Jacob 'Jake' Gyllenhaal nació en Los Angeles un 19 de Diciembre de 1980, con una familia acostumbrada al ritmo del mundo del espectáculo. El padre Stephen Gyllenhall, por ejemplo, es director de las series de TV 'Felicity' y 'The Shield'. La madre Naomi Foner también es productora y guionista. Y la hermana, Maggie Gyllenhaal además comparte el honor de haber sido nominada al Oscar por 'Crazy Heart'. Hasta en la ficción de 'Donnie Darko', fueron hermanos. Claro que la fama de Jake entre las admiradoras adolescentes, es bastante diferente. Su debut en cine, había sido como el hijo de Billy Crystal en la película 'City Slickers'. Más adelante sorprendió a la par de Jennifer Aniston en la película 'The Good Girl' y los fans ' Gyllenhaalics' empezaron a seguirlo a partir de la acción de 'Jarhead'. Por supuesto, también ayudó la nominación al Oscar como el amante de Heath Ledger en 'Brokeback Mountain' (en la realidad, Jake también es el padrino de la hija Matilda que tuvo Heath con Michelle Williams). Con Tobey Maguire, se disputó el amor de Natalie Portman, en la ficción de la película 'Brothers' y si no fuera que Tobey se recuperó de una lesión, Jake también hubiese tenido una verdadera disputa, cuando estuvo a punto de protagonizar Spider Man 2. Los estudios lo habían preferido a él, también para el rol protagónico de 'Avatar', hasta que James Cameron insistió en contratar un completo desconocido Sam Worthington. En el 2010, Jake Gyllenhaal tampoco tuvo tanta suerte, cuando los productores no lograron recuperar los costos de las películas 'Prince of Persia' y la comedia romántica con Anne Hathaway 'Love and Other Drugs'. Pero cuando volvió con la acción de 'Source Code', Jake demostró que puede protagonizar un éxito, recaudando nada menos que 147 millones de dólares en todo el mundo. Y con la calidad de una película como 'End of Watch' que apenas tuvo un presupuesto de apenas siete millones de dólares, el nuevo éxito está 'casi' asegurado.

- ¿Cambia tu percepción de la policía después de haber filmado una película sobre ellos?

- Sí, pasé cinco meses en las calles, entre dos y tres veces por semana, desde las cuatro de la tarde, hasta las cuatro de la madrugada con cuatro diferentes grupos, durante cinco meses. Y claro, eso cambió totalmente mi percepción de la Policía, seguro. En la primera salida, vi como alguien era asesinado justo frente mío. Imagínate, no es algo que esperaba que pudiera llegar a pasar.

- Eso sí que no es ficción ¿Qué pasó exactamente?

- Hubo un tiroteo. Estaba con la policía de Inglewood y respondimos una llamada donde otro oficial ya estaba en el lugar, en pleno tiroteo entre pandillas. Era una guerra entre un traficante y otro hombre. El hombre venía caminando por la calle y le disparó a alguien que pasaba con su auto por la calle. Y nosotros estábamos en el segundo auto!



- ¿No te sentiste inseguro en medio de una situación así, aunque hayas estado con la Policía todo el tiempo?

- Bueno, sí y no. Probablemente yo haya sido el que estaba más seguro, en cierta forma. Al mismo tiempo, yo también estaba al frente del peligro y hubo momentos durante todo el proceso donde tuve pánico, pero aprendí ciertas tácticas para usar, en caso de que algo pudiese llegar a pasar. Siempre estuve en buenas manos. Me sorprendió el profesionalismo que tuvo la policía, como se preocupaban y confiaron en nosotros. Con dos actores en la parte trasera del auto, le agregamos todavía más responsabilidad a sus trabajos.

- ¿Más allá del miedo, fue interesante como actor vivir la realidad en vez de actuarla?

- Sí. El rodaje de la película después fue mucho menos intenso que la preparación. Filmamos toda la película en apenas 22 días. Todas las escenas donde estoy en el auto de la policía, se hicieron en un día y medio, básicamente un día y media noche. Por eso, las ensayamos cien veces. Nos habíamos preparado, como si fuera una obra de teatro. Hasta para las escenas del tiroteo, nos habíamos entrenado con balas de verdad y cuando tiramos con balas de salva en el estudio, el revólver no disparaba igual. Todos los escenarios fueron muy extraños. En Eco Park peleamos con unos adolescentes que no tenían más de 20 años y me mataron a golpes (Risas). Michael Peña pelea mejor que yo. Tratamos de hacer la película lo más real posible, pero en un modo muy extraño, se sintió que era todo simulado.

Aunque tiene las clásicas persecuciones o tiroteos de otras películas de policías, 'End of Watch' se diferencia por mostrar la realidad de un perfil muy poco conocido de Los Angeles. Detrás del glamour de Hollywood (que no muestra la película) también existe un mundo criminal de drogas, tráfico de seres humanos inmigrantes y un conflicto racial entre pandillas hispanas y afroamericanos. La violencia en este caso, no es para nada ficticia... lamentablemente.

- ¿No es extraño que el mundo entero conozca Los Angeles por el glamour de Hollywood, aunque una parte de la ciudad está plagada de drogas, pandillas y crímenes sin ningún glamour?

- Yo nací en Los Angeles y crecí en un área que nada tiene que ver con los crímenes del Sudeste de Los Angeles, aunque queda a menos de tres kilómetros de distancia. Por eso, insisto que esta película cambió mi vida. Transformó por completo mi idea sobre Los Angeles. Y en verdad, me enamoraré mucho más de la ciudad. Vi un lado de L.A. donde la violencia de las pandillas y el mundo de la policía es apenas un 5% de ese mundo. El otro 95% tiene que ver con toda una cultura donde la familia y la lealtad es algo hermoso. Hasta la comida es maravillosa (Risas).

- ¿Cómo reaccionó la policía al saber que iban a hacer una película sobre sus experiencias?

- Es algo que ya vivieron muchas veces antes. Pero nosotros pudimos verlo todo desde adentro, durante cinco meses seguidos.

- ¿El corte de pelo casi pelado también fue parte de la experiencia?

- ¿No es una pregunta demasiado íntima? (Risas) Para mí, era como tener el traje de Batman. No me preocupó demasiado cortarme el pelo. Para mí, lo importante era filmar una película que parezca real. Perdón por lo que te voy a decir, pero en verdad no hicimos una película para ustedes. La hicimos para la policía. Aprendí muchísimo con ellos y estoy realmente orgulloso. Ahora veo otras películas donde sé que la policía no se comporta en la forma que actúan ciertos actores. Siento que logramos un trabajo auténtico. Y no le prestó demasiada atención al mundo externo cando trato con seres humanos. Por eso no me preocupó en absoluto si tenía el pelo largo o corto. Si lo tuve corto, fue solamente porque así era mucho más difícil que alguien pudiera agarrarme.

- Hay una parte de la película, donde después que tu personaje recibe una medalla de honor, le pregunta a Michael Peña si se siente un héroe, porque él se siente tan normal como antes ¿En tu caso, ser una estrella de cine te hace sentir tan diferente como te ve la gente?

- Me encantan tus preguntas (Risas). En esa escena de la película, el punto es que ninguno de los dos se siente como un héroe. Es como una fantasía, porque en la realidad ellos solamente están haciendo su trabajo.

- ¿Y en tu vida diaria dirías que es lo mismo?

- Supongo que es una respuesta que podrías responder mucho mejor por tu lado. Después de todo, yo no soy el que escribe lo que represento para los que me ven en cine.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.