Cine|03 jul 2013, 12:00 AM|POR EFE

Fruitvale Station, la joya de Sundance que confirma el éxito de Melonie Díaz

Es considerada una de las reinas de ese certamen
Fotograma en donde aparece Melonie Díaz en el papel de Sophina y Michael B. Jordan en el papel de Oscar, durante una escena de la película "Fruitvale Station", EFE
LOS ÁNGELES (EE.UU.).-- "Fruitvale Station", ganadora de los premios del jurado y del público en el Festival de Sundance con su relato sobre el drama que rodeó al asesinato de un joven afroamericano en EE.UU., confirma el talento y el éxito de la actriz Melonie Díaz, considerada una de las reinas de ese certamen.

"Es genial que me conozcan así", dijo la intérprete a Efe. "Sundance tiene algunas de las mejores películas del mundo y allí encuentras material brillante". "Que mi nombre esté asociado al festival de esa manera es una locura.

En esa comunidad las películas se hacen por el arte, no por el dinero. Es la pasión de la gente. No pueden vivir sin ello. Me alegra estar en esa círculo", añadió. Díaz, de origen puertorriqueño, debutó en Sundance en 2001 a los 15 años con el filme "Double Whammy", de Tom DiCillo.

Un año después regresó con "Raising Victor Vargas"; en 2006 presentó "A Guide to Recognizing Your Saints" y en 2008 llegó con títulos como "Hamlet 2" o "Be Kind Rewind".

Todo ello la convirtió en una de las musas del festival, un título refrendado en enero con el triunfo de "Fruitvale Station", que se estrena el 12 de julio en algunas salas del país.

La cinta, dirigida por el debutante Ryan Coogler y producida por Forest Whitaker, cuenta la historia real de Oscar Grant (Michael B. Jordan, en las primeras quinielas para los próximos Óscar), un joven de 22 años de la bahía de San Francisco que se despierta la mañana del 31 de diciembre de 2008 con intención de dar un vuelco a su vida.

Su intención es mejorar la relación que mantiene con su madre (Octavia Spencer), ser mejor compañero para su novia (Díaz) y mejor padre para la hija que tienen en común (Ariana Neal), pero todo alcanza un punto trágico cuando un policía dispara al joven a sangre fría en la parada de metro de Fruitvale.

El incidente en la vida real quedó registrado por numerosas cámaras digitales y teléfonos celulares, un material cuya difusión provocó numerosas protestas en la zona de Oakland que acabaron con decenas de detenidos y numerosos disturbios.

"Es triste, pero si no se hubieran grabado esas imágenes, esta película no se habría hecho", admitió Díaz. "Sin ese material, Oscar no habría tenido forma de defenderse. La película se hizo para dar a Oscar una voz y devolverle su humanidad. Para que el mundo se identifique con él. Los vídeos fueron muy poderosos.

Hoy día somos muy visuales. Sin esas imágenes no reaccionaríamos", agregó. En las primeras horas de 2009, la policía de la Autoridad de Tránsito Rápido de la Bahía (BART por sus siglas en inglés) se movilizó por avisos de una reyerta en un tren repleto de pasajeros que viajaba entre San Francisco y Oakland.

Los agentes detuvieron a varias personas, entre ellas a un desarmado Grant, tras resistirse al arresto. Cuando el joven estaba en el suelo, un agente le disparó en la espalda por una confusión a la hora de hacer uso de su pistola en vez del arma eléctrica que portaba.

"Quería hacer la película tan pronto como fuera posible porque justo acababa de ocurrir el caso Trayvon Martin -el adolescente negro tiroteado en Florida por un vigilante en 2012-. Creo que la cinta pulsa lo que ocurre en la sociedad y habla de injusticia social, prejuicios y racismo. Quería hacer una película con mensaje", declaró Díaz.

Díaz, de 29 años, es un rostro habitual del círculo independiente, un mundo en el que se siente muy cómoda gracias a la "libertad" de sus rodajes.

"En esas películas puedo ser realmente yo. Sientes que tienes el control sobre las decisiones", apuntó esta actriz que considera que los latinos tienen complicado dar con buenos papeles por los estereotipos a los que se enfrentan en la industria.

"A veces esa es mi mayor frustración como actriz", confesó. "Pero al mismo tiempo quiero ser positiva, creo que las cosas están cambiando. Mi papel en 'Be Kind Rewind' fue escrito para Kirsten Dunst y el director supo que yo era la actriz adecuada, más allá del color de mi piel. El cine nos está dando más espacio para encontrar personajes atractivos", declaró.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.