.
CRITICARTE|05 jun 2013, 12:00 AM|POR Alfonso Quiñones

Ley de Cine para cuidar

La Ley de Cine hay que cuidarla de los tecnócratas y enemigos de la cultura. De los pícaros externos e internos que en algún momento pueden tratar de sacar provecho de ella. Y hay que cuidarla de la mediocridad.

La Ley de Cine hay que cuidarla, no por el beneficio que engendra para los cineastas dominicanos, ni para los ejecutivos que tienen que ver con el mundo de esta industria.

La Ley de Cine hay que cuidarla por y para el pueblo dominicano, que es su principal activo fijo.

La Ley de Cine permite ya que los cineastas dominicanos puedan crear obras más allá de comedias fofas de temporada. Soy de la idea de que al cine dominicano le falta... el público. Un público que adquiera cultura cinematográfica, que sepa apreciar el arte y que saque sus propias conclusiones cuando asista a ver una película, no importa que este o aquel crítico -entre ellos el que suscribe estas líneas- afirme que tal o más cual película es buena o mala por tales razones.

La Ley de Cine debe llegar a tener en el pueblo dominicano, a su mayor defensor porque es el que a fin de cuentas más se beneficia de ella.

La Ley de Cine tiene que tratar de lograr que el principal crítico del cine dominicano sea su espectador natural. Algo que puede estar más cerca de lo que muchos piensan, porque esa misma Ley de Cine tiene los mecanismos necesarios que le permitirán al público crecer con un arte que refleja su cultura y sus intereses.

¡La Ley de Cine hay que cuidarla!

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.