Critica|01 nov 2012, 12:00 AM|POR Mario Núñez Muñoz

Historia colonial en "El baile de San Juan"

Una escena de la película de época "El baile de San Juan".

SANTO DOMINGO. El cine y la historia tienen una compleja relación. La reconstrucción de época plantea no solo desafíos de producción, también de fidelidad a las fuentes históricas, lo cual las más de las veces encarece cualquier proyecto. En parte por ello es que el cine latinoamericano esquiva la realización de películas ambientadas en tiempos pasados, pero de vez en cuando aparece una que se la juega por presentar una visión de nuestra historia. Es el caso de "El baile de San Juan" , coproducción entre México y tres países europeos, que narra sucesos de los tiempos coloniales en la capital del Virreinato de Nueva España.

El romance

Corren los últimos años del siglo XVIII y la Ciudad de México es un lugar habitado por nativos, criollos, mestizos, africanos y extranjeros, que recién comienzan a vislumbrar los cambios que se avecinan. Las tensiones religiosas todavía son patentes, el catolicismo aún lucha contra las antiguas creencias y la Inquisición combate la herejía. Es en este contexto que Giovanni (José María de Tavira) y Victoria (Cassandra Giangherotti) se enamoran. Ella es hija de un marqués y él hijo del director de teatro de la corte; la vida les sonríe. Pero todo cambia cuando Giovanni de improviso se entera de su verdadero origen, lo cual le lleva a la locura.

La forma narrativa

Estructurado en tres actos cual si fuera una obra de teatro, el guión trata de ser fiel a la época, incluso en su forma narrativa. Los primeros minutos del primer acto resultan un tanto confusos, pero a medida que se avanza, va ganando la atención del espectador. Además de la historia de los enamorados, corren en paralelo otras dos, la de un grupo encubierto, que bajo el pretexto de adorar a un santo, en realidad rinde culto a uno de los dioses del panteón azteca; y la historia de los enredos amorosos del virrey y la virreina. De interés es el planteamiento de las tensiones sociales, el racismo, el clasismo, la religiosidad popular, la doble moral, la persecución a los herejes, el rol de las artes, e incluso el de la gastronomía. Sin embargo, al utilizar un modo teatral de narrar, el relato se hace lento e incluso redundante.

La producción

Notable es el esfuerzo de producción por ambientar un período poco conocido de la historia americana. El diseño de producción está bien logrado, así como la presencia de la música, popular y cortesana. Detalles como los idiomas cortesanos, lo cosmopolita de la capital y la convivencia entre distintas culturas, contribuyen a la construcción de una idea sólida acerca del pasado antes de los procesos de independencia en América. Un nutrido elenco da vida a una variedad de personajes que abarcan todas las capas sociales, resultando entonces un retrato de época bastante elaborado.

La promesa incumplida

Un título no sólo es el nombre de la película, es también una promesa. En este caso se anuncia y se alude a un "Baile de San Juan" de diferentes modos en el filme, pero éste no se concreta, al menos en la versión que hemos visto. Ello deja trunco el relato y le resta eficacia a la película. En síntesis, una producción interesante, pero con evidentes problemas en su narración.

Recomendable para quienes se interesan por conocer un poco más de la historia de América.

De la producción

El baile de San Juan.

México, Francia, Alemania,

España. 2010. 100 minutos.

Dirección y guión:

Francisco Athié

Música: Jordi Savall

Fotografía: Ramón F. Suárez

Intérpretes:

José María de Tavira

Cassandra Giangherotti

Victoria

Marcello Mazzarella

Pedro Armendáriz Jr.

Antonio Rupérez

Alberto González

Arielle Dombasle

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.