ACTUALIDAD|31 ene 2013, 12:00 AM|1|POR Nathanael Pérez Neró

Alex, acostumbrado a escándalos, afronta uno de los capítulos más complicados

Los Yanquis quieren anular compromiso de US$114 MM
Alex Rodríguez podría perderse toda la temporada 2013 por lesión en la cintura.

SANTO DOMINGO. Si hay una palabra fuera del lenguaje beisbolero que se pueda asociar a la figura de Alex Rodríguez desde que éste irrumpiera en la industria en 1993 es controversia.

Según su ex dirigente Joe Torre en su libro "My Yankees Years", en el clubhouse algunos jugadores se referían al toletero de padres dominicanos como A-Fraud.

El Alex que hoy ocupa enormes horas en la televisión y radio, y miles de palabras en la prensa e internet por una supuesta vinculación al uso de esteroides por segunda vez en su carrera es uno que se ha hecho habitual a los escándalos.

Ya sea por el tamaño de los contratos que ha firmado, por haber admitido en 2009 que se dopó en sus días en Texas o por las mujeres a las que se ha vinculado, el inicio y los últimos años de la carrera de A-Rod han llenado tanto espacio por lo que ha hecho dentro de las líneas de cal como fuera de ellas.

Haber confesado a la cadena Fox su lugar de nacimiento (Estados Unidos) le ganó la mala voluntad de muchos en el país en 2005.

Una vez considerado el jugador modelo de la liga, bilingüe e imán para la publicidad, hoy su imagen está tan deteriorada que se asocia a la del ex ciclista Lance Armstrong o el ex velocista Ben Johnson.

La salvedad es que el más reciente caso, de comprobarse ser cierto, podría enterrar su legado de cara a la inmortalidad y, de momento, tiene a la parte jurídica de los Yanquis buscando en las letras pequeñas del contrato para tratar de ver cómo se desprende de los US$114 millones que les restan hasta 2017.

Según reportó ayer el diario The New York Post, los Mulos del Bronx quieren pescar en río revuelto y esperan con ansia que Major League Baseball termine su investigación sobre el caso de una clínica de Miami que supuestamente suministró sustancias prohibidas al jugador. De resultar ciertas las acusaciones, el comisionado Bud Selig puede castigarlo.

En ese escenario, los Yanquis podrían demandar al antesalista alegando fraude por decir mentira en su historial médico y por haber proveído información falsa. Pero la Unión de Peloteros podría defender al jugador.

Tan seria es la acusación que a las escasas horas de la revista Miami New Times publicar el artículo que indicaba el nombre A-Rod se mencionaba 16 veces en los archivos, el toletero hizo un desmentido en un comunicado y contrató los servicios de un reputado abogado para que lo defienda.

Entre los jugadores Alex es conocido como "The Cooler" (el enfriador), alegadamente porque los equipos se enfrían cuando él está y se calientan cuando está fuera. Es el habitual ganador de la encuesta que realiza la revista Sports Illustrated entre peloteros en el capítulo "Jugador Más Sobreestimado".

Con apenas 16 años, ya Rodríguez hacía ruido por su actuación en el bachillerato con la Westminster Christian Pre de Miami y fichó a Scott Boras, motivado porque este agente logró que los Yanquis le dieran un bono de US$1,55 millones al zurdo Brien Taylor en 1991 sin tirar una como profesional.

Con su madre, Lourdes Navarro, como apoyo, el entonces torpedero y mariscal de campo de fútbol americano estuvo a punto de aceptar la beca para jugar con la Universidad de Miami porque exigía un bono de un millón y un contrato de US$1,3 millones a Seattle, que lo escogió en la primera ronda del sorteo de 1993. Tras una experiencia agria con el Escogido en el torneo 1994-95 (.175, 14 hits en 80 turnos en 26 juegos), Rodríguez comenzó a destrozar todo circuito donde jugó y trasladó el show a las Grandes Ligas a partir de 1995.

Cuando se convirtió en agente libre tras la campaña del 2000, con 25 años, los Rangers dejaron boquiabierto al mundo al entregarle un contrato de 10 años y US$252 millones, uno que a la larga terminó como el más tóxico en la historia para el equipo.

La novena texana no fue a playoffs en tres campañas con A-Rod y en 2004 los Yanquis lo adquieren por Alfonso Soriano. Texas tuvo que pagar US$67 millones de los US$179 millones pendientes a la fecha.

Con su llegada a Nueva York, los celos produjeron la rotura entre él y su amigo Derek Jeter. Su fama de no batear en postemporada se extendió. En 2007, A-Rod ejerció una opción que le permitía ingresar a la agencia libre y negoció un pacto de US$275 millones y 10 años.

En 2009 se quitó el momo de la espalda cuan-do ayudó a los Mulos a ganar la Serie Mundial sobre Filadelfia. La salud comenzó a fallarle desde 2009 y el récord de jonrones de todos los tiempos que persigue parece peligrar.

NPerez@diariolibre.com

Su vida privada ha estado bajo la lupa

Su vida privada también ha dado material de sobra a las publicaciones faranduleras. Casado en 2002 con Cynthia Scurtis, con quien procreó a Nathasha (2004) y Ella Alexander (2008), Rodríguez se adueñó de las portadas de los tabloides de la Gran Manzana a partir de 2007 con fotos suyas saliendo con bailarinas exóticas desde Toronto hasta Las Vegas.

En julio de 2008, el New York Daily News reportó que la pareja se separó ante los rumores de que Alex salía con Madonna. Desde entonces el toletero que amenaza batir la marca de jonrones ha sido visto con diferentes mujeres, entre ella las actrices Kate Hudson y Cameron Díaz. MLB también lo ha investigado por haber participado en apuestas en casinos y por haber recibido tratamiento médico del doctor Anthony Galea, acusado de ingresar sustancias prohibidas a los Estados Unidos.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.