Deportes|22 mar 2013, 12:00 AM|6|POR Nathanael Pérez Neró

Lesión de Hanley ilustra riesgos de jugadores y equipos en CMB

La aseguradora pagará el salario mientras Ramírez esté fuera
El pulgar de Ramírez será inmovilizado por tres semanas.

SANTO DOMINGO. El caso de Hanley Ramírez ilustra lo que se juega un equipo al permitir que un pelotero abandone los entrenamientos en marzo para participar en el Clásico Mundial de Béisbol. También engrandece la entrega sentimental de figuras millonarias.

Hasta el martes en la noche, Ramírez era el torpedero titular de los Dodgers para el Día Inaugural, pero sufrió un desgarre de ligamento en su dedo pulgar derecho que requiere de una cirugía, y se espera que quede fuera de acción por dos meses.

Ramírez se lastimó al lanzarse a capturar un roletazo del puertorriqueño Jesús Feliciano en el tercer episodio del choque final del Clásico. Como dijo el propio jugador, esta lesión también le pudo ocurrir en un partido de la Liga del Cactus.

De entrada, MetLife, la compañía aseguradora de torneo, tendría que pagar US$3,8 millones a los Dodgers si Ramírez no se integra al equipo como está previsto, para el 20 de mayo. La póliza contempla que si un jugador se lesiona en el torneo, la aseguradora tiene que cubrir el salario por el tiempo que estará fuera.

Hanley está en el penúltimo año de su contrato, que esta campaña le reportará US$15,5 millones y en el 2014 otros US$16 millones.

"Eso me pudo haber pasado en cualquier parte. Me pudo haber pasado aquí. Desafortunadamente me pasó en el Clásico. Es algo decepcionante", dijo Ramírez a ESPN.

En sus dos ediciones previas (2006 y 2009), el Clásico fue el escenario donde varios jugadores se toparon con lesiones que les salieron caras a ellos y sus equipos.

En 2005, Bartolo Colón se convirtió en el primer lanzador en la historia de los Angelinos en ganar el Cy Young de la Liga Americana al compilar marca de 21-8 con 3.48 de efectividad.

Pero en su segunda apertura de los playoffs contra los Yanquis, Colón se lastimó en la primera entrada el hombro derecho y no volvió a jugar en la postemporada.

Sin estar recuperado, Colón aceptó participar con el equipo dominicano en el Clásico de 2006 y trabajó 14 entradas en tres partidos. Ese año pasó la mayor parte de la campaña en la lista de lesionados, apenas pudo hacer 10 apariciones. En 2007 hizo 18 aperturas y el equipo californiano no lo firmó al concluir su contrato.

Colón pasó las próximas dos temporadas sin espacio con los Medias Blancas y Boston. En 2010, sin trabajo, aceptó someterse a un tratamiento de células madre en Santiago para corregir el mismo problema y éste le permitió retornar en 2011.

Pero el caso que más llama la atención es la del lanzador japonés Daisuke Matsuzaka tras su participación en el Clásico de 2009. El nipón "dejó el brazo" para llevar a su país a ganar el segundo torneo.

Los Medias Rojas habían comprometido US$111 millones para asegurar a Daike por seis años previo a la campaña 2007. En sus primeras dos temporadas (2007 y 2008) ganó 15 y 18 partidos.

La novena de Nueva Inglaterra no quería que participara en el Clásico de 2009, pero el lanzador insistió, trabajó 14 entradas en tres partidos que los ganó y fue elegido Jugador Más Valioso del torneo.

Se presentó al campamento de Boston en Florida 11 días antes de la campaña, toleró tres jonrones en su primer choque, lo que representó el inicio de un descalabro que se extiende hasta la actualidad.

Matsuzaka se lastimó el hombro derecho en el Clásico 2009, perdió 108 partidos ese año y desde entonces no ha podido ganar más de nueve partidos y su efectividad más baja fue de 4.69 en 2010.

NPerez@diariolibre.com

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.