Deportes|29 jul 2013, 12:00 AM|POR Diario Libre

David Ortiz estuvo al tris de 'bajarle la pesada' al árbitro

Ayer en Baltimore todo volvió a la calma y fletó el jonrón 421
David Ortiz le entró a batazos a los teléfonos del dogout luego de un intercambio con el árbitro de home, Tim Timmons.

BALTIMORE. Los restos del teléfono de la pared que conecta al dugout visitante con el salón de la prensa en el Oriole Park en Camden Yards, el instrumento sobre el cual el bateador designado de los Medias Rojas de Boston, David Ortiz, descargó su frustración con varios swings viciosos con su bate en la noche del sábado, fueron envueltos en plástico tras finalizar el partido.

Sin embargo, ayer fue diferente, bateó de 4-4, el jonrón 20 de la temporada y el 421 de por vida.

Pero en algún lugar en Baltimore, un instalador de teléfonos posiblemente sonreiría al recibir la noticia de que, mientras que el bate de Ortiz no sobrevivió el encuentro con el teléfono en la séptima entrada, haciéndose astillas en momentos que el segunda base de los Medias Rojas, Dustin Pedroia, buscó protegerse debajo de una toalla, de alguna manera el teléfono sí sobrevivió. "Sonó", dijo el mánager de Boston, John Farrell, un poco incrédulo inclusive. "Alguien llamó", aseguró.

Ortiz estaba en el plato con un conteo de 3 y 0 contra el relevista de Baltimore, Jairo Asencio, cuando se echó para atrás de la caja del bateador al mismo tiempo que Asencio lanzó un pitcheo que, según analizan varias repeticiones, claramente fue alto. Ortiz dijo que no había pedido tiempo.

"No, no, eso fue una bola", Ortiz reclamó. "Si el receptor (Matt Wieters) no la hubiese agarrado, le hubiese dado a Timmons en la cara".

Ortiz estaba incrédulo cuando Timmons la cantó como strike, ladrándole al árbitro. Se agitó aún más cuando Timmons cantó el siguiente lanzamiento, el cual parecía estar fuera de la zona, un strike también, y ya estaba inconsolable cuando le hizo swing al próximo lanzamiento, que estaba bajito y adentro, para poncharse.

"No sé qué hacer", expresó Ortiz. "Le hice swing a un lanzamiento que estaba en el piso", se quejó.

Ortiz estaba visiblemente frustrado cuando regresaba al dugout. Y tan pronto descendió los escalones, y se dirigió hacia el teléfono, uno de dos en la pared cerca del corredor que lleva al vestuario. El de arriba, el que se llevó la mayor parte del daño, es el teléfono que comunica al salón de la prensa. El otro teléfono, al bullpen.

Fue en ese momento, explicó Ortiz, cuando fue expulsado, el que le hizo regresar furioso hacia el terreno. Farrell y los coaches Torey Lovullo y Brian Butterfield trataron de aguantarlo, y cuando regresó al dugout, Pedroia le echó la charla. El segunda base dijo que le pedía a Ortiz que no hiciera nada que lo pudiese conducir a una suspensión.

"Él es la parte más importante en nuestra alineación", compartió Pedroia. "No podemos perder a David por un partido. Estaba tratando de calmarlo. Estoy seguro que fue muy gracioso, el jugador más pequeño hablándole al más grandote".

El enojo de Ortiz fue provocado menos por los pitcheos que por la insistencia de Timmons de que no cantó mal la jugada.

"Lo que da risa es que él quiere actuar como si cantó bien la jugada", dijo Ortiz. "Yo no juego esa posición. No soy pitcher. No juego la defensa. Yo bateo. No vas a quitarme mi momento al bate, punto".

Hay varias ocasiones, explica Ortiz, cuando un árbitro le admite a un jugador que se ha equivocado. Él dijo eso más temprano en el partido, Timmons había hecho exactamente eso cuando se le acercó a un agitado Ryan Dempster, quien se preguntaba cómo Timmons había cantado un pitcheo como una bola bien alta.

Decima expulsion de su carrera

David Ortiz es conocido como un jugador alegre, que no protesta bola y strikes.

El árbitro de home, Tim Timmons, lo sacó de "quicio" y en el video se aprecia a Ortiz como un toro de miura.

Para el final del partido, Ortiz se había tranquilizado, pero las circunstancias de la décima expulsión de su carrera impulsó un enojado post mortem en el cual no midió sus palabras castigadoras sobre el árbitro del plato, Tim Timmons, por lo que Ortiz dijo que era "la peor jugada mal cantada del año".

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.