|Taekwondo|
| 14 ENE 2017, 4:00 AM

Montes de Oca: a darlo todo en ruta a su último ciclo

Va por medalla olímpica. Ver texto completo en web de Diario Libre

Deysy Montes de Oca junto al presidente de honor del COD, José Joaquín Puello Herrera.
Deysy Montes de Oca junto al presidente de honor del COD, José Joaquín Puello Herrera.

SANTO DOMINGO. Niña al fin, Deysy Montes de Oca se entretenía jugando muñecas y con ellas hablaba inglés, sin saber lo que decía. Más adelante, aun siendo niña, soñaba que también viajaba con las muñecas. “Dios”, como ella menciona y “el deporte” le permitieron lograr ambos sueños, el primero a los 17, al graduarse de ese idioma y el segundo, pues también.

Montes de Oca vino a la capital a los 16 años para sumarse al deporte del taekwondo, en el que ha logrado varios sueños, pero ahora, 10 años después, y que está en su “último ciclo olímpico” tiene uno más: “ser medallista olímpica”. Y apuesta a todo en este período que cierra en las Olimpíadas de Tokio, 2020.

Los lauros más deslumbrantes de Montes de Oca son oro en (+73 kg) en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Mayagüez 2010 y plata en los de Veracruz (-67 kg), pero desde juvenil también mostró su capacidad con un oro en el campeonato panamericano juvenil 2007 en Daytona, EE.UU. A nivel superior panamericano: oro en 2008 en Ponce, Puerto Rico y plata en Bolivia, 2012. También una plata en los Juegos Bolivarianos, 2013.

Aquí precisamente tuvo la amarga experiencia que la separó de competencia por un año, aunque aun si bien se lastimó ese año, así se fue a competir a los Juegos de Veracruz, 2014, de donde trajo la plata y fue la única medallista femenina.

Eso ya pasó, mirando hacia futuro, primero se siente afortunada de retornar a la competición, luego de ser operada el pasado año (Plaza de la Salud, por el doctor Gómez Infante) “y si Dios ha decidido que después de mi intervención quirúrgica pueda ponerme un uniforme es porque algún plan Él tiene conmigo”.

Los Centroamericanos y del Caribe, de Barranquilla, Colombia-2018 es donde proyecta comenzar a tejer sus éxitos, aunque escalar al podio en los Bolivarianos, Santa Marta, Colombia, 2017, “es un buen ensayo”.

Etapa de nuevos sueños

La ilusión por escalar es una constante en la mentalidad de Montes de Oca, estudiante de educación física en la Universidad Nacional Evangélica, pero también encadenarse a ideas y obviar la realidad de algunos anhelos, resulta en consecuencias cuestionables. “Uno tiene un sueño, pero uno no puede nada más aferrarse a ese sueño porque creo que pensando en esos sueños se nos van otras cosas de la mano que nunca más volveremos a ver”, opina Montes de Oca. Y si en cuatro años no logra lo que busca entonces “necesito terminar mis estudios, proyectarme otras metas, familia, trabajo”, apunta.

Montes de Oca: “necesito proyectarme a otras metas”

Un oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez-2010 y plata en los de Veracruz-2014 son los grandes logros para Deysy Montes de Oca, que también sembró positivamente en juvenil al ganar oro en el campeonato panamericano oro 2007 de esa categoría en Daytona, Estados Unidos. Aunque en la categoría de mayores, a nivel de Juegos Panamericanos, se le ha negado la posibilidad de una medalla, lo ha hecho en campeonatos panamericanos de taekwondo: ganó oro en 2008 en Ponce, Puerto Rico y plata en Bolivia, 2012. Además suma una plata en los Juegos Bolivarianos de 2013.

¿En qué te enfocas para este 2017?

Bueno, primeramente en recuperar mi confianza en mi rodilla derecha, ya que fui operada hace seis meses y 13 días (justamente), y estoy enfocada en recuperarme. Volver al tatami con confianza y ver cómo entre las posibilidades termino este ciclo olímpico para terminar mi carrera deportiva, si Dios lo permite.

¿Será este último ciclo?

Sí. Ya. No (sólo) mi cuerpo, sino mi mente dice que ya está bien. Cumplí 26 años, pero necesito terminar mis estudios, proyectarme a otras metas, familia, trabajo. Vine aquí a la capital a los 16 años. Uno tiene un sueño, pero uno no puede nada más aferrarse a ese sueño porque creo que pensando en esos sueños se nos van otras cosas de la mano que nunca más volveremos a ver. Tuve una operación y he podido tirar patadas de nuevo, pienso que es una oportunidad, que si Dios ha decidido que después de mi intervención quirúrgica pueda ponerme un uniforme es porque algún plan Él tiene conmigo y pienso darme esta oportunidad de este ciclo, sino (me voy) agradecida del deporte, de la Federación (Dominicana de Taekwondo) por la oportunidad que siempre me han brindado, el apoyo.

¿Satisfecha con lo que hasta ahora tienes?

Me siento contenta porque mi sueño, desde pequeñita jugaba con muñeca diciendo que yo hablaba inglés un idioma que yo no conocía y me gradué de inglés a los 17 años y después jugaba con la muñeca que yo viajaba y gracias a Dios y al deporte he viajado a todas las partes del mundo, entonces a veces porque sueños no se me han dado ya sea de una medalla olímpica, no puedo menospreciar lo que Dios y el deporte me han dado de ser campeona panamericana, campeona centroamericana, son sueños también, no es la gran ambición que uno ha tenido, pero que todo hay que agradecerle a Dios y aceptar con humildad lo que Él le pone en el camino a uno.

¿Aspiras a un podio en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2018, o piensas en adelantarte para los Juegos Bolivarianos?

Realmente yo digo que quisiera como que quisiera que mi primera meta fueran los Centroamericanos de nuevo, con una tercera medalla consecutiva y los Centroamericanos, pero creo que estaría lista y será un buen ensayo con los Bolivarianos, aunque tengo un mal recuerdo porque ahí fue donde me lastimé en Perú en 2013 en Trujillo, Perú. Aun así con la rodilla lastimada en Perú yo reposé así, entrené en 2014 y fui a los Centroamericanos (de Veracruz) y obtuve la medalla de plata, así lastimada. El doctor me dijo que cómo yo lo hacía, como yo aguantaba si esa rodilla estaba muy deteriorada y yo le decía que no sentía nada cuando calentaba, y simplemente era en la pelea que sentía la molestia. Lo que pasa es que en esos minutos de peleas la tensión es más fuerte que el entrenamiento. Y así fue. El año pasado en un Abierto que hubo en México no aguanté, cuando vine aquí el doctor me dijo que tenía que intervenirme porque incluso en la resonancia daba un resultado, pero cuando él me operó salía otra cosa en mi rodilla.

¿Dónde te operaron?

En la Plaza de la Salud, el doctor Gómez Infante, que operó a Gabriel Mercedes y a Johanny Bartermi. Yo me siento muy bien, él me dice que le dé para allá como decimos en buen dominicano que esa rodilla está nueva gracias a Dios.

¿Qué estudias?

Dejé idioma por mitad y estoy estudiando Educación Física.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese