Actualidad|14 abr 2012, 6:14 PM|1|POR VIVIAN SEQUERA Y MARCO SIBAJA-AP

Obama escucha reclamos en inicio de Cumbre de las Américas

Por VIVIAN SEQUERA Y MARCO SIBAJA
Barack Obama habla en la cumbre (AP)
Ver Todas las Fotos (3)

CARTAGENA, Colombia .- El presidente estadounidense Barack Obama tuvo que escuchar el sábado reclamos de sus colegas latinoamericanos en el inicio de la Cumbre de las Américas, donde el gobernante anfitrión, el colombiano Juan Manuel Santos, llamó al continente a tender puentes y dejar atrás las viejas disputas ideológicas.

La ausencia de Cuba en la cita por la oposición estadounidense fue motivo de reclamo por parte de Santos en la inauguración de la cumbre en la ciudad histórica colombiana de Cartagena, mientras que la brasileña Dilma Rousseff, sentada junto a Obama en un foro empresarial realizado poco antes del inicio de la cita, cuestionó la política monetaria expansionista de Estados Unidos y otros países desarrollados que valoriza las monedas de países emergentes y socava su competitividad en el mercado mundial.

"Así como sería inaceptable otra cita hemisférica con un Haití postrado, también lo sería sin una Cuba presente", expresó Santos en el discurso inaugural de la VI Cumbre de las Américas.

Obama quedó exento de pasar por un potencial momento tenso luego de que el canciller venezolano Nicolás Maduro anunció poco antes de la ceremonia de apertura que el presidente Hugo Chávez no asistiría a la cumbre.

 

 

 

"Nosotros le hemos informado ya al gobierno de Colombia y a algunos presidentes y presidentas amigos que el presidente Chávez, por recomendación médica, ha decidido no asistir a este evento", dijo Maduro en una entrevista divulgada en Caracas por la televisora estatal Venezolana de Televisión.

Chávez, de 57 años, se disponía a viajar a Cuba para completar las rondas de la radioterapia a la que se somete tras una cirugía para remover un tumor canceroso en febrero.

La sesión inaugural comenzó con la cantante Shakira interpretando el himno nacional colombiano a capela frente a los 31 jefes de Estado asistentes.

Son 34 mandatarios invitados a estas cumbres, pero no sólo se ausentó Chávez, quien sufre de cáncer, sino también su colega de Ecuador Rafael Correa en lo que dijo fue un acto de solidaridad por no convocar a Cuba, y el de Nicaragua, Daniel Ortega, aunque no se ha informado oficialmente aquí de las razones.

La cumbre se extiende hasta el domingo


El tema de Cuba emergió como un foco de disputa entre Washington y sus socios latinoamericanos y del Caribe, que la víspera fracasaron en el intento de los cancilleres de la región por elaborar una declaración final debido a que Estados Unidos y Canadá vetaron una referencia a la participación futura de la isla de gobierno comunista, según los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman; Uruguay, Luis Almagro, y Venezuela, Maduro.

Cuba ha estado ausente de las seis ediciones de la Cumbre de las Américas celebradas desde 1994.

"El aislamiento, el embargo, la indiferencia, mirar para otro lado, han demostrado su ineficacia (en Cuba). En el mundo de hoy no se justifica ese camino que nos tiene anclados en una guerra fría superada hace ya varias décadas", reclamó Santos en su discurso inaugural.

Sin embargo, también abogó por cambios internos en la isla.

"No podemos ser indiferentes ante un cambio al interior de Cuba, que se reconoce cada vez más ampliamente. Ese cambio debe continuar. Es hora de superar la parálisis a que lleva la terquedad ideológica y buscar consensos mínimos para que ese proceso de cambio llegue a buen puerto. ¿Para el bien de quién? Pues del pueblo cubano... hay que tender puentes", destacó Santos.

Pese a que el tema de Cuba obstaculizó la elaboración de una declaración final, el canciller uruguayo Almagro dejó abierta la posibilidad de que los presidentes retomen el tema y logren un acuerdo, al menos sobre el texto de la declaración final.

Como en las cumbres todos los párrafos de la declaración final son negociados y finalmente el texto se adopta por consenso entre los 34 países, un sólo veto puede crear un obstáculo para conseguir ese acuerdo general.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa desistió de ir a la cita de Cartagena en desacuerdo con la ausencia de Cuba. En su programa semanal de radio y televisión, Correa dijo el sábado que "no concebimos una Cumbre de las Américas sin un país americano como Cuba ... sin tratar temas trascendentales como el bloqueo criminal" a esa nación y sin rechazar la colonización de las Islas Malvinas.

El líder norteamericano, en un foro empresarial la mañana del sábado citó el hecho de que "a veces la prensa se centra en controversias que vienen de antes de que yo nací, cosas de guerra fría, de 'yankees go home'. Ese no es el mundo en que vivimos".

Obama, quien busca su reelección en los comicios de noviembre, ha sostenido que no es Washington sino la propia política de La Habana la que la excluye.

"Lo que impide que Cuba sea un miembro completo de la comunidad internacional no es Estados Unidos, es su propia práctica, que es contraria a los principios universales", dijo el mandatario estadounidense en una entrevista publicada el sábado en el diario colombiano El Espectador.

Obama también debió escuchar el reclamo de la presidenta brasileña por la política monetaria de países industrializados, incluyendo Estados Unidos.

"Los países más desarrollados han reaccionado (a la crisis global), con una expansión monetaria que provocó un tsunami financiero en nuestros países. Son 9 billones de dólares inyectados a la economía mundial, que valoriza nuestras monedas, las convierte en un obstáculo para el comercio de bienes y servicios y nos hace presa fácil de un proceso de desindustrialización".

Durante la cumbre también se espera un fuerte debate sobre la legalización de las drogas, algo a lo que la administración de Obama se opone.

Al hablar ante una asamblea de los principales ejecutivos del hemisferio antes del inicio de la cumbre, Obama dijo que la legalización del consumo de drogas no es la respuesta al tráfico ilegal de narcóticos en las Américas.Agregó que la respuesta a la violencia de los carteles del narcotráfico es una sociedad con una economía fuerte, donde impera la ley y existe una infraestructura de aplicación de la ley sólida. Pero admitió que la responsabilidad también recae en los países que son destino de las drogas, que deben trabajar para reducir la demanda.

Santos --cuyo país es el principal cultivador de coca o materia prima de la cocaína-- admitió la necesidad de abrir la discusión sobre las políticas para enfrentar el narcotráfico.

"Colombia y muchos otros países de la región creemos que es hora de iniciar una discusión, un análisis de este tema, que sin prejuicios y sin dogmas contemple los diferentes escenarios y las posibles alternativas para enfrentar este desafío con mayor efectividad", manifestó el líder colombiano.

Obama también va a estar en minoría en su oposición al reclamo de Argentina sobre las islas Malvinas, controladas por Gran Bretaña.

Durante una reunión pedida por Obama con la presidenta argentina Cristina Fernández se espera que se discuta el reclamo de Buenos Aires al Reino Unido por las islas que Argentina intentó recuperar por la fuerza en 1982 en una guerra en la que fue derrotada. Entre los líderes del hemisferio hay un apoyo casi unánime a la posición de Argentina.

Mandatarios asistentes a la cita de Cartagena también expresaron su preocupación por la promoción de políticas sociales e instaron al sector privado a colaborar con la superación de los problemas sociales de la región.

El peruano Ollanta Humala dijo ante los empresarios del foro del sector privado que con sus inversiones, acompañadas de programas sociales y productos, Latinoamérica podrá dejar atrás la pobreza y alcanzar el desarrollo de sus pueblos.

En el mismo tono, el salvadoreño Mauricio Funes propuso en el mismo foro una alianza entre los sectores público y privado para erradicar la pobreza y las desigualdades de la región.

"En la medida que construyamos esa alianza entre sector público y privado, vamos a quitar los semilleros de la violencia, como las pandillas en El Salvador, responsables de 90% de los homicidios de mi país. Vamos a reducir delincuencia, crear un entorno más armónico y crear condiciones para inversión nacional y extranjera", sostuvo Funes.

___

Los corresponsales de The Associated Press Libardo Cardona y Pedro Mendoza en Cartagena, Jorge Rueda en Caracas y Gonzalo Solano en Quito contribuyeron con esta información.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.