Argentarium|14 feb 2013, 12:00 AM|11|POR Alejandro Fernández W./Analista Financiero/Afw@betametrix.com

¿Cuál es la diferencia?

Sr. Fernández: Soy una fiel seguidora de su columna y de sus atinados y expertos comentarios en la televisión.

Como empresaria PYME y profesional independiente desde hace 12 años, me gustaría conocer su opinión sobre el programa gubernamental de préstamos a pequeños negocios a través del Banreservas y otras instituciones estatales.

Sinceramente, me confunden los criterios usados para la selección de los agraciados beneficiarios. Durante meses he escuchado una campaña mediática constante y agresiva que parecería la salvación del sector, pero de más de 10 casos de solicitantes de crédito que tengo conocimiento, no identifico el primero que haya tenido éxito o logrado su objetivo, sin importar el monto solicitado.

El proceso es desesperadamente lento e ineficiente. Sus requisitos igual que los exigidos por la banca múltiple, como garantes altamente calificados, estados financieros actualizados y otras condiciones que no se corresponden con la demanda de capital de una pequeña empresa.

Son exigencias que no guardan relación con negocios que hacen todos los esfuerzos por sobrevivir en una economía con muchos problemas, con bajas ventas, inflación y las grandes dificultades que implican el pago de anticipos y de ITBIS sin haber cobrado facturas.

Si usted ha sido cliente del Banreservas y en su expediente se registra un pago que alguna vez tuvo atraso -aunque sea por errores del mismo banco-, no cuente con la aprobación del préstamo. Lo mismo ocurre si sus cuentas con la entidad bancaria estatal están inactivas.

Un banco tiene la potestad de elegir bien a sus deudores, pero me parece innecesario enmascarar un proyecto con una campaña mercadológica para captar clientes, mientras por otro lado se pretende vender una aparente solución para emprendedores, que pagamos con creces el costo de atrevernos a creer en el país y construir proyectos de vida diferentes. Mientras se difunde esta publicidad tan bonita, que plantea todo tan sencillo e incluyente, tengo que enfrentar la realidad de clientes colocando órdenes que no puedo despachar por falta de dinero, a suplidores en busca de sus cheques y telefónicas que nos dejan sus alertas de pago.

No cuento con las estadísticas para describir el proyecto PYMES que se promueve desde Banreservas, pero no veo ninguna diferencia entre éste y el esfuerzo por convencernos de que vivimos en un progreso.

Disculpe lo extenso del comentario.

Wilda, sinceramente.

---

Hola Wilda: Gracias por lo que me toca, pero bájale mucho. He escrito varias veces sobre esto, pero estoy esperando que pase el tiempo para ver los resultados de tan anunciados programas.

Dicho esto, no es la primera vez que escucho inquietudes como la tuya.

La verdad es que no sé si esta situación le está llegando al presidente Medina.

Como te dije, toca esperar.

Ahora bien, y con PromiPYME, ¿cuál ha sido tu experiencia? Déjame saber.

Alejandro

---

G¡racias por su pronta respuesta. Con PromiPYME no he intentado aún; precisamente hoy pienso ir.

Sería oportunísimo si el Presidente Medina investigara al respecto.

Mil gracias por su atención,

Wilda, algo ansiosa.

---

Y a PromiPYME, ¿ya fuiste? Me interesa el tema y pienso dedicarle un espacio próximamente.

Alejandro

---

Fui ayer. Pertenece a Banreservas, únicamente que con montos hasta RD$500,000. Los requisitos, iguales; obligatoriamente necesita una garantía o un fiador solidario. Parcos en informar.

Quise optar por Banca Solidaria con mi hermana o mi mamá (préstamos en grupos de dos personas donde uno es garante del otro, que vivan cerca y con capacidad para cubrir el monto completo de los dos). El límite es de $75,000 cada uno.

¿La mayor decepción? El plazo es de 18 meses máximo. O sea que para ese monto, la cuota sería de más de $4,500 mensuales. Quedé atónita. ¿Quién soportaría esas cuotas por tan poco dinero! El plazo de 48 meses sólo para compra de activos fijos.

Públicamente la tasa de interés es de un 12%, sin embargo, información interna me confirmó que anda hasta por 14% que no informan, además de que mantienen 2% del valor del préstamo al desembolsar.

Empleados bastante decepcionados del caso Banreservas me confirmaron que los préstamos que a la fecha han otorgado son a clientes con un historial de crédito totalmente intachable, sin un solo atraso en nada (cuando hasta los bancos comerciales trabajan máximo con tres en el buró de crédito, para montos de hasta $500,000, sin exigencia de estados de cuenta).

El siguiente paso fue hoy: solicitar préstamo de consolidación parcial sin garantía en la banca, a 17% fijo por 6 meses. Tengo que demostrar ingresos mensuales de más de $130,000. Difícil con este panorama.

Debo aumentar significativamente mi flujo de caja para seguir pagando compromisos, mientras mejoran las ventas, replanteo el negocio o.., después de 12 años, encuentro empleo. Mientras, rogando en el fondo que no lleguen más órdenes de clientes hasta que baje la presión de los pasivos. ¡Círculo peligroso!

No ventas es igual a no pagos.

Otras preguntas, ¿progresista sólo impulsar o crear nuevas PYMES o combinarlo con la recuperación y mantenimiento de las que iniciaron autofinanciándose y hoy van al cierre? ¿A quién le interesan las que van al banco sin la máscara y el traje de quien no necesita?

Gracias por su seguimiento,

Wilda, a la expectativa.

Estoy decidido a que este gobierno haga historia por ser el gobierno que transformó e impulsó la mayor fuerza creadora de empleo de nuestro país, que no es otra que las micros, pequeñas y medianas empresas."

Presidente Danilo Medina

Discurso de toma de posesión el 16 de agosto de 2012

De PlanetFinance

Rol del sector público y PYMEs: Limitaciones

En el 2011, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo contrató los servicios de la reconocida consultora (típicamente, extranjera) PlanetFinance para que desarrollara un estudio sobre "Soluciones Durables para la Inclusión Financiera." El estudio fue claro en torno al rol que contempla para el Estado en el desarrollo de las microfinanzas. A saber:

"1) Existe un alto grado de desconfianza hacia las instituciones públicas y los instrumentos de apoyo que diseña el gobierno.

2) La coordinación institucional de los actores públicos -tanto diseñadores de política como, implementadores e instituciones financieras- parece insuficiente.

3) No se realiza monitoreo, evaluación ni medición sistemática de impacto de las políticas públicas.

4) La intervención pública no se realiza según parámetros de dimensiones o nichos que permitan una mejor focalización."

Dos años después, y a pesar de la real, sincera y bien intencionada prioridad e interés que ahora se dirige a favor del sector, y sus fuentes de financiamiento, queda la pregunta: ¿Realmente se están superando estas barreras o limitaciones?

Como queda evidenciado por la carta de "Wilda" que transcribimos, es obvio que no. Aunque el nombre está disfrazado, el estudio del caso es real y amerita de una discusión seria y menos propagandística por parte de las autoridades.

Concretamente, y esta es nuestra opinión, las instancias públicas deben cuidarse de generar y aumentar expectativas en torno al microfinanciamiento que (todavía) no están en capacidad de resolver.

No bastará un vídeo en YouTube, discursos, notas de prensa o estrategias de comunicación para retornar la confianza al sector PYME oficial.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.