ACTUALIDAD|03 jul 2013, 12:00 AM|POR AP/EFREN RODRIGO HERRERA

Alerta en América Latina ante giro de la Reserva Federal

El presidente de la FED, Ben Bernanke. AP
Hasta hace dos semanas, los dólares hurgaban los centros financieros de América Latina buscando oportunidades de inversión para mejorar la baja rentabilidad en el mercado de Estados Unidos.

Presionados por la política monetaria de la Reserva Federal (FED, por sus siglas en inglés), miles de millones de dólares les hacían el quite a títulos del Tesoro y del gobierno federal con tasas cercanas al cero por ciento y se aferraban a títulos de corto plazo con tasas más rentables que encontraban entre el Río Bravo y la Tierra del Fuego.

Y no era para menos. Con compras mensuales de hasta 40.000 millones de dólares en títulos respaldados por hipotecas (mortgage-backed securities) y 45.000 millones en títulos de largo plazo del Tesoro (longer-term Treasury securities), la FED tiene a los inversionistas metidos de lleno en el negocio de la especulación buscando rentabilidad para tal avalancha de billetes verdes.

Hoy, por cuenta del anuncio del presidente de la FED, Ben Bernanke, en cuanto a que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) "podría moderar el ritmo mensual de compras a finales de este año (...)" los inversionistas, que además de rentabilidad buscan seguridad, están volviendo los ojos, y los dólares, a los títulos en la Unión Americana.

Aunque los analistas no esperan una desbandada inmediata de inversionistas que han trasladado la abundancia de dólares hacia Suramérica, sí advierten de movimientos que ya se están dando y que causan efectos inmediatos en los mercados de divisas de la región.

El comisionista Daniel López, de una firma de inversión en Bogotá, dijo a la AP que "no alcanzaron a pasar 12 horas después de que habló Bernanke y ya tenía órdenes de fondos de inversión pidiéndome que les redima (venda para recuperar la inversión) los títulos que estaban más próximos a vencerse de los portafolios que les manejo en Colombia. Sé por varios colegas que lo mismo pasa en Chile, Brasil y México, por nombrar algunos países".

Cuando los inversionistas venden sus inversiones, sacan los dólares y esto presiona la demanda por la divisa. Cuando hay demanda en el mercado la tasa de cambio (precio del dólar) sube.

Aunque una mayor tasa de cambio es una "bendición" esperada por los exportadores que, como en el caso colombiano, han estado viendo sus ganancias reducidas durante meses de revaluación (tasa de cambio a la baja), una salida abrupta y desmedida de dólares pone en aprietos a los bancos centrales que ejercen la autoridad monetaria y cambiaria.

La Tasa Representativa del Mercado (TRM) en Colombia ganó 2,41% entre el 18 de junio y el primero de julio, al pasar de 1.883,57 hasta 1.929 pesos colombianos por dólar estadounidense. Mientras tanto, la tasa de interés de referencia del Banco de la República es del 3,25%.

En México, la tasa de cambio para solventar obligaciones en dólares ganó 2,6% entre el 18 de junio y el primero de julio, al pasar de 12,69 a 13,02 pesos mexicanos por dólar.

La tasa de interés objetivo del Banco Central de México es de 4% y para el 12 de julio se esperan decisiones acerca de si la mantiene o la modifica.

La tasa de cambio en Brasil aumentó 2,72% al pasar de 2,17 reales a 2,23 reales por dólar, entre el anuncio de Bernanke el 19 de junio y el cierre del mercado el primero de julio.

Brasil, cuya economía ha experimentado una verdadera retirada de inversión, tanto directa como especulativa, en los últimos meses, mantiene la tasa de interés de referencia en 8%, como política para frenar la salida de inversionistas extranjeros. El 16 de julio el Comité de Política Monetaria (Copom), revisará si mantiene ese nivel.

En Chile, la tasa de cambio ganó 2,89% desde que Bernanke advirtió que podrían hacer cambios en su política de expansión monetaria. El dólar pasó de 492,90 hasta 507,16 pesos chilenos el primero de julio.

La tasa de interés de referencia del Banco Central de Chile se mantiene en 5%, de manera que aún podría ser un atractivo para el inversionista de corto y mediano plazo (de entre uno a cinco años).

Sin embargo, el optimismo no es muy bueno en cuanto al futuro que tienen las inversiones de largo plazo, que son las preferidas por las economías que quieren evitar la volatilidad de los capitales extranjeros.

La razón: tras el anuncio de Bernanke, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos vienen en aumento.

El bono a 10 años cerró el primero de julio con tasa de 2,48%, el rendimiento más alto alcanzado en los últimos 14 meses, según estadísticas de la FED. Un día antes de las palabras de Bernanke el bono cerró a 2,18% y al día siguiente cerró a 2,36%.

Aunque "30 puntos básicos de diferencia parecen no ser gran cosa, entre los inversionistas institucionales la seguridad que dan los papeles del Tesoro estadounidense son una variable de gran ponderación a la hora de decidir entre, por ejemplo, comprar un papel de Colombia o uno de Estados Unidos", anotó López.

Además de invertir en títulos de los gobiernos o de tesorerías de los países, los inversionistas estaban comprando títulos representativos de bienes primarios (commodities), como cobre, oro y gas, presionando los precios de esos productos al alza.

Países como Chile y Perú, que son los grandes productores de cobre en América Latina, serían los más perjudicados en caso de la caída de los precios internacionales derivados de la política monetaria de la FED.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.