Economía|30 dic 2012, 2:25 PM|POR Efe

Bolivia ofrece negociación cordial a Iberdrola

Esperan tener una reunión la próxima semana
En esta fotografía, el mandatario Evo Morales firma el decreto de nacionalización de dos distribuidoras de electricidad de la empresa española Iberdrola junto al vicepresidente Alvaro Garcia Linera en el palacio de gobierno en La Paz, ayer sábado 29 de diciembre de 2012.
LA PAZ, Bolivia.- El gobierno boliviano ofreció el domingo una negociación cordial a la empresa española Iberdrola después de nacionalizar cuatro de sus empresas, informó el ministro de Hidrocarburos y Energía Juan José Sosa.

"Ellos me imagino que la próxima semana van a estar acá, vamos a charlar siempre en un ambiente cordial para ver de qué manera podemos llegar a una transición que sea favorable para ambas partes", dijo Sosa a la televisora estatal Bolivia TV.

El sábado por la mañana el presidente Evo Morales nacionalizó dos distribuidoras de electricidad, una empresa de servicios y una gestora de inversiones todas de capitales de Iberdrola.

Poco después de que Morales promulgó el decreto de nacionalización, el gobierno español dijo en un comunicado que lamentaba la decisión de Bolivia de nacionalizar empresas que incluían "empresas españolas, argentinas y estadounidenses entre sus accionistas" y demandó una compensación justa.

"Nos sentaremos a negociar en ese momento con la empresa Iberdrola de España para ver cuánto es el monto justo que se tiene que compensarle", sostuvo Sosa.

Morales explicó que antes de resolver la nacionalización negociaron cuatro meses para que la empresa baje los costos en las aéreas rurales, lo cuales eran el doble que en las ciudades.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, aseguró que se le dará a la empresa española una remuneración justa.

Sosa informó que la indemnización al grupo español todavía está en proceso de valoración de los activos y pasivos y que si las cuatro empresas tienen deudas el monto se le descontará de la indemnización. Iberdrola adelantó que si no se llega a un acuerdo hasta febrero analizarán si van a un arbitraje internacional.

En mayo Bolivia también nacionalizó la Transportadora de Electricidad del grupo Red Eléctrica de España, que controla 74% del mercado local de distribución de energía.WASHINGTON, Estados Unidos. - Sea que fuere negociado de prisa antes del Año Nuevo o dejado para principios de enero, el acuerdo presupuestal que forjan el presidente Barack Obama y el Congreso tendrá un alcance mucho menor al que concibieron inicialmente como una alternativa a incrementos fiscales y recortes al gasto que serían fastidiosos para los estadounidenses.

El acuerdo, en caso de alcanzarlo a tiempo, pospondría algunas decisiones relevantes sobre cambios en el fisco y en programas sociales, y dejaría pendientes otros plazos que posiblemente lleven a momentos similares de negociación al límite. En algunos de estos casos, el diferimiento sería cosa de semanas.

Los negociaciones republicanos y demócratas en el Senado esperaban llegar a un acuerdo en la madrugada del domingo sobre los montos de ingresos que tendrían un aumento de impuestos, sobre la conservación o eliminación de tasas y exenciones fiscales, sobre la manera de pagar prestaciones por desempleo, y sobre la forma de evitar reducciones en el pago de médicos del sistema de atención médica a ancianos (Medicare).

Un convenio impediría la aplicación automática y generalizada de alzas fiscales para casi todos los estadounidenses, y quizás temporalmente evitaría reducciones de gasto en programas de la defensa y de otros sectores del gobierno.

Sin embargo, se ha dejado de hablar de una gran negociación que atendiera las exigencias de gasto e ingresos y que colocaría al país en la ruta de un déficit menor. Obama y el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, llegaron en algún momento a diferir en unos cuantos cientos de miles de millones de dólares en la consecución de un acuerdo que hubiera reducido el déficit en más de dos billones de dólares en una década.

La expectativas ahora disminuidas distan mucho de la animada retórica bipartidista de hace apenas seis semanas, cuando los dirigentes del Congreso fueron a la Casa Blanca a preparar el escenario para las negociaciones.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.