Donan US$43,000 a organizaciones comunitarias

Entidades apoyan técnica y financieramente a comunidades del país
ECONOMÍA PERSONAL |
29 NOV 2012, 12:00 AM

Entrega de los cheques a los beneficiados.

SANTO DOMINGO. La Cámara Americana de Comercio (AMCHAMDR) y la Fundación Interamericana (FIA) entregaron ayer US$43,000 a organizaciones comunitarias de base y no gubernamentales de las regiones Norte y Sur del país que aplicaron para recibir ayuda técnica y financiera para iniciar proyectos que promuevan el desarrollo económico sostenible de las comunidades.

Los recursos otorgados provienen de un fondo de contrapartidas entre ambas entidades.

El vicepresidente de la AMCHAMRD, William Malamud, destacó en rueda de prensa en la sede de la entidad, que el Programa de Desarrollo Comunitario además de reforzar las capacidades de las comunidades, persigue generar proyectos que satisfagan sus necesidades y de esa forma pueda mejorar la calidad de vida de los habitantes.

A través de este Programa la Cámara Americana de Comercio ha otorgado -hasta el 2011- RD$22 millones a más de 110 proyectos de organizaciones comunitarias de base y no gubernamentales, refirió Malamud. Estas inversiones incluyeron áreas tales como la producción agropecuaria, fabricación de artículos y artesanías, elaboración de derivados de frutas y lácteos y fabricación de abono orgánico.

Las organizaciones beneficiadas en esta ocasión fueron, entre otras, el Instituto para el Desarrollo del Noroeste, que instalará 150 huertos orgánicos de hortalizas; la Asociación de Ayuda a las Familias, que brindará capacidades laborales en belleza básica; la Federación de Ganaderos de la Línea Noroeste, que establecerá 100 tareas de caña para alimentar el ganado vacuno en época de sequia, y la Asociación Comunitaria de Agua Rural, que iniciará la producción de cultivos.

En la actividad se entregaron los cheques a las organizaciones.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
Fotos
Entrega de los cheques a los beneficiados.
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se debe permitir que los civiles porten armas de guerra?