|Pensiones|18 OCT 2016, 12:00 AM

Rechazo en el origen

El mecanismo de pensiones basado en la capitalización individual tuvo en Chile su primera implantación a nivel nacional.

Es usual que los esquemas que gravitan sobre el sustento de las personas no sean del agrado de toda la población. Si quienes los cuestionan son pocos, probablemente no haya ningún cambio. Pero si el rechazo es masivo, las autoridades pueden verse conminadas a revisar los mecanismos establecidos. Y si ese descontento ocurre precisamente en el lugar donde el esquema fue diseñado, para luego ser exportado a otras partes del mundo, el cuestionamiento adquiere mayor relevancia aún.

El mecanismo de pensiones basado en la capitalización individual tuvo en Chile su primera implantación a nivel nacional, y de allí se difundió a países como el nuestro. Fue necesario todo el poder de la dictadura de Pinochet para romper con el esquema solidario tradicional de reparto, en el que los que trabajan pagan las pensiones de los que se van retirando. En el nuevo sistema, más afín a los criterios individualistas del régimen militar, cada quien “se la busca por su cuenta”, pues su pensión dependerá del fondo personal que haya logrado acumular durante su vida laboral, más los rendimientos que esos recursos hayan ganado durante el tiempo en que hayan estado invertidos.

De invertirlos y custodiarlos se encargan administradoras de fondos de pensiones, las que por sus conocimientos y por el volumen de recursos con que operan se presume conseguirán mayores rendimientos que lo que una persona cualquiera podría lograr por sí misma. Aún así, el monto de la pensión que eventualmente la persona recibirá será una incógnita hasta que se pensione.

Los chilenos no están contentos con las pensiones que están recibiendo. Más de un millón de ellos han salido a protestar en decenas de ciudades. Estudios actuariales muestran que luego de haber cotizado entre 25 y 33 años, la mitad de esos trabajadores tendrá una pensión de poco más de una quinta parte de los sueldos que en promedio tuvieron en los últimos diez años.

gvolmar@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese