The Economist|20 mar 2012, 12:00 AM|POR Diario Libre

Tomándose un respiro

Los países que utilizan al euro acordaron entregar a Grecia 130 millones de euros (US$170 millones) en préstamos de rescate extra.
Decisiones del Banco Central Europeo. Las acciones del BCE fueron muy tardías para evitar que la eurozona cayera en una auto infligida recesión.

Para variar hoy todo estaba tranquilo en el banco central. Después de presidir hace una semana su segunda operación de refinanciamiento a largo plazo (LTRO), que proporcionó financiamiento a tres años ascendente a €530 mil millones ($700 mil millones), el Banco Central Europeo (BCE) dejo las políticas monetarias en espera. Igualmente, el Banco de Inglaterra no tenía nada nuevo que anunciar después de su reunión de hoy.

Ambos bancos centrales permanecen en modo expansivo. El Banco de Inglaterra ya había decidido el mes pasado acelerar su programa de flexibilización cuantitativa (FC), aumentando la compra de activos con dinero recién creado del banco central de £275 mil millones ($435 mil millones) a £325 mil millones para principios de mayo. Hoy es el tercer aniversario de su decisión tanto de iniciar FC como de recortar la tasa básica de Gran Bretaña a su tasa más baja 0.5%.

Cuando Mario Draghi asumió el cargo como jefe del BCE en noviembre, el banco central reversó la mal aconsejada política de incrementar las tasas de interés, devolviéndolas a 1%, equiparando su record previo más bajo (en los últimos 13 años en lugar de los 300 años del Banco de Inglaterra). Más importante aún, le ha prestado a los bancos €1 trillón en sus dos LTRO a tres años, proporcionados en diciembre y en febrero. Esta impresionante generosidad ha evitado que la crisis de la eurozona se convierta en otra crisis bancaria.

Sin embargo las acciones del BCE fueron muy tardías para evitar que la eurozona cayera en una auto infligida recesión ya que los consumidores y las empresas se atemorizaron ante una viciosa contracción del crédito. Cifras oficiales divulgadas esta semana confirmaron que el PIB cayó en 0.3% en los últimos tres meses del 2011 después de un mezquino crecimiento de 0.1% en cada uno de los dos trimestres anteriores. Otras predicciones ahora esperan que la producción se contraiga nuevamente esta primavera, empujando a la recesión a la eurozona como un todo (varios de sus 17 países, incluyendo países nórdicos como los Países Bajos y economías del sur como Italia y Portugal, ya se encuentran en esa desdichada situación). Por ejemplo, economistas de Barclays Capital anticipan una disminución del PIB de 0.2% en el primer trimestre.

Al final del año pasado el BCE redujo su predicción de crecimiento del PIB para el 2012 a un punto intermedio de 0.3%, de 1.3% que era en septiembre. Ahora sus funcionarios anticipan una contracción de la producción de 0.1% (el intervalo es entre 0.3% y menos 0.5%). El consejo directivo del BCE continúa creyendo que el riesgo de esa predicción permanece en desventaja, surgiendo principalmente del potencial efecto indirecto sobre la economía real si la crisis de la deuda estalla de nuevo.

No obstante, Draghi espera una recuperación gradual en el transcurso de este año, ayudado por la demanda extranjera y tasas de interés muy bajas, pero mayormente debido al "extraordinario mejoramiento en el entorno de riesgo" ocasionado por los préstamos a tres años, que él describe como "un éxito incuestionable". Él estaba especialmente contento por el hecho de que 800 bancos participaron en el segundo LTRO, ya que se incluyeron muchos bancos más pequeños, que tienden a prestar a los medianos y pequeños empresarios.

Más de 400 de estos bancos se encuentran en Alemania, señaló, consciente de que los alemanes ya están temerosos de los riesgos involucrados en los grandes LTRO y la expansión del estado de situación del BCE. Una carta recientemente filtrada de Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, detalla las preocupaciones del poderoso banco central alemán sobre las pérdidas potenciales que podría incurrir como consecuencia de ello. Esos temores no son bienvenidos por Draghi, quien está muy interesado en mantener a los alemanes de su lado. En efecto hizo énfasis hoy, como lo hizo en su primera rueda de prensa en noviembre, en rendir homenaje al Bundesbank y a su tradición de perseguir la estabilidad de precios.

Por el momento, Draghi puede capear las críticas alemanas. A finales del año pasado la eurozona parecía ir a toda marcha hacia su autodestrucción. Al actuar con valentía y masivamente, él ha evitado esa amenaza y eso es lo que cuenta, parece que también para Ángela Merkel, la canciller alemana. Pero las tensiones con el Bundesbank son un recordatorio de que enfrentará restricciones similares a las que acorralaron a su predecesor, Jean-Claude Trichet. El BCE bajo la dirección de Draghi podría haber dado señales de que puede "conmocionar y asombrar" - pero solo al último momento.

Al final del año pasado el BCE redujo su

predicción de crecimiento del PIB para el 2012

a un punto intermedio de 0.3%,

de 1.3% que era en septiembre.

© 2012 The Economist Newspaper Limited. All rights reserved. De The Economist, traducido por Diario Libre y publicado bajo licencia. El artículo original en inglés puede ser encontrado en www.economist.com
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.