The Economist|06 ago 2013, 12:00 AM|POR Diario Libre

En un ala y una tarjeta de crédito (II de II)

La economía. Gran Bretaña está creciendo nuevamente - pero de maneras perplejas e insostenibles 

Las mejores noticias provienen de los servicios, que fueron responsables del 79% de la producción en el 2012. Los servicios cayeron menos que otros sectores durante la recesión y se han recuperado más fuertemente; están ahora solo un 1% por debajo de su pico anterior en términos reales. Las exportaciones de servicios crecieron en meses recientes; encuestas de gerentes divulgadas el 3 de julio sugieren que esto continuará.

Sin embargo, aun si los servicios repuntan, tomará años para que el PIB regrese a sus niveles anteriores. Esto no se compadece con las cifras de empleo británicas. Desde la depresión a finales del 2009, el empleo en el sector privado ha crecido en 1.6 millones y ahora es de 500,00 por encima de su pico del 2008. Como el PIB está muy por debajo, esto significa que los trabajadores británicos son mucho menos productivos.

El hecho de que el empleo esté tan fuerte es un tributo a la flexibilidad del mercado laboral en Gran Bretaña. En la medida que la productividad de los trabajadores disminuyó y las perspectivas de las empresas empeoraron, los salarios fueron reducidos, se congelaron o fueron aumentados en menor cantidad que la inflación. Los salarios reales están ahora 9% por debajo de su pico. La depresión ha afectado el salario en lugar del empleo (ver gráfico 3).

Aunque ha sido difícil para aquellos cuyos salarios han sido congelados, esto es bueno. Es mejor para los británicos estar empleados con salarios modestos que sin trabajo y cobrando a la seguridad social. Pero cuando se combina con baja productividad y baja inversión es preocupante, dice George Buckley del Deutsche Bank. La inversión estimula la producción de los trabajadores. Los que se fatigan con maquinarias oxidadas y viejas computadoras es menos probable que sean muy productivos. Y como las empresas tienden a pagarles mejor a los trabajadores cuando son más productivos, en Gran Bretaña con baja inversión los salarios podrían permanecer bajos por mucho tiempo.

Esto es donde la falta de equilibrio puede convertirse en un lastre para el crecimiento. El consumo privado representa dos terceras partes del gasto; desempeña un gran papel en determinar el PIB. En el primer trimestre del 2013 subió un 0.3%. Si se hubiese emparejado con el ingreso disponible habría caído en 1.7%, sumiendo a Gran Bretaña en recesión. El hecho de que lo hizo no se debe al hecho de que los británicos les dedicaran una mayor parte del ingreso al consumo, fue ahorrando menos y tomando más prestado (ver gráfico 4).

Esta falta de equilibrio le preocupa enormemente a Carney, quien dirigirá el banco durante cinco años. Si la tasa de crecimiento de principios del 2013 es todo lo que la economía puede producir, el PIB per cápita no superará los picos anteriores hasta el 2020. Carney será asociado a una década perdida. Pero si el crecimiento aumenta en 2% al año, los picos anteriores serán superados para el 2017; los británicos nunca habrían estado mejor.

La inversión estimula la producción de los trabajadores. Los que se fatigan con maquinarias oxidadas y viejas computadoras es menos probable que sean muy productivos. Y como las empresas tienden a pagarles mejor a los trabajadores cuando son más productivos, en Gran Bretaña con baja inversión los salarios podrían permanecer bajos por mucho tiempo. 

© 2013 The Economist Newspaper Limited. All rights reserved. De The Economist, traducido por Diario Libre y publicado bajo licencia. El artículo original en inglés puede ser encontrado en www.economist.com

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.