Ecos|10 dic 2012, 12:00 AM|POR Diario Libre

Botija turística dominicana

El Salón de la Fama del Béisbol Latino aumentará el turismo.

La fama no se compra en botica. Al ser esta el reconocimiento que otorga mucha gente a las cualidades que adornan a una persona o cosa, esta debe ser construida y la tarea puede tomar mucho tiempo. Y en la construcción de la fama de nuestro destino turístico tenemos la fortuna de contar con un proyecto que promete proyectarnos muy positivamente a nivel mundial. Por eso es motivo de regocijo comprobar que el Salón de la Fama del Béisbol Latino está avanzando a paso firme y sin pausa.

El proyecto del Salón fue concebido por Roberto Weill, un promotor innato que ha residido entre nosotros por varias décadas. La sede es nuestro país porque se tiene como la cuna de ese deporte fuera de EUA. El proyecto adoptó y adapta el modelo de Cooperstown en EE.UU. Se inició hace cuatro anos con la formación de comités en la República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y México para manejar las actividades de tres componentes. El primer componente y el mejor conocido es el del Ceremonial de Exaltación a los inmortales latinos del béisbol de Grandes Ligas que se celebra cada ano. El segundo es un museo que se construirá en La Romana en terrenos donados por el Central Romana, que quedan en la Ave. Francisco Caamaño, cerca del muelle de cruceros. Y el tercero es el Latino Baseball Town, un emprendimiento inmobiliario en las inmediaciones del nuevo puente del Río Chavón que pretende concentrar las 30 academias de béisbol que existen en el país y propiciar la Latino Professional Baseball League.

El Ceremonial de Exaltación se inició en el 2010 con la presencia del entonces presidente de la República Leonel Fernández. En los tres ceremoniales celebrados hasta ahora han participado luminarias tales como Tom Lasorda, la familia Steinbrenner, Alex Rodríguez, Peter O'Malley y Pat Gillick. Para el evento de febrero del 2013 se ha programado la participación de Miguel Cabrera, quien será investido con el premio "Latino de Oro", Robinson Cano, la familia de Jackie Robinson y Tony Pena (quien será el Padrino del Desfile de Inmortales). También vendrá el presidente del Salón de la Fama de Cooperstown y se ha invitado al gobernador de Puerto Rico.

Cada exaltado es luego inmortalizado con una estatua en el Paseo de los Inmortales del Parque Central de La Romana, habiendo sido esta ciudad declarada la capital del béisbol latino por su Ayuntamiento. La Romana será al Salón lo que es el pueblo de Cooperstown a la versión de Salón en EE.UU. Existen ideas de como entrelazar más adelante a San Pedro de Macorís, la cuna de grandes peloteros dominicanos, para que comparta en alguna medida la distinción de la sede.

Con relación al Museo, la gran noticia es que ya están listos los diseños del mismo. Un equipo de arquitectos dominicanos y americanos los produjo y se espera que la construcción del edificio se comience próximamente. El Museo operará de manera muy similar al de Cooperstown y, como allá, se espera que se convierta en una atracción turística de primer orden. Los visitantes provendrán inicialmente de los cruceros que atracan en La Romana y de Bávaro-Punta Cana, pero eventualmente el Museo será una Meca obligada para todos los que tienen al béisbol como su pasatiempo favorito.

El próximo año será también el primero en que se proyecte el Salón durante todo el año. Para comenzar se montará una Exhibición Fotográfica Itinerante que tendrá como primer escenario al Parque Independencia de Santo Domingo y que se replicará en Santiago. Asimismo, se planea llevar la exhibición a 30 estadios de las franquicias de Grandes Ligas en Estados Unidos, al Salón de la Fama en Cooperstown, a Puerto Rico, Venezuela y México. También se planea una exhibición especial para Washington, D.C. Para mayor exposición mediática, se planea montar eventos mensuales que involucren a luminarias del deporte y personalidades nacionales e internacionales, y que incluyan la proyección de vídeos y espectáculos musicales.

Aun cuando el proyecto del Salón cuenta con el respaldo de importantes empresas, todavía es deficitario porque es sumamente costoso. Para continuar cimentando su imagen el proyecto confronta, como primer gran desafío, la necesidad de multiplicar los patrocinadores, tanto nacionales como internacionales. En un segundo plano también confronta el reto de conseguir las donaciones necesarias para poder iniciar el Museo, una inversión que exige cuantiosos recursos. No será por algún tiempo que el Latino Baseball Town pueda contribuir a financiar las actividades del Salón.

La contribución del Estado Dominicano se ha limitado hasta ahora a la presencia de funcionarios en algunas de las actividades, más particularmente el Ceremonial de Exaltación. Pero algunas agencias estatales (Turismo, Cultura, CEI-RD, Deportes) y sus respectivos funcionarios pudieran ayudar mucho con contribuciones puntuales para promociones especiales del Ceremonial y otras no financieras. Basta con pensar en las diligencias que se podrían encaminar a través de los canales oficiales para captar personajes políticos y otras luminarias en las diferentes actividades del Salón. También podrían ayudar a que las exhibiciones y otras iniciativas que en el futuro emprenda el proyecto sean apoyadas militantemente a nivel nacional e internacional.

Está claro que la fama de un pelotero no se gana sin talento y esfuerzo. De igual modo, la suerte del Salón va a depender de que sepamos darle al proyecto el continuado apoyo que se requiere para lograr enraizarlo en el imaginario latino y en el americano. Cuando ya la existencia del Salón se haya internalizado en el mercado americano, el simple hecho de que La Romana sea conocida como su sede traerá grandes beneficios al turismo. Esto así porque el reconocimiento del nombre servirá para "mantener la imagen" del destino en nuestro principal mercado turístico.

El Museo, por su parte, se convertirá en una Meca de peregrinaje obligado para aquellos visitantes que sientan simpatías por el deporte rey. (Después de todo, el Museo del Barca en Barcelona recibe más visitantes que la Catedral de la Sagrada Familia.) Y el Ceremonial será un buen acicate para que el desfile anual de luminarias proyecte en círculos exclusivos la imagen turística del país. Sin duda, el proyecto del Salón nos sacaría por los 411 como destino turístico y, en consecuencia, nos ayudaría a que se logre la meta del presidente Medina de los 10 millones de turistas.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.