Historia|10 jun 2013, 12:15 AM|POR Beatriz Salom/EFE

La memoria judía del centro de Europa se guarda en un archivo en Viena

Viena- Un archivo digital con unas 23.000 fotos y unas 1.250 biografías conserva en Viena la memoria y el legado de los miembros de las diferentes comunidades judías antes y después de Holocausto en el sureste y centro de Europa.

"Centropa" funciona como instituto de carácter no gubernamental desde el año 2000 y enfoca su actividad en las últimas tecnologías, con el objetivo de llegar a las nuevas generaciones.

Entre 2000 y 2010, unas 1.250 personas de las comunidades askenazíes (judíos de tradición centroeuropea) y sefardíes (judíos españoles) del Báltico, los Balcanes y Europa central fueronentrevistadas por expertos de Centropa.

Aparte de sus recuerdos, los entrevistados facilitaron miles de fotografías que fueron digitalizadas para legarlas a las futuras generaciones.

El resultado es una especie de biblioteca digital de memorias judías: historias e imágenes tomadas en una quincena de países, desde Letonia hasta Turquía. Fundada por el periodista estadounidense Edward Serotta, Centropa hace hincapié en la comunidad sefardí, o sea, los judíos que llegaron a esta parte de Europa tras su expulsión de la Península Ibérica en 1492.

Hasta hoy existen rastros de comunidades sefardíes en Bulgaria, Serbia, Macedonia, Bosnia, Grecia y especialmente en Turquía.

El archivo sefardí de Centropa atesora unas 150 entrevistas llevadas a cabo con ancianos de este colectivo, algunas en "ladino", el español antiguo hablado por los sefardíes hasta el siglo XX.

"Una cifra sustancial", considera Serotta, al añadir que Centropa ha logrado preservar y documentar un auténtico "mundo sefardí" en los países balcánicos.

"Había más de 93.000 judíos hispanohablantes en los Balcanes antes de la Segunda Guerra Mundial, y ahora solo quedan unos pocos centenares. Cuando se mueran, perderemos su memoria y conexión
 española, y eso es importante para todos", asegura.

Serotta decidió emprender este proyecto, por el que acaba de ser condecorado por el Ayuntamiento de Viena, tras haber trabajado durante años como corresponsal en las guerras que desintegraron la antigua Yugoslavia.

"Conocí allí a muchas personas encantadoras que me contaban sus historias. Cuando murieron, me di cuenta de que sus recuerdos se fueron con ellos, y sabemos que la vida judía fue destruida en la mayoría de estos países", recuerda. A diferencia de otros proyectos similares, como la Fundación "Spielberg", que centra sus entrevistas en el sufrimiento vivido durante el Holocausto, Centropa prefiere contar lo cotidiano, las costumbres y la tradiciones de las familias hebreas del siglo XX en esta parte de Europa.

Durante el Holocausto fueron asesinados seis millones de judíos europeos, la mitad de ellos en Polonia, pero también cientos de miles en países como Hungría, Rumanía o Grecia.

Las biografías del archivo son minuciosas. Los diálogos grabados se transcribieron y se tradujeron al inglés. Cada entrevistaconstaba de varias sesiones, y el material final de cada una podía durar perfectamente entre 12 y 20 horas.

Aparte de archivar para la posteridad estas memorias, Centropa también exhibe sus fotografías, produce películas basadas en las historias de las familias y crea material multimedia para difundir este legado en centros de enseñanza de Europa y América.

Centropa está formado por un equipo de 15 profesionales, repartidos entre la sede central en Viena, Hungría, EE.UU. e Israel. Además, cuenta regularmente con el apoyo de varios becarios que pasan un período de prácticas en la organización.

"Es una experiencia estupenda. Estoy aprendiendo mucho más de lo que creía, y el trabajo de documentación y de archivo me resulta muy gratificante", comenta Alex, un neoyorquino, que edita textos para la página web de Centropa y colabora en la producción de libros electrónicos.

Actualmente, Centropa prepara un nuevo proyecto educativo llamado "El otro camino", dirigido hacia jóvenes hispanohablantes en Estados Unidos y tiene especial énfasis en la expulsión de los judíos por orden de los Reyes Católicos de España.

"Los chicos desconocen que, casi a la vez que Colón se embarcaba rumbo a América, decenas de miles de judíos fueron desterrados desde el mismo puerto en la otra dirección", señala Serotta.

Pero también en América Latina hay numerosas comunidades sefardíes, procedentes de Marruecos, con descendientes de aquellas personas expulsadas de España hace más de 500 años. "Intentamos que (los jóvenes) vivan la historia de los sefardíes como la suya propia", concluye el director de Centropa. EFE

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.