ESPACIOS - COCINAS|16 mar 2012, 09:50 AM|POR Olga Agustín (Editora de la revista Lacasa) / Fotos: Fernando Calzada

Cocinas aderezadas con un estilo rústico

Ambientes donde los elementos naturales y los objetos artesanales juegan un papel determinante.
En esta cocina, ubicada en una residencia de Arroyo Hondo, todo gira alrededor de un mueble central (algo característico de las cocinas rústicas).
Ver Todas las Fotos (5)

Si bien es cierto que la modernidad se apodera de nuestros espacios, incluyendo las cocinas, tampoco podemos negar que añoramos aquellas que nos recuerdan a nuestras abuelitas.

 Las tendencias actuales apuntan hacia nuevos materiales, colores y estilos en una de las áreas más sagradas de nuestra casa: la cocina.  Sin embargo, todavía existen familias que se inclinan por propuestas más tradicionales y conservadoras, como la  propietaria de una residencia en Arroyo Hondo que confiesa: “Mi cocina se inspira en la de mi abuela, pues ella es sumamente hogareña.  En nuestras familias, todo gira alrededor de esta la cocina. Para mí, ésa es el ‘alma de la casa’”.

Aunque hoy día las propuestas cromáticas de los armarios, utilizados como espacios de almacenamiento en esta área, apuestan por los tonos cálidos, rojos, naranjas, azules, verdes y hasta cromados; aún hay quienes prefieren las tonalidades blancas y madera como elecciones por excelencia.

Si se trata de seleccionar el material ideal para los diversos detalles que componen el neurálgico espacio del hogar, la madera es una opción ideal para preservar el ambiente natural y dotar de un efecto cálido y acogedor a nuestros “departamentos de humo y grasa”.

 

Otros elementos a tomar en cuenta al momento de transmitirle ese matiz nostálgico a estas áreas son la iluminación y el espacio. El primero abrirá la estancia a la luz natural para contemplar la naturaleza, y la indirecta ayudará a que ningún rincón quede oscuro; el segundo busca que el área sea lo suficientemente extensa como para contrarrestar armónicamente las tonalidades oscuras que suelen caracterizar a los materiales empleados en estas cocinas.

Generalmente, las cocinas rústicas combinan los tamaños del mobiliario, como una forma de conjugar el equilibrio entre elementos opuestos: muebles altos y bajos; voluminosos y frágiles... Este es el caso de una de las construcciones, a cargo de la Constructora Llodrá, donde la cocina cuenta con una mesa central de madera con seis sillas de estilos diferentes; lo cual encuentra sentido cuando los asientos varían en tamaño de mayor a menor, dependiendo del estatus y la edad de los integrantes de esa familia residente en Los Cacicazgos.

 

Suelos, paredes y techos son, igualmente, protagonistas inexorables de una cocina rústica “con todas las de la ley”. Piedra, ladrillos, pisos Old Chicago Bricks, barro o madera son algunas de las opciones que definirán la personalidad de la cocina.  Aunque existen casos, un poco sui generis, tal vez, donde la infraestructura original se encarga de proveer naturalmente ese matiz rústico y bucólico que se persigue en la cocina de la abuela.  

 

La cocina rural no es un estilo decorativo exclusivo de las grandes urbes; los propietarios de villas, casas de campo y apartamentos playeros también prefieren esta opción, que les permite acomodar los elementos de la vida moderna dentro de un espacio que rememora los mejores momentos de su niñez cuando disfrutaban de las sabrosas recetas que les preparaba la abuela en su cocina.

 

En las cocinas rústicas todo gira alrededor de un mueble central, por eso el espacio debe ser lo suficientemente amplio como para congregar a familiares y amigos.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.