ESPACIOS - CITADINOS|15 feb 2013, 12:00 AM|6|POR Olga Agustín (Editora de Lacasa) / Fotos: Maglio Pérez
GUARDADO EN:Arquitectura, interiorismo, Arq. Felipe Rangel
Con buen gusto y mejor vlbra, este apto. de 95 m2 se convirtió en el hotel particular de su dueño.

En La Esperilla, una suite por todo lo alto

Con buen gusto y mejor vlbra, este apto. de 95 m2 se convirtió en el hotel particular de su dueño.
El comedor del apartamento de Felipe Rangel es capaz de imbricar armónicamente la modernidad de su mesa y sillas, con el clasicismo de su lámpara y vajilla (de orfebrería colombiana).
En esta sala imperan los tonos neutros, con un toque de elementos plateados y azules –el turquesa viene dado por una visual hacia el Mar Caribe, a través de los ventanales del apartamento–.
El tono lavanda, ciertas piezas moradas, un par de cojines rojos, la ropa de cama en crema y algunos adornos en una tonalidad azul aqua, se fusionan para generar una atmósfera de paz y tranquilidad en este dormitorio.
El Colonial y el Imperio son dos estilos clásicos que, más allá de sus creencias religiosas, fascinan al arquitecto Rangel y lo mueven a implementarlos en su hogar (como en el caso de la pintura colonial de la Virgen del Carmen, a la izquierda; y de la mesa, las sillas y la base de pared, todo de estilo Imperio, a la derecha).
Aunque los baños de esta residencia disponen de reducidas dimensiones, cuentan con acertadas luminarias empotradas y de superficie, con modernas griferías y muebles de baño, con boceles artesanales y con espejos de adecuadas proporciones.
Tal y como se observa en todos los espacios de este apartamento, las flores y las plantas forman parte de la estrategia de su propietario para dar un toque de frescura.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.