Celebrando la vida

Regalar tiempo en Navidad

Por|| 24 DIC 2016, 12:00 AM
Regalar tiempo en Navidad

Hoy, una vez más, al llegar la noche y cenar en familia y con amigos, advertiré que de alguna manera –que me es muy difícil de explicar– mis seres queridos ya idos se dejarán sentir y me abrazarán en silencio. No habrá lágrimas sino agradecimientos; agradecimientos por el tiempo compartido, por todas las cosas buenas vividas juntos, por la oportunidad que tuve de quererles y, en algún momento de la noche, esbozaré mi más amplia sonrisa dándole gracias a mi Dios por el tiempo de ellos a mi lado. Esta noche brindaré, los iré recordando, los sentaré imaginariamente en mi mesa y nadie notará que mi corazón en ese momento latirá amorosamente de manera diferente.

Hoy nace el amor, y una vez más, como si insistiera en que no perdiéramos la costumbre, hoy se dejará sentir de manera especial para que sanemos todas las viejas y nuevas heridas que pueblan nuestra alma, para que hagamos del perdón nuestra bandera, para que los abrazos sean el himno de un 2017 que nos amenaza lleno de nuevos y difíciles retos, y sembremos la armonía y el entendimiento entre todos los que nos rodean.

Hoy les propongo que reafirmemos la esperanza, llenémonos de luz, de compasión, alimentemos nuestra fe y caminemos juntos para que nuestras familias se fortalezcan y nuestro país, por ende, se transforme en un mejor país.

Hoy quiero agradecer a todos ustedes, mis lectores, y confesarles que por más de diez años he intentado alegrarles y llenarles de ilusión cada sábado que escribo y decirles que, aunque a muchos no los conozco, les quiero. Ustedes son mi motivo, mi reto constante, mis confesores, mis socios de alegrías y tristezas, con ustedes ya he hecho un camino que se ha convertido en 4 libros donde he recopilado estas historias que surgen de alguna experiencia que me ha sucedido a mí o ha sucedido a otros. He intentado regalarles lo mejor de mí, cada palabra ha sido escrita con el corazón y con la única intención de sembrarles un poco de luz en quizás una semana plagada de angustias. Hoy también quiero decirles que escribo porque estoy confiado, que tengo fe, que al igual que a ustedes se me presentan días difíciles, días en que pienso que el mundo en que vivo se me derrumba, días de intensa ansiedad y que, en esos días, rezo con más fuerza para no perder la esperanza. Todo pasa y el tiempo todo lo cura, lo sé por mis años que ya son muchos.

Un día comprendí que el tiempo es nuestro mayor tesoro, y como trato siempre de compartir con ustedes mis experiencias les propongo que regalemos tiempo a quienes queremos. Tiempo al amigo solitario, tiempo al hijo descarriado, al hermano que casi nunca vemos, tiempo a la esposa o esposo con quien ya casi no compartimos, tiempo a los nietos olvidados, tiempo... regalemos tiempo y haciéndolo estaremos regalando vida y esperanza.

Feliz Navidad queridos lectores, y gracias por hacerme tan feliz cada sábado. Jamás tendría cómo pagarles el tiempo que me regalan leyendo mis sencillas palabras.

¡Los quierooooooo!

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos