Armas contra el cáncer

Por|| 19 OCT 2016, 12:00 AM

La mejor arma contra el cáncer de mama es la detección temprana. Y si se hace con la tecnología más avanzada mucho mejor. El Dr. Marcel Morel, radiólogo experto en imágenes mamarias, director y fundador del centro Diagnosis en Santiago, habla sobre la Tomosíntesis, el último examen diagnóstico con la mayor capacidad para detectar el cáncer de mama.

¿Cuáles son los últimos avances que se han producido en el diagnóstico del cáncer de mama?

Realmente donde se ha avanzado en el tema de cáncer de seno, en los últimos años, es en el diagnóstico. Lo que ha contribuido a modificar la sobrevivencia es el diagnóstico temprano. Desde que se inició la mamografía, casi 60 años atrás, este es el único método que tenemos los médicos de encontrar el cáncer en un estadío infraclínico, es decir cánceres suficientemente pequeños que no pueden ser detectados ni siquiera por una mano especializada y que no dan ninguna sintomatología. La mamografía es el primer examen que puede ver las modificaciones del tejido del seno, esas morfologías sospechosas que determinan que tomemos acción, e inmediatamente disparan una serie de procedimientos de diagnóstico (biopsia, biopsia abierta o cerrada, resonancia magnética, pre-scan...) posteriores a la mamografía.

Así que la clave está en descubrir el cáncer con el menor tamaño posible. Y el único método para conseguirlo hasta ahora es con la mamografía.

Si descubrimos cánceres infraclínicos (de 3 milímetros o menos) podemos asegurar que esa mujer puede ser curada en un 99% de las ocasiones. Pero si es de 1 cm el porcentaje baja a un 60%. Por eso es crítico que se haga una detección temprana para asegurar la sobrevida.

¿Cuánto ha avanzado este examen a lo largo de sus 60 años de vida?

De la mamografía convencional –que trabajaba con película y revelado– pasamos a la digital, con un equipamiento especial y una definición mucho mejor para conseguir diagnósticos con mejor información. Pero el gran paso se dio hace 10 años con una investigación llamada Tomosíntesis, que dio lugar a la mamografía 3D (tridimensional), que permite conseguir datos volumétricos y presentar el seno en diferentes capas de 1 milímetro, con planos separados uno del otro. De esta manera la capacidad diagnóstica del cáncer de seno subió a un 100% (siempre con un margen de error), aumentando de golpe en un 50% la sensibilidad de la mamografía. En números reales, de 10 pacientes se podía salvar una vida más, y eso es muchísimo.

¿Qué ventajas tiene la Tomosíntesis de mama frente a la mamografía?

Además de lo dicho anteriormente, y aunque la máquina es muy parecida ergonómicamente a la de la mamografía, esta no aplasta el seno, con lo cual el examen es indoloro, conlleva la misma cantidad de radiación, tiene la particularidad de poder descubrir imágenes muy pequeñas y, por lo tanto, cánceres infraclínicos (menores de 3 milímetros), y es capaz también de hacer las biopsias. La máquina funciona como un tomógrafo que se mueve a tu alrededor tirando fotografías, lo que permite al computador reconstruir la imagen en tres dimensiones.

Armas contra el cáncer

¿Así que se puede sustituir la mamografía por la Tomosíntesis de mama?

Es una tecnología relativamente joven, certificada por la FDDA, pero es la tendencia en los países desarrollados, porque brinda mucha más información, y los mismos radiólogos especializados en mama prefieren usarla para no repetir exámenes en caso de ver algo sospechoso, y evitar costo y angustias. En números simples, la mamografía tiene 4 imágenes, y una Tomosíntesis de mama 256 (e incluye una mamografía).

¿Cuántas máquinas hay en el país?

Diagnosis fue el primer centro en traerla en 2014 al país, y desde entonces hemos hecho la prueba a más de 1,000 pacientes. Lo importante es que hay más centros que se han atrevido e invertido en esta tecnología, 6 concretamente, en el país.

Estamos descubriendo el caso de mujeres cada vez más jóvenes diagnosticadas con cáncer de mama en el país, ¿qué estadísticas se manejan actualmente?

No tenemos estadísticas confiables en República Dominicana, lo que sí sabemos es que la distribución de edad del cáncer de seno es muy parecida a la que se maneja a nivel internacional (los cánceres más comunes corren entre los 40-45 años) pero con una variante: en RD empezamos a tener cánceres en esa misma proporción desde los 35 años, por eso no estaría de más comenzar a hacerse los chequeos antes, aunque la recomendación mundial sea a partir de los 40 años.

¿Cuántos cánceres ha detectado usted en su centro?

En Diagnosis hemos detectado 37 cánceres de seno gracias a la Tomosíntesis.

Armas contra el cáncer
Dr. Marcel Morel.
Ventajas de la Tomosíntesis • Permite una mayor detección y mejor caracterización de las lesiones • Aumenta la sensibilidad diagnóstica • Evita falsos positivos. • Reduce el número de citas de los pacientes al detectar con su tecnología en 3 dimensiones, lesiones que no se ven en la mamografía tradicional • En los casos en que las lesiones se correspondan a un cáncer de mama permite obtener la extensión de las mismas y planificar mejor la cirugía.

¿Qué otras medidas debemos tomar para prevenir esta enfermedad?

Lo más importante es determinar el riesgo; si no hay sintomalogía, ni lesión, sensación de masa en el seno o secreción, tiene hijos, lleva una vida sana, hace ejercicio, y no tiene factores hereditarios... hacerse una mamografía al año a partir de los 40 años es la mejor medida de prevención. Si hay algún factor de riesgo debe comenzar a chequearse desde que lo sepa.

Hablamos mucho de mamografía, pero ¿qué papel tiene la sonomamografía?

Tiene su importancia, claro. La sonografía de mama es un examen complementario a la mamografía, ya que por sí sola este estudio no tiene valor para detectar y estadiar un cáncer de seno. Complementa la información que da una mamografía o Tomosíntesis de mama en mujeres con edad de mayor riesgo (a partir de los 40 años).

Usted pertenece a la corriente que no está de acuerdo con el autoexamen, ¿por qué?

Una mujer generalmente no sabe lo que tiene un seno en su interior, así que no puede saber lo que tiene que buscar. Todo lo que una mujer tenga en el seno hay que descubrirlo antes de que se pueda sentir. Porque si sintió algo y es maligno tenemos muy poco margen. La detección hay que dejársela a un examen rutinario y sistemático como la mamografía o la Tomosíntesis de mama.

¿Cómo podemos acabar con la estigmatización de la palabra cáncer?

Lo más importante es entender que el cáncer de seno no es sinónimo de muerte, es curable; la única condición para que así sea es que la mujer se haga una mamografía a tiempo ya que tiene un 99% de curación en su primera etapa (infraclínico).

El de seno es un cáncer local mientras es pequeño, pero desde que consigue un tamaño de 1 cm se vuelve sistémico, se expande y hace metástasis, ahí estamos hablando de otra cosa.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese