Un jardín tridimensional

En el jardín santiaguero “La Finquita”, la naturaleza parece salirte al encuentro desde todas partes
ESPACIOS
| 22 MAR 2013, 12:00 AM

Por larga data, dos décadas a lo sumo, el jardín de Socorro de Pimentel ha pasado a ser más que una parte inseparable de su vida: es una visita ineludible a La Ciénaga, lugar donde está ubicado y al que acude diariamente sin reparo.

Tras haber conocido La Finquita (así es apodado), siendo apenas un pedregal, hoy día Socorro de Pimentel disfruta de un jardín que alberga diversas especies vegetales y animales.

 

A la entrada, un camino flanqueado por pinos conduce a una piscina, una cancha de tenis, un gacebo y un pequeño rancho. Pero lo más sorprendente del recorrido es adentrarse en la gruta que desvelará, a su vez, un lago en el que conviven gansos, pajuiles y flamencos.

  

Las trinitarias, las bromelias y, sobre todo, las orquídeas, hacen de las suyas en las inmediaciones de “La Finquita”.

 

Ser reconocido como uno de los jardines más bellos de Santiago y el haber sido elogiado por revistas nacionales e internacionales, no parece satisfacer tanto a Socorro como hablarle todos los días a sus plantas. Aunque comenta, entre risas, que este hobby ha provocado en su jardinero “un gran susto, ante la posibilidad de que ella pueda perder un día el juicio en estas andanzas…”, dejar de darle amor a su jardín nunca ha estado entre sus planes.

 @olgaagustin

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
Fotos
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Apoya usted la huelga de los médicos del IDSS?