Estreno|15 feb 2013, 4:08 PM|POR Francisco Maldonado

Duro de matar (A Good day to Die Hard)

(Regular)

Después de una intensa promoción internacional, se estrena esta semana a nivel mundial el film de 20th Century Fox "A Good Day to Die Hard", quinta película de una saga que inició en 1988 y con la que se celebra el 25 aniversario de la misma. Su director es el irlandés John Moore quien trabaja con un guión elaborado por Skip Woods y partiendo de personajes creados por Roderick Thorp.

Lógicamente su protagonista es el taquillero Bruce Willis, quien sigue explotando su caracterización como el detective de New York John McClane, un policía cuyo paso de los años exige una vida más tranquila, pero que independientemente de ello, sigue siendo un imán para atraer los problemas. Junto a él actúan Jai Courtney y Mary Elizabeth Winstead como los hijos del valiente personaje, así como Cole Hauser, Sebastian Koch, Yuliya Snigir, Amaury Nolasco y Radivoje Bukvic, entre otros.

Con una corta duración de 92 minutos, la historia nuevamente centra a John McClane en el lugar equivocado cuando viaja a Moscú para averiguar el paradero de su distanciado hijo Jack. Una vez allí descubre que su primogénito trabaja encubierto para proteger a Komarov, un funcionario ruso que es delator de una corrupción imperante en el gobierno.

Padre e hijo tendrán que superar sus diferencias para trabajar en equipo y mantener a salvo al testigo. También buscarán frustrar un crimen potencialmente desastroso que está relacionado con la tragedia de Chernobyl.

"A Good Day to Die Hard" es lo que se llama una película puramente entretenida para pasar el rato, donde sin importar las situaciones más extremas ó absurdas, los protagonistas salen airosos en los diferentes escenarios, con apenas algunos rasguños. La cinta abruma en todo lo relacionado a persecuciones automovilísticas, continuos tiroteos, malabarismos, explosiones y demás. A eso agrego, que abusa de la inteligencia de los demás con sus increíbles escenas recreadas digitalmente.

El guión resulta superfluo, cargado de gags ó chistes que compiten con la esencia de acción de la película misma. Igualmente la trama se torna predecible, muy distante a lo presentado en las primeras películas de la saga.

Su director John Moore tiene una corta filmografía dominada básicamente por películas de acción enfocadas estrictamente en una línea comercial ("Behind Enemy Lines", "The Omen" de 2006 y "Max Payne"). Apenas el remake de "Flight of the Phoenix" del 2004, escapa ligeramente de su estridente estilo comercial y aporta a su historial una película con ciertos niveles de calidad a considerar.

Bruce Willis demuestra estar en muy buenas condiciones físicas y nos sigue mostrando una caracterización que es el eje principal en todo el trayecto de la producción. Su carisma es el mejor activo de la película, seguido de un Jai Courtney que luce tan convincente, que arropa las caracterizaciones de los villanos que habrían de resaltarse en la trama (muy diferentes a Alan Rickman en "Die Hard" ó Jeremy Irons en "Die Hard: With a Vengeance").

Dentro de los aciertos cabe destacar la musicalización de Marco Beltrami, la fotografía de Jonathan Sela y los efectos de sonido.

En síntesis, esta es una película inferior a las tres primeras producciones de la saga, sólo superior a la fallida "Live Free or Die Hard" de 2007. No obstante, los amantes de la acción poco profunda, tienen una buena opción en esta propuesta protagonizada por un aclamado Bruce Willis, aunque la cinta no aporta nada nuevo al referido género. 

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.