Fútbol|27 may 2013, 12:10 AM|POR EFE

Abren estadio Brasilia, hogar de la Copa de las Confederaciones

En el estadio de Brasilia se efectuará el torneo Copas de Confederaciones. (AP).
BRASILIA (AP) - Largas colas, de hasta 800 metros, rodeaban el estadio de Brasilia, que servirá de sede de la inauguración de la Copa de las Confederaciones, al albergar el domingo su primer partido con toda su capacidad abierta al público.

El Estadio Nacional Mané Garrincha, uno de los más modernos y vistosos de Brasil, recibió uno de los clásicos del fútbol nacional, entre Flamengo y Santos por la apertura del Campeonato Brasileño.

Fue también la despedida del atacante Neymar, quien anunció la víspera en las redes sociales que había alcanzado un acuerdo para incorporarse al Barcelona. El joven astro del Santos lloró al escuchar el himno nacional de Brasil interpretado por la cantante local Ellen Oleria.

El duelo sirvió para poner a prueba el dispositivo de seguridad que será aplicado para el partido inaugural de la Copa de las Confederaciones, el 15 de junio, y los siete partidos que se realizarán en el recinto durante el Mundial de 2014.

Los aficionados se mostraban molestos cuando media hora antes del inicio del partido aún había filas al parecer interminables para acceder al interior.

"Demoró mucho la llegada hasta aquí y está un poco desorganizado", se quejó la administradora Roberta Tosta, quien llegó al estadio con su camiseta rojinegra de Flamengo, como la mayoría de los que la acompañaban en la fila.

Debido al esquema de seguridad impuesto, los hinchas debían hacer una primera fila fuera del estadio para pasar por los detectores de metal. Una vez adentro, un equipo de voluntarios ofrecía orientación para ir a la zona de sus asientos.

Fue el segundo partido del estadio de Brasilia, con capacidad para 71.000 espectadores, después de que la semana pasada recibió la final del campeonato del Distrito Federal con 20% de su capacidad abierta para el público.

Para ensayar el esquema de seguridad, policías cerraron las vías que rodean el estadio, por lo que los aficionados debían caminar al menos un kilómetro para llegar al partido.

Adicionalmente, el Eixo Monumental, una vía de seis carriles que atraviesa la ciudad de norte a sur, que tradicionalmente cierra los domingos para el tráfico vehicular, fue abierto para absorber el flujo de tránsito impedido de circular cerca del estadio.

La medida generó irritación entre ciclistas y corredores que aprovechan la vía para practicar deportes los domingos.

"La ley dice que el Eixo Monumental debe ser cerrado domingos y feriados, pero ahora el gobierno manda a incumplir la ley. ¿Qué Mundial es ese que viene a nuestra ciudad a violar las leyes" se quejó Nelson Pugliese, un ciclista y activista local durante una protesta contra el cierre de la vía.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.