Arquitectura|13 nov 2012, 12:00 AM|POR Hábitat

Imagen corporativa

Los arquitectos han encontrado un nicho de mercado relevante en las corporaciones financieras.
Asociación Duarte de Ahorros y Prestamos.
Ver Todas las Fotos (3)

Los arquitectos han encontrado un nicho de mercado relevante en las corporaciones financieras, al igual que en las telefónicas.

Las corporaciones financieras instaladas en Santo Domingo buscan diferenciar su marca, su imagen corporativa, con las estructuras de sus sedes. Y lo están logrando con buen pulso. Porque no han improvisado y se han decantado por la profesionalidad al momento de decidir quién diseña sus nuevas edificaciones o remodela sus antiguas oficinas.

Un buen ejemplo de esta apuesta empresarial está plasmado en la primera edición de la revista Pons Magazine, que ha editado en versión impresa y digital la oficina Pons Arquitectos, con el conocido profesional Daniel Pons a la cabeza.

 

Se trata de un proyecto singular. La oficina ofrece en la revista un inventario de sus proyectos. Una forma de promoción de sus trabajos con la evidencia palpable de resultados. La calidad de las tomas fotográficas logran la combinación perfecta para lograr el objetivo publicitario, al tiempo que despierta los sentidos sobre la nueva estética que gana la capital dominicana.


"Arquitectura para corporaciones: instituciones financieras" es el artículo que introduce el contenido de la revista, con ilustraciones de las edificaciones de Banco León, Asociación La Nacional de Ahorros y Préstamos, Banco Caribe, Banesco y Asociación Duarte de Ahorros y Préstamos.

CUESTION DE MARCA Y DE PROFESIONALES

¿Se puede afirmar que en Santo Domingo hay una tendencia marcada de las entidades financieras a vender su marca a través de las fachadas de sus edificaciones?, se le pregunta a Pons. Su respuesta es más abarcadora. Destaca que el fenómeno también incluye a las corporaciones telefónicas -ejemplos visibles son el edificio Orange de la avenida Núñez de Cáceres; el de Viva, en la Winston Churchill, y la sede de Claro, en la John F. Kennedy.

En todos los casos, arquitectos reputados han asumido el trabajo y hecho su aporte estético y funcional a la ciudad. Según Pons, se puede afirmar que ya todas las corporaciones están conscientes de que su imagen debe ser asociada a sus edificaciones.

El arquitecto, cuya oficina incluye en la revista de referencia otras sedes corporativas que han confiado en su trabajo, resalta la consciencia que han ganado sobre el vínculo que deben establecer entre una estrategia arquitectónica y su marca o branding.

EDIFICIOS AMIGABLES PARA TODAS LAS CLASES

Lo que Pons y su equipo reflejan en la publicación está a la vista de todos: los ciudadanos sofisticados que viajan constantemente a Europa y Estados Unidos y eventualmente a las grandes metrópolis de Asia, y los de "a pie", que con una mirada más local y sin mayores referentes internacionales ven en Santo Domingo la meca de la modernidad.

Es el reto que los arquitectos asumen al momento de pensar en cómo identificar en términos de estructuras arquitectónicas una institución o corporación que sirve a una gama muy amplia de clientes. Todos deben sentirse cómodos con ese lugar que visitan y hacen suyo, de alguna manera, como clientes, y no pueden, de manera alguna, sentirlo lejano y distante.

Pons entiende que han conseguido ese objetivo de lograr la empatía de las edificaciones financieras que han levantado con el público diverso al que sirven.

Cuando se le pregunta por el componente de color que destaca en los proyectos de referencia, el arquitecto expresa que en todos los casos se trata de hacer una lectura simple, en términos de diseño, que sea asimilable a todos los públicos, pero con factores diferenciadores determinantes. Los colores primarios sobre estructura simples cumplen, entonces, un papel fundamental.

El color se convierte en parte de la identidad, en referencia instantánea de la marca. Como el rojo del Banco León o el amarillo de La Nacional.

La mano del diseñador no se queda en la fachada y ha penetrado al interior. Por eso se tienen ahora una estética diferente en las cajas de los bancos y en las señales que le indican al público adonde dirigirse para recibir los servicios que se ofrecen. La improvisación no vale en la apuesta a la satisfacción del cliente de todos los niveles.

EL RETO DE CREAR UNA IMAGEN

En el caso de Pons, los vínculos con las entidades financieras, nacionales e internacionales, se remontan a 1999. Han solicitado sus servicios tanto para que se encarguen de sus marcas como de sus estándares de implementación de imagen.

"El viejo edificio cerrado y monumental que aseguraba los ahorros de nuestros abuelos ha quedado atrás y los conceptos de accesibilidad, eficiencia, innovación e integración se han traducido a una nueva tecnología", dicen los editores en el referido artículo.

Sobre el tema, agregan: "Hoy buscamos traducir los valores de la empresa en una arquitectura que provoque una respuesta positiva en el cliente, y que genere espacios de dinamismo, flexibilidad y alta productividad. Hoy nos encontramos frente a edificios abiertos, plantas libres y escalas más humanas, donde colores, formas y materiales sirven para dar lugar a estéticas relacionadas con la marca".

La fachada urbana es un componente de primer orden de la visual de la ciudad. Como dice el arquitecto costarricense Douglas Morales Soto, Magíster en Diseño Urbano, es un "conjunto de planos, volúmenes, relieves y perforaciones de los edificios frente a las calles".

El arquitecto hace una puntualización igualmente relevante que contribuye a pensar con sentido amplio el fenómeno local: "la secuencia de viviendas, comercios, talleres, oficinas y hoteles, forman la fachada común y contínua de la ciudad, junto a los edificios que constituyen íconos del Estado, la Iglesia, los bancos y grandes corporaciones".

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.