Arquitectura|28 nov 2012, 01:20 AM|1|POR Hábitat / Fotos: Maglio Pérez.

Escuelas de arquitectura definen tendencias en la Bienal

Los 52 trabajos de grado del concurso pueden apreciarse en Novocentro.
Los trabajos son expuestos en Novocentro.
Ver Todas las Fotos (2)

Los 52 trabajos de grado del concurso, en el que participan cinco escuelas, pueden apreciarse en Novocentro. La Fundación Caro Álvarez patrocina el premio.

La visión de los nuevos arquitectos dominicanos forma parte relevante de la a XI Bienal Internacional de Arquitectura de Santo Domingo 2012. En esta edición, por primera vez los trabajos de grado que compiten por los tres Premios Estudiantiles salieron del Museo de Arte Moderno. Fueron instalados en Novocentro, en un espacio del segundo piso convertido en sala de exposiciones.

En la premiación compiten las escuelas de arquitectura de la de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) de Santo Domingo y Santiago; de la Universidad Iberoamericana (UNIBE); Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Universidad Central del Este (UCE), Universidad Católica Nordestana (UCNE) y Universidad Tecnológica del Cibao (UCATECI).

La Fundación Caro Álvarez patrocina este premio que este año ha multiplicado por cuatro el número de trabajos, con relación a las anteriores bienales, debido a que se contó con mayor espacio de exposición.

Elizardo Ruiz, encargado del montaje, y Leida Brea, directora de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) de Santo Domingo valoran la calidad de las propuestas y resaltan la evidencia de que dejan, en cuanto a la aportación de las academias a nuevas visiones de la arquitectura dominicana.

Es la primera vez que los trabajos de los premios estudiantiles salen del escenario del Museo de Arte Moderno, donde tradicionalmente compartían espacio con las propuestas de los profesionales. El cambio obedeció a una estrategia de los organizadores para darle mayor espacio y garantizar una mayor participación.

En la iniciativa trabajan en forma coordinada con la Fundación Caro Álvarez, el Ministerio de Cultura, en coordinación con el Museo de Arte Moderno, la Embajada de España, el Grupo Nuevarquitectura Inc. (GNA), la Sociedad de Arquitectos de la República Dominicana (SARD) y el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA).

UN ESFUERZO COLECTIVO CON GRANDES RESULTADOS

Leila Brea, en su calidad de directora de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) de Santo Domingo, se muestra eufórica al observar los trabajos. Ella hizo la curaduría de su academia, al igual que cada equipo directivo de las otras cinco escuelas participantes.

Con esa pre calificación llegaron a los encargados del montaje los trabajos de grado, lo que representa una forma de homenaje al profesor José Antonio Caro Alvarez, un maestro de la arquitectura dominicana que ha dado continuidad a través de su familia a la formación profesional en el área de la arquitectura.

Son tres premios en metálico, para tres primeros lugares, y las menciones que considere el jurado.

El hilo conductor de la muestra parte de las categorías establecidas para el concurso, que son proyectos de diseño arquitectónico y urbanismo.

¿Hay una apuesta a lo verde? La respuesta es positiva en ambos casos. Tanto en los diseños arquitectónicos, como edificios, y en los urbanísticos. Han hecho una apuesta a "lo verde", pero también a lo tecnológico, a la revalorización de los aspectos plásticos y funcionales.

"Hay un poco de todo, porque los estudiantes en sus asignaturas abordan una diversidad de temas y técnicas y las ponen de manifiesto en sus trabajos", explica Brea, complacida.

Destaca que en lo urbano también se han presentado propuestas de arquitectura sostenible interesantes y, sobre todo, que hay varios trabajos sobre urbanismo inclusivo. Se incluye una propuesta para que todas las personas, con discapacidad y los envejecientes, puedan aprovechar mejor la vida en la ciudad.

Los trabajos también permiten ver una apuesta al uso de los espacios públicos de manera eficiente para todas las personas. "Estoy fascinada" dijo la profesora, veo que esta generación de arquitectos está muy comprometida con la gente y la ciudad, y sobre todo con la misma arquitectura".

Es una mirada sobre la ciudad con propuestas puntuales y generales, comenta Elizardo Ruiz, del equipo organizador de la Bienal y miembro de la Fundacion Walter Palm.

El arquitecto valora la calidad de la exposición y el hecho de que al contar con un espacio adecuado se haya cuadruplicado el número de trabajos concursantes.

Todos los que son proyectos de competición están en el museo de Arte Moderno. En esta oportunidad hemos querido que los proyectos de grado de las universidades tuvieran una participación más relevante que en otras oportunidades, y como no se tenía un espacio físico en el Museo, se optó por buscar un lugar adecuado, que ha sido un lugar ideal", dice Ruiz.

Para este experimentado profesional de la arquitectura, el conjunto de trabajos muestra de lo que está sucediendo en la academia en lo que a arquitectura se refiere. "Es una evidencia de lo mucho que tiene que aportar las escuelas arquitectura como soluciones y como propuesta al mercado dominicano".

Son miradas desde el mismo corazón de la capital, pero también desde el interior del país. Perspectivas diferentes para propuestas innovadoras en el terreno de la arquitectura.

El enfoque de la exposición permite ver cómo las diferentes escuelas están viendo la arquitectura, con materiales, temáticas diferentes.

Un valor añadido de los trabajos, explica, se deriva de que la academia permite ser más agresivo, no limita en lo económico y da rienda sueltas a la creatividad. Entonces, ese experimentar con materiales, formas, por ejemplo, da un producto más internacional y arriesgado, y muchas veces más elaborado.

"No quita que esos proyectos sean ejecutables, porque no son necesariamente utopías. Por eso lo vemos como una oportunidad maravillosa", argumenta.

El jurado de los proyectos de grado lo integran dos arquitectos que no están vinculados a las escuelas participantes y que tienen una trayectoria profesional de calidad comprobada. También forman parte de la mesa una miembro del jurado internacional, Inés Sánchez, de manera que se garantice una decisión lo más justa posible. Y que los participantes se sientan bien valorados.

Ganadores Proyecto de Grado
Primer lugar: "El Lenguaje en la Arquitectura. La percepción en el Lenguaje del Tiempo", de Aris Pichardo Hernández

Segundo lugar: "Aceleración Urbana. Vínculo Turístico, Historia y Cultura de San Pedro de Macorís", de Dafne De Morla y Sorivic Ramírez

Tercer lugar: "Espacio Programado. Prototipos Temporales", de Iván Tavárez Blanco.

Menciones: "Centro para el Fomento y Desarrollo de la Agropecuaria", de Liliana Sánchez Martínez y Myvell Mahfoud Hernández; "Metáforas. Mimesis en Arquitectura", Centro Cultural del Este, de Pebel Evangelina Rodríguez Suero; "Estragos de la Noción Temporal: Escenarios Distópicos en el Imaginario Urbano", de Géminis Danae Peguero Bueno; y "Vialidad Motorizada. Incidencia de la Vialidad Motorizada en la Trama Urbana", de Nicaury Santos Reynoso.

 

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.