Bienes Raíces|01 feb 2013, 12:00 AM|POR Patricia Leonor

Restauran más de 10 mil títulos del Estado

El trabajo fue realizado por CENACOD a los de títulos custodiados por Bienes Nacionales.
Juana del Carmen Santana Dirigiendo su equipo de técnico durante la restauración de los documentos.
Ver Todas las Fotos (2)

"Había que tomar en cuenta, además de su importancia histórica, que son documentos de seguridad nacional; instrumentos jurídicos que pueden determinar la veracidad de la propiedad del Estado", señaló la directora de CENACOD.

Con tono de satisfacción por el reto superado, la licenciada Nereida Lahit Bignott, directora del Centro Nacional de Conservación de Obras de Arte y Documentos (CENACOD), anunció la reciente la conclusión del proyecto de conservación y restauración de 10,006 certificados de títulos propiedad del Estado Dominicano, custodiados por la Dirección General de Bienes Nacionales.

"Nunca antes la institución (CENACOD) había hecho un trabajo tan complejo, de tanta envergadura y que tenga además un impacto social tan importante, porque estamos hablando de la propiedad de todos, de los títulos del Estado Dominicano desde su fundación", recalcó Lahit Bignott.

 

La funcionaria explicó que con la puesta en valor de esa colección de documentos termina una primera etapa, la cual fue programada para realizarse en 18 meses, pero concluyó en 15, "gracias a la eficiencia de la logística que se puso en marcha".

Dijo que la metodología desarrollada fue muy importante porque permitió el mejor manejo de ese gran volumen de documentos, así como organizar las muchas personas que intervinieron en el proyecto. "Había que tomar en cuenta, además de su importancia histórica, que son documentos de seguridad nacional; instrumentos jurídicos que pueden determinar la veracidad de la propiedad del Estado".

Lahit Bignott explicó que el proyecto pudo realizarse gracias al interés mostrado por el anterior incumbete de Bienes Nacionales, Elías Wessin Chávez, a quien la dirección de CENACOD le envió una comunicación explicándole la importancia de intervenir estos archivos para salvaguardar una parte importante del patrimonio documental del país.

La directora de CENACOD, quien estuvo acompañada de la licenciada Gleddis Fernández y la arquitecta Ingrid González, encargadas del Departamento Técnico y Conservación Preventiva, respectivamente, señaló

que antes de la intervención en los archivos de Bienes Naciones, el Estado no podía tener el conocimiento cabal de todas sus propiedades.

Aclaró que estaba planeado hacer el trabajo en una sola etapa, pero que al realizar el registro y control de los documentos, el personal técnico se percató de que la cantidad de títulos era mayor de lo que se creía hasta ese momento, y que en realidad había más de 12 mil títulos, por lo que quedaron pendientes 2,745 para una segunda etapa, donde también se incluirían los planos catastrales y arquitectónicos de esas propiedades.

PROCEDIMIENTOS PREVIOS

Los trabajos se iniciaron con la exploración de los espacios donde estaban almacenados los documentos, donde se percibió un alto nivel de humedad, filtraciones de agua en paredes y techo, moho por contaminación ambiental y condiciones lumínicas inadecuadas, entre otros.

A seguidas se hizo un estudio microbiológico ambiental pre-fumigación, dirigido por la licenciada Teresa Bodden, el cual proporcionó información sobre la magnitud de la infestación de los documentos y el espacio. Sobre la base de este conocimiento se determinaron los tipos de desinfección que se debían aplicar.

La fase de saneamiento fue dirigida a eliminar la acción nociva de insectos (desinsectación) y microorganismos (desinfección), por medios químicos, que reciben el nombre de fungicidas o bactericidas según tengan capacidad para eliminar insectos, hongos o bacterias respectivamente.

A continuación se realizó un estudio microbiológico post-fumigación en la bóveda para comprobar la efectividad del saneamiento, y se determinó que se logró la eliminación completa de las esporas de hongos contaminantes que estaban presentes en el ambiente.

Se procedió entonces a la digitalización y fotografiado de los documentos, etapa que estuvo a cargo de la licenciada Gladys Matos. Ese paso dejó constancia gráfica del estado de conservación de los documentos y el volumen de cada expediente, además de ser una forma de control y de permitir que en el futuro no fuera necesario manipular los documentos originales.

Con el paso siguiente, registro y control, se logró identificar, evaluar, inventariar y numerar los certificados títulos, especificando el estado de conservación de cada uno. Esta etapa del proceso duró nueve meses, y mientras tanto se diseñaban a la medida las cajas o contenedores donde se iban a guardar los expedientes, para lo cual se utilizó plástico corrugado, impermeable, resistente al fuego y a la humedad, y con un ph neutro.

LA RESTAURACIÓN

La licenciada Lahit Bignott explicó que luego de los trabajos de preparación, el material fue trasladado al laboratorio del CENACOD y se inició la restauración de 10,006 certificados de títulos, y de sus 44,945 anexos, con el propósito de devolverles su integridad, respetando su valor físico, funcional, intelectual e histórico.

Sostuvo que no se puede generalizar ni establecer principios inamovibles acerca de las técnicas de restauración a utilizar, pues cada documento, según su estado de conservación y el material que le sirve de soporte, necesita tratamientos específicos, que se determinan mediante un diagnóstico.

El análisis se realiza con la ayuda de las ciencias aplicadas a la restauración, que dictaminan, por medio de las correspondientes pruebas físicas, químicas y biológicas, la naturaleza y el estado de conservación.

Para que el trabajo realizado perdure en el tiempo, Lahit Bignott dice que es recomendable aplicar una serie de medidas , como propiciar un medio ambiente idóneo a las necesidades de permanencia y durabilidad de los documentos, evitar su excesiva manipulación, mantener la limpieza, propiciar un microclima controlado, utilizar deshumidificadores en las áreas de depósito y una iluminación apropiada.

También es necesario no adosar las estanterías a la pared para evitar condensación, usar estanterías metálicas, evitar la irradiación solar directa, guardar los documentos en cajas adaptadas a su formato, así como mantener cerradas las ventanas o colocarles filtros para evitar el ingreso de partículas atmosféricas contaminantes y tener un plan permanente de inspección microbiológica, entre otras recomendaciones.

SOBRE CENACOD

Según su directora, CENACOD tiene la misión de velar por la preservación y conservación del patrimonio documental y bibliográfico de la República Dominicana, y también tiene la responsabilidad de formar técnicos en preservación, restauración, microfilmación y digitalización de documentos, libros y fotografías, a través de cursos nacionales e internacionales.

La entidad ofrece servicios y asistencia técnica, tanto a instituciones del gobierno, como a entidades privadas y al público en general. "Ofrecemos un servicio eficiente en términos de tiempo y costo, y operamos con la tecnología del mayor nivel disponible, usando procesos actualizados, en un ambiente propicio para la labor científica y técnica", señala la directora.

CENACOD trabaja en la restauración de obras de arte como pinturas, metal, retablos, esculturas y cerámicas, así como muebles, fotografías, libros, documentos, diplomas, certificados y afiches, entre otros.

Además realiza trabajos de digitalización de documentos, desinsectación (fumigación) de espacios expositivos, objetos, documentos y mobiliario, y llevan a cabo programas de conservación y catalogación de colecciones, estudios microbiológicos ambientales, y pruebas de laboratorios de física, química y biología.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.