Habitat|13 feb 2013, 12:39 AM|POR AP

Batumi, en Georgia, una dinámica y pujante metrópoli

BATUMI, Georgia - Batumi, un balneario de Georgia en la costa del Mar Negro, fue alguna vez un lugar sombrío: las calles surcadas de hoyos, los hoteles infestados de ratas y con escasa electricidad y agua. Hoy es una dinámica y pujante metrópoli con comercios, hoteles y restaurantes.

Incluso hay planes de construir una fuente que vertirá vodka.

La transformación de esta ciudad en esta antigua república soviética es un ejemplo claro de sus esfuerzos por desarrollar el turismo como una fuente de ingresos, algo vital para una población de 180.000 habitantes en la que una de cada cinco personas vive en pobreza.

El gobierno ha atraído a grandes inversionistas extranjeros, inclusive al estadounidense Donald Trump, para construir hoteles y desarrollar y renovar sitios turísticos. Y ha lanzado una gran campaña publicitaria para exhibir a Georgia como una meca del turismo.

La campaña no sólo enfatiza las riquezas geográficas de Georgia - el Mar Negro, los Cáucasos, las antiguas ciudades - sino también la esencia de la cultura georgiana: la hospitalidad. Este es un país donde rechazar una invitación a una vivienda para comer es considerado un grave insulto, y negarse a brindar con una copa del vino tradicional puede atraer reproches como "¿Acaso no me respetas?"

"Desafortunadamente Georgia no tiene muchos recursos naturales -no hay petróleo, no hay gas_, así que lo que ayuda al país a crecer económicamente es la inteligencia de la gente y el turismo", declaró el alcalde de Batumi, Robert Chkhaidze, en una entrevista con la AP.

Añadió que "para nosotros es un honor tener a un huésped; todo huésped es Dios".

En el 2003 Mijaíl Saakashvili ascendió al poder en un levantamiento popular y convirtió al sector del turismo en una pieza clave de la economía georgiana, que hoy en día comprende el 7,1% del PIB, comparado con 3,4% en el 2004.

En el 2001, los poblados a lo largo del Mar Negro, los centros de esquí como Gudauri y Bakuriani, la región vinícola de Kakheti y otras atracciones turísticas generaron 2,8 millones de dólares, casi ocho veces más que en el 2004.

Los ingresos por turismo de han disparado de 176 millones de dólares a 938 millones de dólares, según cifras de la industria.

Queda por ver si el actual primer ministro, el billonario Bidzina Ivanishvili, continuará desarrollando el sector del turismo, pero los efectos de la campaña ya se han hecho evidentes, y ejemplo de ello es Batumi.

Hoy en día, el centro de la ciudad se parece mucho al de cualquier poblado costero europeo, con viñedos sobre las calles, vibrantes cafés y estruendosas fuentes de agua. La silueta de la población cuenta con hoteles de renombre internacional como Sheraton y el Hilton, y muchos más se están construyendo, inclusive una Trump Tower de 47 pisos. De noche, Batumi se prende en luces y hasta las palmeras quedan iluminadas.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.