Construcción|18 feb 2013, 12:00 AM|POR Patricia Leonor

El acero gana terreno en la construcción

Es un material resistente, duradero y de fácil mantenimiento.
El mercado dominicano ofrece a los constructores una gran variedad de vigas, columnas y planchas de acero.
Ver Todas las Fotos (2)

El acero utilizado en la construcción es resistente, duradero y de fácil mantenimiento, sobre todo con los nuevos sistemas de protección contra la corrosión, que pueden darle una vida casi ilimitada a este material.

Aunque más costoso que el concreto, el acero se ha convertido en un material de primer orden en la construcción. Sus bondades son muchas, pero destacan su versatilidad en el diseño arquitectónico, la reducción en el tiempo de construcción, su resistencia sísmica y el hecho de ser menos agresivo al medio ambiente.

En el país, este metal comenzó a utilizarse en la construcción en los años 90 y actualmente es profusamente usado como principal material de construcción en grandes y medianos proyectos.

El acero ha sido material de primer orden en la construcción del Metro de Santo Domingo, en el Corredor Duarte, en puentes, túneles y elevados, así como en mega proyectos comerciales, como plazas, supermercados y tiendas por departamentos.


El administrador de la División Acero de Casa Rodríguez, licenciado Félix Ortiz, explicó que una de las razones por las que se está utilizando mucho más el acero es porque el precio del cemento ha ido aumentado con el tiempo, y "aunque este tipo de metal siempre ha sido más caro, el alza en los costos del concreto ha favorecido su uso, porque además ofrece muchas otras ventajas".

Ortiz, quien cuenta con una maestría en ingeniería económica, opinó que también el éxito del acero se debe a la versatilidad en su utilización, ya que se presta para construir desde edificios y puentes hasta sistemas de acueductos, herrajes, naves industriales y furgonetas de patanas, entre muchos otros usos.

Una parte importante del acero producido se dirige a la construcción civil, donde se utiliza fundamentalmente de dos maneras: en hormigón armado y en construcciones de estructuras metálica.

La primera usa varilla como refuerzo del hormigón y trabaja la tracción, y el segundo, la compresión. En el caso de la construcción en acero, se usan elementos unidos mediante conexiones empernadas o soldadas. Cuando se colocan en una misma construcción elementos simples o compuestos de acero con los de hormigón armado, la construcción se denomina mixta.

RÁPIDA CONSTRUCCIÓN Y REUSABLE

Ortiz señala que el uso del acero en la construcción favorece el medio ambiente, ya que es un material completamente reutilizable, porque las estructuras metálicas pueden ser desmontadas, y posteriormente convertida en nuevas piezas, de una forma rápida y limpia, lo que no sucede con el concreto.

"Si se decidiera colocar el Puente Duarte en otra ubicación podría hacerse, porque puede desmontarse y rearmarse en otro lugar, pero eso no se podría hacerse con Puente Juan Bosch, porque es mayormente de concreto", explicó.

"El acero se trabaja igual que en una sastrería", señala el administrador de la División Acero de Casa Rodríguez, "porque el metal-constructor hace las piezas a la medida, y las lleva listas para ensamblar al lugar de la construcción, lo que reduce significativamente el tiempo de edificación".

Puso como ejemplo la Universidad de Limonade, en Cabo Haitiana, donada por la República Dominicana a Haití, la cual se construyó en acero, y pudo levantarse en un tiempo record. "Las obras comenzaron en agosto de 2011 y ya en febrero del 2012 la universidad estaba siendo inaugurada", explicó.

UN MATERIAL DURADERO

Ortiz calificó el acero como un material resistente, duradero y de fácil mantenimiento, sobre todo si se le aplican los nuevos sistemas de protección contra la corrosión, que pueden darle una vida casi ilimitada a este material.

"El medio ambiente oxida el acero, y aunque no esté expuesto directamente a agentes como agua, sol, sereno, calor, humedad y polvo, se le va adhiriendo una costra que puede llegar a un milímetro de espesor. Pero si toma un imán y se pega a esa costra, no lo atrae, porque no es metal, es suciedad, y sólo hay que retirarlo, limpiarlo, darle un tratamiento anticorrosivo y pintarlo. Ahora, si no se le da ese manteamiento puede llegar un momento en que afecte el metal, y se inicie un proceso de corrosión", explicó.

RESISTENCIA SISMÍCA Y LIGERZA

El acero que se utiliza en las construcciones posee una alta resistencia por unidad de peso, lo que permite crear sistemas más ligeros y de gran resistencia sísmica con respecto a otros sistemas convencionales. Es más flexible, resiste el movimiento y no se quiebra con facilidad.

Ortiz habló del terremoto de 1985 en la ciudad de México a modo de ejemplo, y señaló que el 95 por ciento de los edificios que sufrieron daños fueron construidos en hormigón, y sólo un 3 por ciento era de acero, y casi todos pudieron ser recuperados.

"Los edificios cuyas estructuras son de acero son mucho más seguros, y si se les agrega eso como un valor, además de que se puede lograr una construcción más limpia y ecológica, y se desperdicia menos material, podemos concluir en que a la larga es más económico que el concreto", refirió.

Dijo también que el acero resulta de mucha utilidad cuando se le va a agregar uno o más pisos a una edificación ya existente, ya que este material supone una carga más ligera para la estructura, además de que se puede hacer de una forma más rápida.

A su juicio, las ventajas en cuanto a seguridad y durabilidad del acero, se comprueban por el hecho de que en los Estados Unidos existe un plan de ir eliminando los puentes de concreto armado, no así los de estructuras de acero.

OTRAS VENTAJAS DEL ACERO

Entre otras de las ventajas del acero en la construcción se puede citar que, debido a su resistencia y ligereza, pueden hacerse columnas más pequeñas, lo que aumenta la utilización efectiva del espacio.

También está su adaptabilidad, lo que suele ser muy importante cuando se trata de remodelar o rehabilitar un espacio, ya sea para reforzar estructuras existentes o para una completa reconstrucción manteniendo la fachada. El acero no necesita ser apuntalado y tampoco sufre retracción o fluencia, por lo que puede asumir carga de inmediato.

Otra de sus ventajas es la amplia gama de piezas y aplicaciones que ofrece, ya que puede laminarse en una gran variedad de formas y tamaños.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.