Arquitectura|25 mar 2013, 12:00 AM|POR Hábitat

Una nueva catedral para Haití

El diseño ganador propone una edificación moderna, pero con huellas del pasado.
El diseño ganador del arquitecto Segundo Cardona proyectado en su entorno.
Ver Todas las Fotos (3)

Arquitectos de casi todo el mundo presentaron proyectos para la reconstrucción de la catedral de Puerto Príncipe devastada por el terremoto de 2010. Resultó ganador el puertorriqueño Segundo Cardona, junto a su equipo.

En el diseño ganador para la reconstrucción de la Catedral de la Asunción de Nôtre Dame de Puerto Príncipe, el simbólico rosetón de la fachada original da la bienvenida a los fieles en un jardín al aire libre. Pero en realidad el proyecto se desvía del anterior al presentar un nuevo edificio circular que rodea un altar central, acentuado por el arte local, con paredes plegables que se abrirían al jardín en ocasiones especiales.

La propuesta hecha por el arquitecto puertorriqueño Segundo Cardona y su equipo fue elegida por un jurado compuesto por seis profesionales de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Miami el mes pasado. Arquitectos de todo el mundo participaron en el concurso y en total fueron enviadas 134 propuestas, que se redujeron a cinco finalistas.

La catedral colapsó debido al terremoto del 12 de enero de 2010 que destruyó gran parte de la capital de Haití; ahora será reconstruida con un diseño que es una interpretación moderna de su arquitectura tradicional. Patrick Delatour, miembro del jurado, arquitecto y ex ministro del gobierno haitiano, opinó al respecto que el diseño de Cardona incorpora respetuosamente el pasado de la catedral y la actual recuperación de la ciudad.

"El jurado acordó a unanimidad que la elección final es memorable, elegante y digna, y que dará la bienvenida a la gran comunidad de Puerto Príncipe y a los que la visitan", dijo por su parte Elizabeth Plater-Zyberk, decana de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Miami (UM), quien también señaló que el diseño tiene elementos que "miran al pasado, pero también esperan con interés el futuro".

Plater-Zyberk apuntó que el proyecto ganador del primer lugar posee elementos de "restauración y conservación", por lo que mantuvo la fachada principal de la catedral original que no fue destruida en el terremoto. Describió la nueva estructura como una muy buena representación de nuestro tiempo, que también posee un sentido atemporal.

Cardona y su equipo recibieron un premio en efectivo de US$12.000, y un grupo de arquitectos mexicanos dirigidos por Diego Ramos ganó el premio del segundo lugar de US$8.000. Siete arquitectos con sede en Miami, bajo la dirección de Steven Fett, un profesor adjunto en la Escuela de Arquitectura de la UM, ganaron el tercer lugar y US$5.000.

LA VISIÓN DEL ARQUITECTO GANADOR

Segundo Cardona, quién nació en el distrito de Santurce de San Juan y se formó en la Universidad de Puerto Rico, es la cabeza visible de un equipo de profesionales que con el proyecto de la catedral de Puerto Príncipe sale a la escena internacional después de décadas de proyectos en la isla caribeña.

"Volvemos así a la escena internacional después del diseño del Pabellón de Puerto Rico en la Exposición Universal de Sevilla (sur de España)", señala el arquitecto sobre un diseño que presentó hace ya veinte años.

Sobre su diseño de reconstrucción de la que será la nueva Catedral de la Asunción de Nôtre Dame de Puerto Príncipe, señala que se trata de un proyecto que estudió con sumo detalle a través de fotografías aéreas y planos históricos de una construcción finalizada en 1928 después de décadas de trabajo.

"Llevamos a cabo una interpretación moderna", indica, "sobre un templo que, tras el terremoto de enero de 2010, quedó prácticamente destruido a excepción de la fachada".

"El proyecto prevé estabilizar la fachada con una estructura aneja", puntualiza el arquitecto puertorriqueño, que calcula que completar la reconstrucción requerirá de una inversión de entre 30 y 40 millones de dólares.

Cardona subraya que el diseño estuvo condicionado por cómo quedó el templo tras el terremoto, con apenas la fachada principal y algunas columnas de la estructura en pie. "Quisimos mantener la huella original", para lo que vinculó las ruinas de la fachada principal y un rosetón con la nueva rotonda que se construirá alrededor del altar central.

"En el diseño he seguido mi filosofía de responder al problema de una forma natural, respetando las circunstancias del lugar", asegura arquitecto, amante de la arquitectura española y con casa en Barcelona (noreste de España), y quien no oculta su sorpresa por ser el ganador de un concurso al que se presentaron proyectos de todo el mundo.

Cardona y su equipo son responsables de recientes diseños tan emblemáticos como la Biblioteca de la Corte Suprema de Puerto Rico (2011) en San Juan, el Nuevo Centro de Investigación de la Universidad Central del Caribe (2010) de Bayamón y la Iglesia Discípulos de Cristo (2009) en Guaynabo.

Otra de las obras más destacadas de Cardona es el Coliseo de Puerto Rico (2004) en San Juan, el centro donde se desarrollan los actos multitudinarios más importantes de la isla caribeña.

La gran mayoría de las estaciones del tren urbano del área metropolitana de San Juan, del 2004, son también obra de Cardona, cuyo primer trabajo se remonta a 1975, cuando diseñó la piscina municipal de la localidad puertorriqueña de Adjuntas.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Programa: Traer de vuelta a la vida un edificio que ha sido una fuente de orgullo nacional y la inspiración para Haití. Dejar espacio para 1,200 personas (con sala de escucha para 600 personas). Crear una capilla funcionalmente independiente, pero visualmente conectada con el espacio de culto principal.

Desafíos de diseño: Desarrollar en un plano de planta cruciforme, un espacio de culto consistente con la nueva liturgia: capaz de acercar a la gente, con los demás y el clero. Crear un espacio ampliable, que de cabida a grandes multitudes. Dirigir la ventilación natural. Preservar la memoria histórica del edificio original y crear un espacio en memoria de las víctimas del terremoto de 2010. Mantener la misma masa de la iglesia original, reinterpretando los principales elementos que definen la forma básica anterior.

Estrategia de diseño: Crear un espacio concéntrico para el culto en la intersección de la planta cruciforme. Estructuralmente estabilizar la fachada de la iglesia original acompañándola con dos nuevas torres de campana como contrafuertes. Un techo de acero unirá la antigua fachada de la iglesia a la nueva, con lo que se creará un espacio abierto. Este espacio será cubierto por un techo de fibra de vidrio reforzado con hormigón en forma de cruz, con perforaciones que crearán cruces de luz en la sombra. Se trata de un espacio cívico, un homenaje a las víctimas del terremoto y un área de desbordamiento cuando sea necesario para dar cabida a un mayor número de personas más allá del principal espacio concéntrico.

(Más información: http://competition.ndapap.org).

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.