Habitat|24 may 2013, 12:52 AM|POR Patricia Leonor

Desarrollo, ordenamiento territorial y cambio climático

El Seminario Internacional buscó proporcionar un espacio de discusión y reflexión sobre los retos y oportunidades que existen para abordar la planificación del desarrollo y el ordenamiento territorial tomando en cuenta los efectos del cambio climático.

Debido a la vulnerabilidad climática que sufre la República Dominicana, las discusiones acerca del ordenamiento territorial y la planificación local con enfoque de adaptación al cambio climático son siempre oportunas, como lo fue el seminario internacional que con este tema celebró recientemente en el país el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El PNUD, que contó con el apoyo de la Dirección General de Ordenamiento Territorial, adscrita al Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, entiende que los procesos de desarrollo que no se adecúan a las condiciones ambientales, exacerban los impactos negativos de los fenómenos climáticos sobre las poblaciones.

En el seminario internacional "La adaptación al cambio climático de los asentamientos humanos: hacia el desarrollo de los asentamientos humanos ante el cambio climático" se presentó y discutió la situación en la que se encuentran los asentamientos humanos en la Republica Dominicana, los procesos de planificación, las amenazas ambientales y los espacios para una mejor coordinación entre las políticas nacionales sobre estos temas. Igualmente se abordaron casos de estudio de otros países de la región con el fin de compartir experiencias.

En la presentación y justificación del seminario se destaca que los cambios climáticos son el resultado de los efectos de la acción humana sobre el medio ambiente, los cuales repercuten en el desarrollo y el bienestar de los seres vivos y los ecosistemas naturales, tal y como señala el cuarto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado en 2007.

El documento señala que la adaptación, definida por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), no es más que "Ajuste[s] en los sistemas naturales o humanos como respuesta a estímulos climáticos actuales o esperados, o sus impactos, que reduce el daño causado y que potencia las oportunidades benéficas."

Asimismo, precisa que la adaptación de los sistemas humanos es un proceso que requiere del compromiso de una amplia gama de participantes que actúen a múltiples niveles, en casi todos los sectores e implica, entre otras cosas, sacar ventaja a las nuevas condiciones dadas por un escenario distinto.

EL CONTEXTO NACIONAL


La República Dominicana ha sido impactada en los últimos años de manera cada vez más frecuente e intensa por eventos climáticos, fundamentalmente tormentas y huracanes, seguidos por períodos de sequía. Durante el seminario se puso de manifiesto que los nexos entre pobreza, degradación ambiental y vulnerabilidad se retroalimentan entre sí, y agravan la situación de sastre.

Se pusieron como ejemplo las tormentas Olga y Noel, que azotaron el país en el año 2007 y afectaron a más del 70 por ciento de la población del país de manera directa o indirecta; el 90 por ciento de los 75 mil damnificados directos (pérdida de vivienda, medios de vida, entre otros) se encontraban bajo la línea de pobreza en las provincias con más bajo Índice de Desarrollo Humano (IDH).

Durante la actividad se señaló que entre los factores que aumentan la vulnerabilidad tanto a la variabilidad como al cambio climático en el país están la pobreza y la marginalidad. Por lo tanto, una gestión sostenible del medio ambiente - que vincule pobreza y medio ambiente - es clave para un ambiente sano y productivo, el cual, a su vez, contribuye de manera significativa al bienestar del ser humano, al desarrollo económico en beneficio de los pobres y al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Los expertos en el tema expusieron que "los modelos inadecuados de desarrollo se expresan en forma nociva" en el manejo de los recursos naturales como deforestación, degradación de los suelos, ubicación de poblaciones y cultivos en zonas inadecuadas, así como sistemas de drenaje, construcciones y obras civiles inadecuados que acentúan la pobreza de la población.

El ordenamiento territorial en República Dominicana ha sido identificado como un elemento clave para la planificación del territorio tanto en el marco de la Estrategia Nacional de Desarrollo como en diversos estudios realizados por la cooperación internacional.

La gestión de riesgos relacionada con la pobreza en un clima cambiante, según el PNUD, requiere de manera urgente de un cambio en las prácticas aplicadas al desarrollo, con un nuevo e importante enfoque hacia la resiliencia y la planificación para casos de desastres naturales.

De acuerdo a la Evaluación Global sobre la Reducción de Riesgos de Desastres del 2009, fenómenos como inundaciones, sequías y tormentas coinciden con los "motores de riesgo" como la urbanización excesiva, gobernanza urbana deficiente, medios de vida rurales vulnerables y la degradación de los ecosistemas, los cuales pueden provocar sufrimiento humano a escala masiva y pérdidas económicas incalculables. 

 

De acuerdo a la Evaluación Global sobre la Reducción de Riesgos de Desastres del 2009, fenómenos como inundaciones, sequías y tormentas coinciden con los "motores de riesgo" como la urbanización excesiva, gobernanza urbana deficiente, medios de vida rurales vulnerables y la degradación de los ecosistemas, los cuales pueden provocar sufrimiento humano a escala masiva y pérdidas económicas incalculables.

 

Planificar el territorio
Según el PNUD, el conocimiento de las limitaciones y posibilidades que ofrece el ambiente es fundamental para el proceso de guiar la ocupación del territorio y su ordenamiento. "El conocimiento de las amenazas y las vulnerabilidades es básico para planificar el territorio, tarea que se hace más compleja, si se quiere conocer cómo el cambio climático está afectando y afectará cada municipio".

Precisa que la República Dominicana cuenta con algunas instituciones para la producción de información base para los procesos de ordenamiento territorial. Dispone del Servicio Geológico Nacional, Oficina Nacional de Meteorología, Instituto Nacional de Sismología, un área de investigaciones en el INDRHI; además de que se encuentra en tránsito un proyecto de ley para la creación de un Servicio Cartográfico Nacional.

En forma adicional, asegura, se hace necesario definir el papel del Sistema de Ciencia y Tecnología, tal como el rol de las universidades en el desarrollo real de capacidades para el conocimiento y solución de un real ordenamiento de los territorios y la adaptación climática.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.