Internacionales|29 nov 2012, 12:00 AM|POR Diario Libre

Juzgan a chilenos por la muerte de dominicano

El caso del joven Juan Andrés Blanco Castillo ocurrió hace 39 años en Chile, durante la dictadura
Fue torturado en un barco.

Santiago de Chile. Cinco antiguos miembros de la Armada de Chile fueron procesados como autores del "delito de secuestro con grave daño" de un joven dominicano, ocurrido el 14 de octubre de 1973, un mes después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, según confirmaron ayer a Efe fuentes judiciales.

La víctima, Juan Andrés Blanco Castillo, de 25 años, era hijo del político y académico dominicano Ramón Blanco Fernández, y fue detenido y trasladado a la base aeronaval "El Belloto" en Quilpué, una localidad situada a unos 130 kilómetros al noroeste de Santiago. Posteriormente fue llevado a un cuartel policial y, finalmente, al barco de la Armada de Chile "Lebu", donde fue torturado.

Pasado un tiempo, la víctima fue sacada del recinto en dirección desconocida. Seis meses después, la policía halló su cuerpo en las cercanías de la localidad de Colliguay y sus restos fueron enterrados en una fosa común del cementerio de Quilpué.

Fue el abogado Nelson Morales Chávez quien presentó en julio pasado ante el Juzgado de Letras de la localidad de Limache dos querellas por estos hechos, una en representación de la familia Blanco Castillo y otra por parte del Gobierno de República Dominicana.

Los procesamientos fueron dictados ayer por el juez de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Julio Miranda Lillo.

Los implicados son el capitán de navío Patricio Villalobos Lobos, el suboficial mayor Osvaldo Rey Vergara, el sargento primero Víctor Rey Ringele, el cabo primero Manuel Busch López y Wilfredo Zepeda Iturriaga, que prestaba labores como empleado civil de la institución.

El padre del joven fue fundador del movimiento clandestino 14 de junio. EFE

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.