Juan Lladó|14 ene 2013, 08:28 AM|POR Juan Lladó

Casinos y turismo

Se analiza el papel de los casinos de juego en el logro de los 10 millones de turistas ambicionado por el presidente Medina y la posibilidad de que puedan instalarse nuevos casinos y mega casinos en el país.

El país ha asimilado con beneplácito la meta de los 10 millones de turistas. Esta, sin embargo, continuará siendo etérea mientras no exista un plan formal para lograrla. Por eso se justifica especular sobre los potenciales nichos de mercado que podrían, de ser perseguidos adecuadamente, ayudar en el empeño. Y una opción poco mencionada es la de los casinos, un tentador atractivo para almas inquietas que también busquen vacacionar.

"Casino" es una palabra de origen italiano que significa casa o villa. Los chinos han documentado la existencia de este tipo de sitio de juego a partir del 2,500 AC. El primer casino europeo se estableció en Venecia en el 1638 ("Ridotto"), mientras los predecesores en EE.UU. fueron los "saloons" del Medio Oeste. Hoy día se trata de una sala de juegos de azar con apuestas, entre los cuales se destacan la ruleta, el baccarat, el poker, el black jack, craps, vídeo poker y los tragamonedas. El casino moderno está casi siempre asociado con un hotel, restaurante, centro de compras o con buques de cruceros y tiende a ofrecer también entretenimiento artístico.

Algunos países han aplicado criterios morales para no permitir los casinos por considerarlos "antros de perdición" o por temor a que su presencia traiga aparejada a las mafias internacionales. (En el 2009 Rusia cerró todos los casinos y confino los nuevos a regiones remotas). Pero ahora otros países están viendo a los casinos como medios idóneos para aumentar sus ingresos fiscales y sus flujos turísticos. El caso de éxito más dramático ha sido el de Singapur, el cual pasó de tener cero ingresos por casinos en el 2009 a US$4 billones en el 2011 y se proyectan US$7 billones para el 2015. Japón, Corea del Sur, Vietnam y Tailandia son de los países de Asia que están actualmente persiguiendo el desarrollo de casinos.

El crecimiento mundial de la industria de casinos es asombroso. En el 2011 se estimó que el tamaño del mercado fue de US$120 billones, mientras que los pronósticos dicen que este volumen llegará a US$182 billones para el 2015. Actualmente el mercado más grande es EE.UU. con casi US$60 billones, seguido de la región de Asia/Pacífico y de Europa, el Medio Oriente y África. Pero las cambiantes condiciones del mercado desplazarán a los EE.UU. como el principal mercado en favor de Asia/Pacífico, donde se escenificó un aumento en el volumen de ingresos de casi un 50% en el 2010. Para el 2015 la región de Asia/Pacífico concentrará el 43% del mercado versus el 40% en los EE.UU. (www.pwc.com/gx/en/entertainment-media/publications/global-gaming-outlook.jhtml).

El principal mercado individual actualmente no es Las Vegas, como puede haberse conjeturado. Es la península de Macao (www.youtube.com/watch? v=KlRcxkj-P1c), una de dos regiones administrativas especiales de la China continental (Hong Kong es la otra). Las Vegas, aunque con 133,000 habitaciones hoteleras es el segundo en importancia, apenas capta una tercera parte de lo captado por Macao. Le siguen Singapur, Francia y Atlantic City, pero con ingresos considerablemente menores. Los tres más grandes operadores de casino del mundo -que incursionan también en Macao-- son las empresas SJM Holdings Ltd., Las Vegas Sands Corp. y Caesar's Entertainment Group, en ese orden.

En la RD se comenzaron a evaluar los pro y los con de perseguir los casinos para incrementar el flujo de turistas a principios de los ochenta. A medida que fue creciendo el flujo turístico y se multiplicaron los resorts de playa, la reticencia se fue perdiendo y se han concedido decenas de licencias de operación. Según el sitio web del Ministerio de Hacienda, hoy día existen 63 casinos y 8 salas de juego (tragamonedas solamente), convirtiéndonos en la Meca de los juegos de casino en toda la región del Caribe. Curazao y Aruba se colocan en un distante segundo lugar en términos del número de establecimientos y el Casino Atlantis en Bahamas, aunque el mayor de la región, no es una apta comparación.

Aquí los casinos y salas de juego compiten con un sinnúmero de juegos de azar entre los cuales sobresalen el bingo, las loterías, las carreras de caballo y las bancas de apuestas (mayormente para juegos de béisbol y basquet). Pero la distribución actual de los casinos sugiere que están asociados al turismo. Hay 25 en la provincia La Altagracia, 11 en Puerto Plata, otros 11 en la capital, 4 en Santiago y dos cada uno en Samaná, Juan Dolio y Bayahibe. Solamente hay uno en San Francisco de Macorís y en Barahona. En estos últimos lugares y en la capital la clientela es predominantemente local.

¿Qué rol juegan nuestros 63 casinos en la atracción del flujo turístico? No se conocen estudios locales de motivación que puedan arrojar luz sobre este asunto con excepción de las encuestas del Banco Central. Sus resultados incluyen a los casinos entre los imanes de atracción, siendo los principales el clima, las playas y la gente. El hecho de que el grueso de los visitantes viene en baratos paquetes "todo incluido" sugiere también que no disponen de los niveles de ingreso como para ser los mejores clientes de casinos. De ahí que habría que concluir que los casinos son amenidades complementarias que incorporan los hoteles para aumentar sus beneficios y hacer su producto más diverso. Se justifica entonces dudar que más casinos podrían ayudar a incrementar el flujo de visitantes y la evidencia internacional así lo sugiere (http://thetourismcompany.com/topic.asp?topicid=24).

En el mediano plazo, la pausa vigente en la construcción de nuevos hoteles augura un congelamiento temporal del número de casinos. Esto conduce a pensar que la única manera en que los casinos podrían hacer una contribución significativa a la meta de los diez millones de turistas es si algún operador internacional decide desarrollar aquí un gigantesco proyecto que rivalice con los centros mundiales mencionados. El magnate de Las Vegas Sheldon Adelson, por ejemplo, ha acometido el gran proyecto de Eurovegas en Madrid que implicará una inversión total de US$17 billones.

Si bien los analistas internacionales ven a América Latina como un mercado muy prometedor por su actual pujanza económica, las posibilidades de que en la RD se pueda captar un gran proyecto de casinos ("Carivegas") son remotas. Aun cuando venga acompañado de algún gran parque de diversiones que halara visitantes por sí mismo, las condiciones actuales del mercado mundial no hacen del Caribe un sitio ideal. Las expectativas están puestas en la región Asia/Pacífico y hay informes de que se desarrollara un "supercasino" en Irlanda. De manera que, a menos que se produzca un milagro, tendremos que seguir buscando en otros nichos de mercado para llegar a esos 10 millones de turistas.

Un caso de éxito es Singapur, que pasó de tener cero ingresos por casinos en el 2009 a US$4 billones en el 2011.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.