.
SAUDADES|02 feb 2013, 12:00 AM|1|POR Ligia Minaya

Adiós Harold Priego

"Adiós con el corazón, que con el alma no puedo. Al despedirme de ti, de sentimientos me muero. Tú serás el bien de mi vida, tú serás el bien de mi alma, tú serás el pájaro pinto que alegre canta por la mañana". Esta canción que cantamos en los seminarios católicos la reconstruyo para ti, mi querido Harold, porque yo, aún en la distancia, además de decirte adiós con el corazón herido, lo que he sentido por ti, aún antes de conocerte, era toda una alegría. Al recibir DL, lo primero que leía y disfrutaba y me hacía ver cada día más abierto y consentido, eran Boquechivo y Diógenes. Ellos eran, y seguirán siendo para mí, además de darme risa, una manera de tomar el pulso a la situación política y social de nuestro país. ¿Y ahora qué?

Boquechivo, Diógenes, Tulio Turpén, Yuleidy, Doña Mármara y otros tantos han quedado huérfanos e incapacitados. ¿Y a nosotros, los lectores, qué nos queda? Creo que un gran dolor, un inmenso vacío, pero aún con tanta aflicción, reflexiono y pienso que, a pesar de la congoja que nos da tu adiós, algo tan positivo, tan genial, como lo eras tú, así somos los dominicanos, y esas cualidades tuyas, pasado un tiempo, nos hará sonreír al recordarte. Creo en que Dios te mandó a buscar porque dadas las malas condiciones de vida que existen hoy en el mundo entero, Él estaba triste y quería tenerte a su lado. Así sabrá tan bien, con detalles, lo que está pasando en nuestro país pero de una forma animada y entretenida. Lo harás reír. Lo sé, Harold.

Me parece verte a su lado, con todos tus personajes, con tu acento agudo y burlón, con tu jocosidad y ocurrencias, y supongo que Boquechivo y Diógenes le harán reír a carcajada. A Tulio Turpén lo pondrá de castigo. Con Yuleidy, no sé qué hará; Doña Mármara le cocinará un arrocito con habichuelas y carne guisada y lo desayunará con mangú, huevos fritos y aguacate. Y Papá Dios hará preguntas, tendrá reflexiones y estoy segura que con lo que tú le cuentes se apiadará de nuestro país y de ese modo nos dará mejores condiciones de vida.

Y como dice la canción "Tú serás el bien de mi vida…" y lo seguirás siendo, porque contigo aprendí a ver aspectos de la vida dominicana, con gozo. Y serás "… el pájaro pinto que alegre canta por la mañana", con tus camisas de flores. Y te confieso que te continuaré leyendo pues tengo todos tus libros, esos que ha publicado DL. Leeré cada día lo que cuentan, pues aunque parece mentira, tus personajes cuentan y nos hacen pensar por hoy mismo, y quizás peor, lo que pasó hace algunos años. Te digo adiós, pero una parte de mi corazón herido por tu ausencia se va contigo. Se va contigo pero me dejas en el alma el ejemplo a seguir de tu dignidad, honestidad, y también sé que desde el cielo nos hará saber, de una manera alegre, lo que va pasando en el país. ¡Hasta siempre, Harold Priego! Mi más sentido pésame a tu familia que aunque triste, te recordará como todos tus lectores, con mucho amor y alegría. ¡Un abrazote, querido compañero de Diario Libre!

Denver, Colorado

Boquechivo, Diógenes, Tulio Turpén, Yuleidy, Doña Mármara y otros tantos han quedado huérfanos e incapacitados. 

¿Y a nosotros, los lectores, qué nos queda?

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.