Lecturas|14 mar 2013, 12:12 PM|POR Carmen Sigüenza/efe

El premio Loewe celebra 25 años de poesía, "un lujo en tiempos de miseria"

"Festejar esta celebración es un lujo en tiempos de miseria",
Francisco Brine

 MADRID- El Premio Loewe de Poesía ha celebrado sus 25 años de existencia en el Instituto Cervantes, en un acto con un cartel exquisito, 24 de los premiados, y la mayoría del jurado, entre ellos, el poeta Francisco Brines y Víctor García de la Concha, quien ha señalado que este galardón era un lujo el día de hoy.

"Festejar esta celebración es un lujo en tiempos de miseria", ha señalado esta noche Víctor García de la Concha, presidente del jurado del premio y hoy director del Instituto Cervantes, quien ha hecho de anfitrión en un acto además de homenaje a Enrique Loewe, presidente de la Fundación que lleva el nombre de la firma de
objetos artesanales y de lujo, y creador del premio en 1988.

A Enrique Loewe, que se jubila este año y deja también la Fundación, García de la Concha le ha tildado de "patrocinador del arte en general, no solo de la poesía". "Has honrado a la poesía con un mecenazgo muy particular", le ha dicho.

 Y "¿para qué sirve la poesía en tiempos de miseria?", se ha preguntado De la Concha y se ha respondido aduciendo "que nos da equilibro, libertad, emoción; en definitiva, nos hace seres humanos,
hombres".

El director del Cervantes también ha tenido palabras para uno de los miembros del jurado, para un "patricio", el poeta Luis Antonio de Villena, quien ayudó a crear este premio por petición de Enrique Loewe.

El poeta leonés Antonio Colinas y Jaime Siles, otros de los miembros del jurado actual, también han asistido a este acto, cuyo eje central ha sido la lecturas de poemas por parte de lo ganadores que lograron este premio a lo largo de su historia.

Así, las paredes del Cervantes han contenido hoy el eco de poetas que un día fueron jóvenes y ya peinan canas. Poesía de todos lo géneros, poesía para todos los gustos; pero, eso sí, con muy pocas
mujeres entre las galardonadas. Tan solo Cristina Peri Rossi, que ganó en 2008 con su poemario "Play Statión", y un premio de creación joven, en 1995, para Josefa Parra por "Elogio a la mala yerba".

Y es que el Premio Loewe, cuyo primer presidente del jurado fue el mexicano Octavio Paz, quien estuvo en el cargo hasta su muerte, en 1988, se ha convertido en uno de los más prestigiosos de este género en lengua española.

El Premio Internacional Loewe está dotado con 20.000 euros (26.000 dólares) a una obra inédita de al menos 300 versos y con la edición del libro en la colección de poesía Visor.

 Además, tiene contemplado, a través de su fundación, otorgar ocasionalmente un premio a la Creación Joven, dotado con 7.000 euros (9.100 dólares), para autores menores de 30 años, y la publicación
del libro también en Visor, cuyo director Jesús Visor también ha estado hoy en el acto.

Jaimes Siles, Juan Pablo Zapater, Bernardo Sciavetta, Álvaro Valverde, Felipe Benítez Reyes, Luis García Montero, Alejandro Duque, Jenaro Talens, José María Alvarez, Vicente Gallego, Carlos
Marzal, José Antonio González, Vicente Valero, Javier Vela, José Luis Rey, Joaquín Pérez Azaustre, Alvaro García y el último premiado  en 2012, Juan Vicente Piqueras, han leído sus poemas en este acto.

Una celebración muy emotiva que ha cerrado el poeta valenciano Francisco Brines, único superviviente de la llamada generación de los 50 o de posguerra, junto a José Manuel Caballero Bonald.

Brines ha hecho una encendida defensa del lector de poesía, porque lector es quien hace su propio poema, dependiendo de su experiencia y de su vida, ha argumentado. "De ahí, la variedad de
poemas que ustedes han oído esta noche", ha dicho. "Lope de Vega, Góngora, Quevedo, ¿quién es mejor? Ninguno, cada uno es diferente.

Eso sí, el poeta tiene que buscar ser hondo, muy hondo", ha recordado.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.