Lecturas|22 abr 2013, 11:19 AM|POR EFE

"La familia hace sufrir mucho al ser humano", según escritor irlandés

La última entrega de Benjamin Black se ha convertido en un icono de la novela negra

MADRID.- Benjamin Black, el seudónimo que utiliza el escritor irlandés John Banville cuando escribe novela negra, asegura que la familia "es una de las organizaciones más extrañas y que más daño hacen a algunos seres humanos", una idea que atraviesa "Venganza", su último thriller.

Y es que "Venganza", publicada ahora en español, es una historia de muertes, celos, rencillas familiares, sexo, dinero y poder en la Irlanda de 1950. La última entrega de Benjamin Black, que se ha convertido en un icono de la novela negra, protagonizada por el inspector Hackkett y el doctor Quirke.

"Dinero, poder y sexo juntos sacan lo peor de todos nosotros, afirmó hoy a Efe John Banville (Wexford, Irlanda, 1945) uno de los autores más prestigiosos y premiados, que mañana participará en la Noche de los Libros en Madrid, con motivo del Día Internacional del Libro.

"Venganza se inicia con la muerte de Víctor Delahaye, uno de los ejecutivos de más éxito en Irlanda y dueño del barco en el que navega sin más compañía que el hijo de su socio que se convierte en el único testigo cuando éste saca una pistola, la apunta hacia su propio pecho y aprieta el gatillo.

A partir de ahí, se desarrollarán una cadena de hechos, protagonizados por personajes fascinantes creados por la pluma de Banville, que no solo construye un puzzle inquietante alrededor de uno o varios asesinatos, sino que plantea todo un tratado sobre la condición humana.

"No me parecen seres tan excepcionalmente malos o perversos. Creo que se trata de gente normal, gente maliciosa perteneciente a dos familias, con cosas dentro y, sobre todo, con mucha envidia, argumenta el autor, para quien la familia es "algo complejo".

"Es extraordinario que tengamos que pasar nuestra vida viviendo con personas que probablemente no nos gusten, pero que como hemos nacido ahí, de los mismos padres y madres, pues no queda más remedio. Pero me gusta imaginar una sociedad organizada de otra manera; no sé -dijo con humor-, a lo mejor a los niños al nacer tendrían que dárselo a otros padres...".

"Sinceramente hay gente que vive atrapada por su familia toda la vida y no les dejan ser, ni crecer, sobre todo en los países católicos, como Irlanda. Pero bueno, que conste, yo amo a mi familia, a mis padres, hermanos, a sí es que no se de qué me quejo", bromeó el autor de "El mar", título por el que consiguió el Irish Book Award.

John Banville va a ver en los próximos meses cómo sus novelas negras son llevadas a la pantalla de televisión por la BBC, que estrenará sus tres primeros títulos. Además, acaba de terminar el encargo que recibió de la familia de Raimon Chadler para que resucitara al mítico detective Philip Marlowe.

"Me ha parecido un proyecto maravilloso y muy divertido. Creo que saldrá en la próxima primavera", avanzó el que esta considerado como el mejor escritor vivo en lengua inglesa. Y de vuelta a "Venganza", Banville da protagonismo a dos gemelos, los hijos del fallecido que le sirven también al autor para hablar de la identidad, la individuación y lo complejo que es tener a una persona idéntica toda la vida pegado a ti. "Siempre me han fascinado los gemelos y los mellizos -recalcó-.

Las personas que son idénticas me dejan absorto. El otro día estuve en París, en el café de Fleur, y había dos mujeres de unos 50 años que iban iguales vestidas y eran idénticas hasta en el detalle más mínimo.

Era como mirarse en un espejo, y yo me preguntaba lo raro y extraño que debía ser tener esa sensación, me parece muy complejo. "Yo siempre he sospechado que he tenido un gemelo, solo que murió y mi madre nunca me lo dijo; por eso creo que he inventado a un hermano", subrayó con ironía, en referencia a ese desdoblamiento que hace el escritor entre Banville y Blake.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.