Lecturas|26 abr 2013, 10:18 AM|POR EFE

Reúnen en un volumen único todos los cuentos del mexicano Carlos Fuentes

MÉXICO .- La editorial mexicana Fondo de Cultura Económica (FCE) ha reunido todos los cuentos del escritor Carlos Fuentes (1928-2012) en un único volumen, una obra que pretende alentar a la lectura de unos textos magistrales "que no se conseguían fácilmente".

"Para muchos lectores ahí está el mejor Fuentes, el que más se acerca a hablar de tú a tú desde la voz del personaje al lector y en el lector", dijo a Efe en una entrevista el editor de literatura del FCE, Omegar Martínez.

El también compilador y autor del prólogo de "Cuentos completos" (FCE, 2013) explicó que los cuentos reunidos fueron "publicados en colecciones, antologías o por sí solos".

Escritos entre 1949 y 2010, los textos están ordenados de manera cronológica a lo largo de las 944 páginas de la recopilación y debidamente documentados, señaló Martínez.

"El cuerpo de la obra novelística de Fuentes es mucho más amplio de lo que cabe en un volumen pero los cuentos, siendo lo más destacado y alguna de sus muestras narrativas más interesantes, es fácil compilarlos y mostrar toda una faceta de Fuentes desde que empezó a escribir hasta casi el último libro que publicó", indicó.

Desde el primero, "Pastel rancio", publicado en el semanario Mañana cuando Fuentes tenía 21 años, hasta "Salamandra", "El arquitecto del castillo de If", y "El dueño de la casa", publicados en el libro "Carolina Grau" (2010), todos son considerados cuentos ya sea por su extensión o porque así los distinguió el propio autor.

Los temas, explicó el editor, se repiten con frecuencia: "la preocupación por el origen de lo mexicano; la relación entre América y Europa; el problema de las distinciones de clase, que le preocupaba mucho; el problema de la ciudad; y sobre todo lo gótico, lo extraño que está siempre detrás de todos los personajes".

Hay algunos poco conocidos como "Pantera en jazz" (1954) y otros que vieron la luz reunidos en volúmenes como "Los días enmascarados" (1954), "Cantar de ciegos" (1964) y "Agua quemada" (1981).

Martínez explica en el prólogo que novelas como "La región más transparente", "Gringo viejo", "Cristóbal Nonato", "Terra Nostra" o "La muerte de Artemio Cruz" son ya "clásicos y referencias obligadas en el disfrute y conocimiento de la literatura mexicana, latinoamericana y universal", pero que los cuentos aportan elementos nuevos.

En ellos se revela el autor "en su fase más experimental, sin miedo a los géneros y subgéneros, como al más clásico, abordando y deconstruyendo temas y tópicos literarios con soltura y desde su inconfundible y dadivoso estilo", apuntó.

Detalló que es ahí donde Fuentes "presenta y se auxilia de los más inusitados puntos de vista, juegos temporales y vueltas laberínticas, donde las historias son simultáneamente de instantes y de eternidades", y en ellos coexisten "personajes sencillos en situaciones profundas" y "grandes actores en situaciones modestas".

Por todo ello, dijo, la esencia literaria de Carlos Fuentes habita precisamente en sus cuentos, que son además un género literario de los más sobresalientes de los grandes autores del "boom latinoamericano", al que perteneció el autor mexicano fallecido en 2012.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.