Lecturas|20 may 2013, 12:02 AM|POR Por BERENICE BAUTISTA,AP

La "crueldad absurda" contra los migrantes, en una novela

Alejandro Hernández
MEXICO (AP) - El drama humano del migrante centroamericano que se expone a todo tipo de peligros en México para tratar de llegar a Estados Unidos en busca de una vida mejor marcó para siempre a Alejandro Hernández.

"La experiencia del migrante la llevo profundamente adentro", comentó el autor de "Amarás a Dios sobre todas las cosas", una novela enfocada en esos migrantes.

Hernández sabía de las penurias que pasaban los migrantes, pero no estaba preparado para lo que encontró cuando decidió investigar de cerca el tema. Los migrantes, dijo, "sufren una crueldad absurda, inútil, estéril, infinita, que uno no se explica".

El escritor estudió el tema muchos años e incluso acompañó varias veces a grupos de migrantes en sus recorridos por México. Lo que más le llamó la atención fueron las contradicciones asociadas con la experiencia del migrante.

"Encontré muchas paradojas. Una es que por amor se abandona a los hijos", declaró Hernández a la Associated Press. "La lógica dice que por amor nadie abandona a sus hijos, pero la necesidad es tan extrema que se invierte esa lógica y por amor hay que abandonarlos".

"Otras es que por no tener nada, tienen que abandonarlo todo. Para no morir, van a morir a otra parte", acotó. "Lo que a mí más me impresionó, más me conmocionó, fue encontrar estas paradojas de la vida que uno supone que no pueden existir".

Hernández se adentró en la ruta mortal, plagada de asaltantes, autoridades abusivas y condiciones climáticas extremas, que emprenden salvadoreños, guatemaltecos y hondureños rumbo a la frontera de Estados Unidos, un recorrido al que muchos no sobreviven.

"Yo viajé por supuesto en el tren más de una vez, caminé a media noche los caminos de extravío junto a los migrantes", dijo Hernández. "Cuando me acerqué a los migrantes y a sus testimonios, a la forma en la que recorrían su trayectoria, no salí ileso, salí herido, tan herido que no me pude mover de ahí (el dolor) durante mucho tiempo y después tuve la necesidad de escribirlo".

El autor se acercó por primera vez a los migrantes centroamericanos cuando decidió colaborar con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para redactar el primer informe sobre secuestros de migrantes en territorio mexicano. Su propósito, dice, no era escribir una novela sino trabajar con ellos en Chiapas, en el sureste del país.

Reveló que intentó escribir algo al año de tener esta experiencia, "pero la literatura me bateó, me dijo: 'todavía no, regresa al campo y luego platicamos'. De manera que sólo después de cinco años me pude sentar a escribir esta novela", expresó.

En su viaje por México los migrantes son asechados por "polleros" que buscan sacar provecho transportándolos como si fueran mercancía, ladrones y más recientemente por secuestradores, que buscan lucrar con su tránsito apelando a secuestros extorsivos. A eso se suman las violaciones que sufren muchas mujeres, la discriminación, los abusos al ser detenidos y las condiciones deplorables en las que suelen viajar por días, sin cobijo, alimentos o acceso a instalaciones higiénicas, sobre trenes y camiones de carga, donde corren el riesgo de morir asfixiados.

En su estudio del 2010 "Víctimas invisibles, migrantes en movimiento en México", Amnistía Internacional dijo que la ruta de los migrantes centroamericanos por el país era uno de los viajes más peligrosos del mundo, que se cobra muchas víctimas.

"Es una cuota muy alta. Muchos, muchos se van quedando" en el camino, dijo Hernández, nacido en Saltillo, México. "No hay una estadística al respecto. En la franja fronteriza de México con Estados Unidos sí se cuenta el número de muertos. Pero en México es mucho más incierto, no hay datos".

En 2012 el Colegio de la Frontera del Norte, en Tijuana, y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés) publicaron un reporte en el cual señalaban que aproximadamente 20.000 inmigrantes, mayoritariamente centroamericanos, son secuestrados anualmente en su recorrido por México.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por su parte, afirma que cada año alrededor de 150.000 migrantes cruzan México para llegar a Estados Unidos.

Madres de migrantes desaparecidos que buscan a sus hijos y han realizado una caravana llamada "Liberando la esperanza" calculan que entre 2006 y 2012 unos 70.000 migrantes centroamericanos desaparecieron en México.

Ha habido incluso casos sonados como el de agosto de 2010, en que fueron hallados los cuerpos de 72 migrantes enterrados en fosas clandestinas en San Fernando, Tamaulipas. En abril de 2011, otros 193 cuerpos aparecieron en fosas de la misma población en el norte del país.

En "Amarás a Dios sobre todas las cosas", publicada por Tusquets Editores, Hernández presenta a la familia hondureña Milla Funes. Todos sus miembros trabajan en fábricas, talleres o haciendo cuanto encargo les pidan los vecinos "en horarios que volaban desde el amanecer hasta pasada la media noche", dice la novela, pero sin poder quitarse el hambre y la incertidumbre de encima.

"Es una familia promedio que se convierte en familia de migrantes, que lo hace por necesidad, que sigue sus vidas más allá de la distancia", dijo Hernández. "Hay muchas familias así en Centroamérica. Ya existen tres generaciones de migrantes. La primera es incipiente, la segunda ya es más poblada y la tercera es abundantísima".

Walter, su protagonista, emprende por primera vez el viaje siendo adolescente y en el camino encuentra abusos, hambre y dificultades que nada tienen que ver con la imagen triunfal de bonanza y éxito que proyectan los que lograron cruzar la frontera.

Los pocos momentos de consuelo que encuentran los migrantes del libro llegan en los albergues de religiosos y otras personas de buena voluntad que les abren la puerta sin cuestionarlos convirtiéndose en "oasis", en palabras de Hernández, donde no sólo alimentan el cuerpo.

"Les dan fuerza para mucho más. A mí me decían los migrantes que cuando llegan a esas casas recuperan la sensación de ser personas, lo que se pierde fácilmente porque primero ellos se saben clandestinos, entonces ellos mismos se minimizan, quisieran desparecer, ser nadie, y después sienten que todos aquellos con los que llegan a tener trato los ven desde arriba", dijo el autor.

Hernández, quien afirma no ser religioso, explica que el título "Amarás a Dios sobre todas las cosas" puede prestarse a varias lecturas. "Una primera interpretación es que Dios sostiene al migrante para seguir caminando. Otra es que a pesar de la existencia de Dios alguien puede sufrir tanto", manifestó.

Periodista de profesión, Hernández decidió plasmar su experiencia en una novela porque podía incluir detalles que ni los informes oficiales, ni las notas periodísticas le permitirían.

"En tiempos difíciles como los que estamos viviendo ahora, en los que se impone la violencia y la impunidad, creo que la literatura tiene que adquirir un carácter documental... para dar testimonio hoy, para ver si algo se puede cambiar y, eventualmente, para que en el futuro se sepa con toda claridad que nuestro tiempo sí estuvo manchado de la sangre de mucha gente inocente que sólo quería trabajar y que salió de su casa por amor y que encontró odio irracional e inútil en quien le hizo daño".

La novela se publica en medio del debate migratorio en el Congreso de Estados Unidos, impulsado por el presidente Barack Obama, que por un lado busca regularizar la situación de los cerca de 12 millones de inmigrantes que se encuentran ilegalmente en ese país y por el otro plantea un presupuesto de 3.000 millones de dólares para aumentar la seguridad en la frontera, 1.500 millones para colocar muros y fondos para contratar a miles de agentes fronterizos, lo que aumentaría los riesgos para los migrantes que intentan entrar de forma ilegal a Estados Unidos.

Para Hernández la mejor opción no estaría en la seguridad sino en otorgar permisos de trabajo temporales.

"Bajaría muchísimo el dolor y el sufrimiento migrante", dijo. "El hecho de que esté tan restringido todo hace que los migrantes emprendan estos caminos en las sombras y en las sombras se multiplican los abusos y los delitos en contra de ellos, hay que sacarlos a la luz en lugar de que estén en la agenda de la seguridad nacional mejor que estén en la agenda laboral en la agenda de la productividad, de la economía, ahí es donde debe estar el tema migratorio".
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.