.
SAUDADES|22 dic 2012, 12:00 AM|POR Ligia Minaya

Libros dominicanos para regalar en Navidad

Leer es un privilegio. Quien lee echa a un lado el dolor, la enfermedad se alivia, el desamor encuentra camino, las noches en vela se hacen muy cortas, la ansiedad desaparece, las maldades se desdibujan, la incoherencia se vuelve racionalidad, la rigurosidad se abre hacia la libertad, la congoja se trasforma en sosiego, la marcha de los hijos se hace más liviana, la viudez se convierte en una nueva vida, el divorcio hace florecer otro amor, la angustia se transforma en consuelo y miles de problemas cambian de parecer. Sentarse en una mecedora, a la sombra de un árbol, en un parque, al aliento de un balcón, acostarse en un sofá, en la cama, donde quiera, sabrá lo delicioso que es leer, es un privilegio, algo que nos lleva a otro mundo. Se entra y se comparte con los personajes de novela; con el ritmo candente o tranquilo de un poema; se aprende con un ensayo; la investigación de un historiador nos hace saber la autenticidad de un país.

Si piensa que leer lo cansa, lea en voz alta y verá cómo usted forma parte de ese relato. Vivirá y disfrutará un buen momento. Les recomiendo libros dominicanos porque quiero que sepan cómo son nuestros escritores. Los libros infantiles son excelentes y enseñan a nuestros niños, crónicas, historias y leyendas de lo que hay en su entorno. Los poemas envuelven en alivio. Los cuentos y novelas encaminan por rutas escondidas. Lea y ya verá lo que le digo.

En las librerías, a excepción de La Trinitaria, los que encontrará en primera plana son extranjeros. Pero busque un poco más allá y verá los nuestros, con bellas portadas, más baratos y excelentes. Si quiere historia dominicana vaya a la Academia de Historia, a Efemérides Patrias, al Archivo General de la Nación y allí verá lo que nunca ha visto, lo que pasó en el país en años lejanos, los datos de héroes y personajes que actuaron de tal o cual modo, cartas al tirano y del tirano, hombres funestos y pérfidos, ensayos sobre la guerra restauradora, de la Era de Trujillo, bautismo de esclavos, historias de mujeres dominicanas, y miles de acontecimientos que hacen saber por qué somos lo que hoy somos. Y lo muy importante es que esas instituciones regalan muchos de esos libros. Ya verá cómo leer es una pasión, y si los regala en Navidad, de seguro, a quienes se los obsequie se sentirán agasajados.

Leer, en especial, libros escritos por dominicanos, es una manera muy simple, pero extraordinaria de vivir el día a día. Leer limpia el espíritu, organiza la ingravidez, rescata del olvido, elimina el mal humor, hace paladear los gozos, borra las lágrimas, ayuda a tener una buena imagen de los suyos, a construir un futuro con sueños realizables, activa el cerebro, la memoria no falla, los recuerdos reaparecen, la capacidad adquiere fuerza. Y aunque no lo crea, aleja el Alzheimer.

Con estos libros se dará cuenta de que los escritores dominicanos sabemos leer y escribir de corrido y tenemos zapatos en los dos pies. Y si quiere uno pequeñito, como un adorno de Navidad, le sugiero "137 Refranes y sus significados" de Juan Báez (en La Trinitaria).

Denver, Colorado

 

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.