|Áreas protegidas|
| 17 OCT 2016, 12:00 AM

Familia Guzmán aclara desde 1956 son propietarios de terrenos en Valle Nuevo


El mapa de Valle Nuevo.
El mapa de Valle Nuevo.

SD. José Delio Guzmán, quien saliera encabezando la lista de propietarios de terrenos en Valle Nuevo, Constanza, aclaró que su familia es propietaria de esos terrenos desde 1956, y que su abuelo los cultiva desde 1977.

Guzmán hizo la aclaración, mediante carta enviada al director de este diario, Adriano Miguel Tejada, a propósito del artículo publicado la pasada semana sobre los dueños de Valle Nuevo.

“En el artículo titulado Mapa de los “dueños” de Valle Nuevo, publicado el pasado 10 de octubre aparece nuestro nombre encabezando un listado, y un mapa donde se citan las personas que son propietarios o tienen algún tipo de infraestructura en los terrenos del parque, sin hacer diferencias entre los ocupantes con un derecho amparado por un título de propiedad y aquellos ocupantes en condición de ilegalidad”, dice Guzmán.

Explicó que desde el 1956, la familia Guzmán es propietaria de 130 mil tareas en Valle Nuevo, en el área que fue declarada parque nacional 40 años después. “Desde 1977, nuestro padre cultivó aproximadamente 1,100 tareas de flores y otros productos. Cuando se creó el parque nacional en 1996, redujimos el área cultivada a unas 200 tareas. Para el 2011, en coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente, entregamos 50 tareas para uso de los campesinos, y conservamos en cultivo 150 tareas, que mantenemos en producción hasta la fecha”, dice.

Destacó que en los 60 años que su familia ha sido propietaria de esos terrenos han sido vigilantes y protectores de los bosques de Valle Nuevo.

A continuación el texto integro con la carta aclaratoria enviada por José Delio Guzmán al director de Diario Libre, Adriano Miguel Tejada:

Señor

Adriano Miguel Tejada

Director

Diario Libre

Estimado señor Director:

En el artículo titulado Mapa de los “dueños” de Valle Nuevo publicado el pasado 10 de octubre aparece nuestro nombre encabezando un listado y un mapa donde se citan las personas que son propietarios o tienen algún tipo de infraestructura en los terrenos del parque, sin hacer diferencias entre los ocupantes con un derecho amparado por un título de propiedad y aquellos ocupantes en condición de ilegalidad.

Además, una fuente anónima hace acusaciones graves contra los propietarios legales cuando afirma que “se han vendido o arrendado terrenos para la explotación agrícola ilegal”, que “se ha querido vender la idea de que existen comunidades dentro del parque, las cuales no son más que enclaves agrícolas impulsados por terratenientes para crear un falso conflicto social”, y que “más del 60% de obreros dentro del parque, corresponden a nacionales haitianos en situación migratoria irregular, trabajando en lo que algunos sociólogos catalogan en un sistema esclavista moderno”.

Las afirmaciones que hace el artículo nos obligan a realizar precisiones:

Desde el 1956 la familia Guzmán es propietaria de 130 mil tareas en Valle Nuevo en el área que fue declarada parque nacional 40 años después. Nuestro abuelo, José Delio Guzmán Domínguez, compró las parcelas 1267 y 1269 del Distrito Catastral #2 del municipio de Constanza, y la parcela 1 del Distrito Catastral #3 del municipio de Padre de las Casas, entre otras; propiedades avaladas en sus certificados de títulos.

Desde 1977, nuestro padre cultivó aproximadamente 1,100 tareas de flores y otros productos. Cuando se creó el parque nacional en 1996, redujimos el área cultivada a unas 200 tareas. Para el 2011, en coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente, entregamos 50 tareas para uso de los campesinos y conservamos en cultivo 150 tareas, que mantenemos en producción hasta la fecha.

El párrafo II, artículo 36 de la Ley No. 64-00, sobre Medio Ambiente, dice que cuando se declare área protegida la propiedad de una persona o entidad privada, el Estado debe declararla de utilidad pública y adquirirla a través de compra o permuta, cosa que no han hecho las autoridades en 20 años.

El artículo 7 de la Ley Sectorial de Áreas Protegidas, indica que los objetivos de uso y conservación específicos para cada área protegida serán establecidos en un plan de manejo aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Dicha ley define el plan de manejo como un documento técnico y normativo que contiene el conjunto de decisiones sobre un área protegida, basados en fundamentos científicos y en las experiencias de las aplicaciones técnicas. Además, establece prohibiciones y autorizaciones específicas, y norma las actividades permitidas, indicando la forma y los sitios exactos donde es posible realizar estas actividades.

En el Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo) implementado del 2006 al 2010 y en el Plan Operativo Anual del Parque 2012-2013, se reconoce la actividad agrícola dentro del parque y se tiene como objetivo establecer un marco técnico que permita regularizar las actividades agrícolas comerciales y de subsistencia dentro del área protegida, así como la reducción de la frontera agrícola y la aplicación de técnicas de menor impacto ecológico y más acordes con el objetivo de conservación del área.

Dicho plan, además, establece que existen 33 comunidades, 20 de ellas dentro del parque y 13 en su entorno, pero con vínculos directos e indirectos en la reserva. Estas comunidades son: La Finca, Palmar Cana, Arroyo del Pino, Guayabal, La Siembra, Los Cafeces, Mata Carlito (pertenecientes a Azua); El Pichón, El Mechecito, Candongo, El Botao (de Monseñor Nouel); Rancho Arriba, La Nuez, Las Espinas, Calderón, Quita Pena, Hato Viejo, Monteadito, Los Limoncillos, La Cienaguita (de San José de Ocoa); y La Siberia, El Castillo, El Convento, Pinar Parejo, Río Grande, Las Auyamas, Pinalito, Culo de Maco, Monte Llano, Las Vacas, Palero, Tireo Abajo y La Descubierta (pertenecientes a La Vega). Afirma que en estas comunidades habitan 13,902 personas reunidas en 2,264 familias.

En los 60 años que nuestra familia ha sido propietaria de estos terrenos hemos sido vigilantes y protectores de los bosques de Valle Nuevo. Esto lo demuestra el hecho de que el área de nuestra propiedad es una de las de mayor densidad boscosa en la zona, como se puede apreciar en la imagen satelital anexa, donde se demarcan los límites de nuestra propiedad y se muestra el pequeño predio que cultivamos.

Además, en el año 2010 constituimos la Fundación José Delio Guzmán para formalizar nuestra labor de conservación y contribuir al desarrollo sostenible de las comunidades. Ese mismo año, se formó la Comisión de Seguimiento del Plan de Manejo del Parque Nacional Valle Nuevo, que incluye al administrador del Parque, el director municipal de Medio Ambiente, un representante del viceministerio de Áreas Protegidas, representantes de la comunidades, Clúster Ecoturístico de Constanza, instituciones ambientalistas; PRONATURA, SOH Conservación, etc., entre otras. Nuestra fundación es la coordinadora de esta Comisión en el territorio de Constanza.

Esta Comisión, las instituciones que la forman y nuestra fundación han realizado sistemáticamente programas de restauración ecológica y de capacitación con participación de las comunidades, instituciones y voluntarios. En materia de reforestación, han sido sembrados más de medio millón de árboles a la fecha, con plántulas aportadas por el Ministerio de Medio Ambiente y PRONATURA, bajo el programa de protección ambiental financiado por la USAID.

En materia de capacitación, junto con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente, se formaron más de 100 comunitarios en técnicas básicas de control de incendios forestales, que tuvieron una participación muy destacada en la extinción del incendio forestal de julio de 2014. Actualmente, se planifica la capacitación de 30 de estos voluntarios como bomberos forestales comunitarios.

Además, se han realizado talleres sobre nuevas alternativas de ingresos de menor impacto ecológico, entre los que podemos citar un curso para guías turísticos y de interpretación ambiental, otros de producción de mermelada de frutas silvestre y de producción apícola. Así mismo, se ha capacitado en prácticas agrícolas de menor impacto: manejo integrado de plagas, técnicas de conservación de suelo y producción de compostaje.

Hemos servido como apoyo para investigaciones científicas dentro del Parque, por ejemplo, el proyecto de Conservación de la Golondrina Verde de la Universidad de Cornell, los viajes de reconocimiento a la biodiversidad de Valle Nuevo de la Universidad de Harvard y brindamos soporte para las visitas y trabajos de los estudiantes de ecología de la Universidad ISA.

La familia Guzmán está involucrada desde 1983 en el desarrollo ecoturístico de Valle Nuevo, siendo los propietarios de Villa Pajón Ecolodge, un proyecto con 7 cabañas de alquiler que cumple con todos los estándares de conservación medioambiental y donde promovemos la conservación.

Creemos en el potencial del Parque Nacional Valle Nuevo para convertirse en un área protegida de gestión integral y apoyamos las medidas necesarias para la conservación del parque. Sin embargo, consideramos indispensable que se reconozcan los derechos de los propietarios y se tome en cuenta la participación de todos los actores para un manejo consensuado del área que fortalezca las medidas de conservación, haciéndolas sostenibles en el tiempo.

Por último, nos gustaría extenderle a usted y a este prestigioso medio una invitación para que nos visiten y mostrarles los trabajos realizados con los comunitarios y que puedan constatar los emplazamientos de habitantes que existen en la zona.

Atentamente,

José Delio Guzmán Gustavo Guzmán

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese