|Transición en EE.UU|
| 01 DIC 2016, 12:00 AM
|

El patriotismo económico se hace doctrina del equipo de Donald Trump


WASHINGTON. Generosas reducciones de impuestos, reforma de las reglamentaciones bancarias y promesas de un crecimiento acelerado: el equipo económico de Donald Trump con Steven Mnuchin en el Tesoro y Wilbur Ross en Comercio, adopta un nuevo tono, basado en el patriotismo económico.

“Estados Unidos es el mejor país del mundo para invertir y por eso el dinero llega. Vamos a concentrarnos realmente en el crecimiento económico y en crear empleos. Esa será realmente nuestra prioridad”, resumió el secretario del Tesoro nominado, Steven Mnuchin, exbanquero de Goldman Sachs de 53 años.

Este plan se concretó simbólicamente en la noche del martes con el anuncio por parte del grupo industrial Carrier de que renunciará a relocalizar un millar de puestos a México.

Filial de United Technologies, el grupo afirmó en un tweet que “logró un acuerdo con el presidente electo” para detener la relocalización. “El acuerdo con Carrier, es genial”, anunció Mnuchin el miércoles.

Trump y el vicepresidente electo Mike Pence, exgobernador de Indiana Estado en el que se sitúa la fábrica “llamaron al presidente de United Technologies y le dijeron que querían que los empleos se mantengan aquí”, resumió.

Pero para que esta práctica continúe funcionando, la nueva administración planea torcer el brazo a los acuerdos comerciales multilaterales y reducir impuestos sobre beneficios para que las transnacionales repatríen sus operaciones a territorio nacional.

No se trata de “proteccionismo” asegura Wilbur Ross, el empresario de 79 años designado secretario de Comercio. “Ese es un término peyorativo”.

Según él, se debe distinguir “un comercio sensato de un comercio estúpido”. “Hemos hecho mucho comercio estúpido y vamos a corregir eso”, prometió, en una entrevista con Mnuchin concedida a la cadena CNBC.

Caducó el acuerdo de asociación transpacífica (TPP) firmado en 2015, “un horrible acuerdo”, afirma Ross quien favorece ahora las “negociaciones bilaterales”.

“Repatriar el dinero”

Para alentar a las empresas e incrementar el crecimiento, Mnuchin quiere respetar la promesa de Trump de reducir el impuesto a los beneficios a 15% “y hacer volver mucho efectivo a Estados Unidos”.

La tasa impositiva a las empresas es teóricamente de 35% actualmente pero da lugar a muchas deducciones. En lo que respecta a impuesto sobre los ingresos, la mayor fuente de recursos del presupuesto federal, la clase media también tendrá una mejora.

En cuanto a los más ricos, si bien ellos también podrán pagar menos impuestos, esta reducción estará compensada por la eliminación de ciertas deducciones, dijo Mnuchin.

El próximo secretario del Tesoro admite que para que la fórmula marche sin inflar la deuda y el déficit al punto de afectar a la economía, debe operar lo que llama el “impacto dinámico”; la idea de que al pagar menos impuestos, las familias consuman más.

“¡Eso funciona!”, dijo. “Debe haber un impacto dinámico, de lo contrario eso no tiene sentido”, añadió.

En esa perspectiva, presagia que la economía “crezca de 3% a 4%”, pronóstico algo más moderado que el 4% prometido por Trump. La Fed prevé 1,8% de incremento este año.

Desandar el camino Dodd-Frank

En el frente de la regulación financiera, el exbanquero busca dejar de lado la reforma de Wall Street, Dodd-Frank, que exige a las instituciones bancarias conservar importantes fondos propios, al igual que la futura regla (Paul) Volcker que prohíbe la especulación por parte de los bancos.

Esta reglamentación “es demasiado compleja e impide prestar”, afirma el nuevo tesorero.

Pero Mnuchin evitó toda polémica con la Reserva Federal, objeto de vivas críticas por parte de Trump, declarando que su presidenta, Janet Yellen “ha hecho un buen trabajo”.

La agencia calificadora Fitch señaló que el recorte los impuestos, el aumento los gastos en infraestructura y la flexibilización de las reglamentaciones, favorecerá un crecimiento a corto plazo. Empero advirtió que el incremento de la deuda resultante puede aumentar la presión sobre la solvencia financiera del país a mediano plazo.

por Virginie MONTET

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese