Revista|09 oct 2007, 12:00 AM|POR Alfonso Quiñones
Certamen. "¡Qué viva el merengue!" ha sido seleccionado para escoger el traje oficial dominicano

La historia de la búsqueda del traje oficial dominicano

Una comisión ha elegido cinco diseños finalistas
Santo Domingo. Cada país tiene atributos y símbolos nacionales que forman parte de las señas de la identidad colectiva de sus ciudadanos. Un traje típico no es, de ninguna manera una pieza de uso obligatorio, ni siquiera en los días de fiesta nacional. Pero su existencia habla de un interés cultural oficial o popular.

Para elegir el diseño del traje nacional oficial el Consejo Nacional de Cultura, que integran diferentes personalidades del país y preside el secretario de Estado de Cultura, José Rafael Lantigua, encomendó a personalidades de las Secretarías de Cultura y de Turismo, escoger el que será el traje nacional oficial.

La comisión designada para elegir el mismo está integrada por la directora Nacional de Folklore, Xiomarita Pérez; la directora del Ballet Folclórico Nacional, Josefina Miniño; la directora de Formación y Capacitación de la Secretaría de Cultura e historiadora, Altagracia Fernández, y los diseñadores Merci Jáquez y Luis Rivas. El vehículo encontrado para que se seleccione el traje típico nacional oficial ha sido el certamen "¡Qué viva el merengue!", que produce Jatnna Tavárez.

"A una instancia mía y por mi solicitud, de querer aportar, a través del proyecto y sin desconocer nada de lo que se ha realizado antes -más de un concurso, por cierto-, y el gran valor de los mismos, he tenido la iniciativa de organizar este, dándole oportunidad al talento nacional, y el gran logro del proyecto es que se le adjudique el carácter de oficial al que resulte ganador. Este no va a ser un lauro mío, sino de quien resulte ganador o ganadora cuyo nombre se va a escribir en la historia", dijo Jatnna.

Dentro de los criterios a evaluar está la presencia de elementos culturales que representen el mestizaje dominicano. También la inclusión de riquezas del país como el ámbar, larimar, caracoles, símbolos tainos y los colores de la bandera nacional. Cada elemento utilizado en la confección de dicho traje debe estar sustentado por escrito.

Josefina Miniño lleva muchos años en estas lides y para ella "era algo necesario que hacia falta en nuestro país, así como Venezuela, México, Colombia, Panamá, entre otros países que tienen su traje nacional oficial, nosotros necesitábamos el nuestro que institucionalmente nos represente como dominicanos".

"Debemos escoger un traje que muestre nuestras riquezas, lo que somos como pueblo mestizo, marcado por influencias taínas, africanas y españolas; establecer un traje que nos represente mundialmente como dominicanos, que debió ser el objetivo de los creadores de concursos como el certamen del traje típico dominicano de 1969", expresó la destacada bailarina folclórica.

"Siento un gran regocijo, que dentro de poco, gracias a esta gran iniciativa tendremos un traje oficial que le dará un realce muy especial a la danza folclórica", dijo Miniño.

Haciendo historia

En la edición de El Caribe, correspondiente al 11 de abril de 1969, en la página 16 A, y con la firma de María Ugarte, el artículo "Hay rasgos constantes en trajes típicos del país" se afirma que con la participación de 26 provincias y grupos particulares, la Dirección Nacional de Turismo organizó un concurso en el Teatro Agua y Luz, de donde salió elegido el traje de la diseñadora y modelo Ilda Kelly. Sin embargo. aunque ganador, el vestido no quedó institucionalmente establecido como Traje Típico Nacional y varios artistas salieron en defensa de lo que ellos entendían que era traje típico.

En otro artículo publicado en Zona Retro, del mismo periódico, el pasado domingo 9 de septiembre del 2007, se afirma que Casandra Damirón se mostró sorprendida ante la iniciativa del certamen, ya que el traje típico utilizado por el cuerpo de baile que ella dirigía era reconocido como "bueno y válido" por el mismo director de la Dirección Nacional de Turismo, Ángel Miolán. Aunque al principio se negó a utilizar ningún traje que saliera ganador del certamen, terminó participando en él.

El folclorista René Carrasco, por otro lado, al enterarse del concurso, aseguró que el país ya contaba con el suyo y por tal razón era innecesaria la búsqueda de un traje típico nacional, según el mismo periódico.

Tal parece que uno de los elementos que influyó en contra de que no se asumiera como traje típico nacional, aquel de Ilda Kelly, que representaba en el certamen a la capital, fue que tenía demasiado marcados los elementos españoles. En la época se rumoró que el traje había sido diseñado por la viuda de Trujillo, lo cual fue negado por Ilda Kelly.

El concurso actual

De una gran cantidad de trabajos de talentosos diseñadores dominicanos, la comisión ha hecho la preselección de cinco diseños, los cuales se irán presentando durante las galas de ¡Qué viva el merengue! Al final se realizará una Gala Típica con los cinco trajes preseleccionados, en la que el mismo jurado determinará cual será el Traje Típico Oficial de República Dominicana.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.