.
Opinión|16 jul 2008, 12:00 AM|POR Joaquín Jiménez Maxwell

En directo - ¡¡AUXILIOOO, DOÑA ZAIDA!!

Después de los 7 meses de vida democrática que nos enseñó el profesor Juan Bosch, nuestro país cayó bajo un régimen de dictadura política, que en un proceso ascendente ha ido deteriorando nuestra sociedad familiar, cultural, moral, empresarial y cívicamente.

Hasta el año 1963, las demostraciones de vanidad y opulencia se consideraban actitudes de muy mal gusto. En esa época, los médicos, profesores y farmacéuticos, eran los ciudadanos más prestigiosos, respetados y considerados como los más honorables; pero llegaron los políticos de ocupación e impusieron que el prestigio, respeto y honorabilidad, lo producía la riqueza, aún fuese adquirida con métodos delincuenciales.

Desde entonces, a nuestros políticos de ocupación no les preocupa nada que pueda afectar a la población colectivamente, si su solución no les representa pingües beneficios materiales. Como por ejemplo, la salud mental de nuestros niños y adolescentes.

Todos recuerdan a la Dirección General de Espectáculos Públicos y Radiofonía, dirigida por doña Zaida Ginebra de Lovatón, que tenía como principal función la regulación moral de las emisiones radiales y televisivas.

Doña Zaida impuso en la radio y la televisión todos los principios de las reglas morales que le habían sido inculcadas por sus padres. En forma radical y responsable, cerró estaciones de radio y televisión, además de cancelar varios carnets de locutores, por violaciones contra la ética y buenas costumbres.

Ahora, la radio y televisión nuestra están nadando en la peor cloaca de vulgaridad y malos ejemplos, en una abusiva explotación comercial de la ignorancia de nuestro pueblo. Las palabras y términos vulgares se han convertido en una moda de mal gusto.

En la gran mayoría de los programas musicales televisivos, donde no faltan por lo menos cuatro bailarinas semidesnudas, con lascivos y vulgares movimientos, sin la más mínima calidad artística o estética y con la más alta dosis de morbosidad.

Otras televisoras practican una carrera olímpica para demostrar cuál transmite más series y películas, donde se presenten las escenas sexuales a nivel de homosexualismo y lesbianismo, tipos restricción "X".

¿Conocerán nuestras autoridades de Salud Pública, de la Cancillería y Educación, una de las razones por las cuales somos el país iberoamericano número uno en la exportación de prostitutas y el por qué de la alarmante cantidad de adolescentes embarazadas? No, esos problemas no les importan.

j.maxwell@codetel.net.do

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.