Noticias|04 ene 2013, 12:00 AM|2|POR Mariela Mejía

En Herrera lamentan tiroteo jóvenes por droga

Dicen que una de las víctimas ayudaba vecinos necesitados para que le permitieran su negocio
Familiares lloran muerte de uno de los jóvenes. Dicen desconocen identidad de agresores.

SANTO DOMINGO. "Le decían El Muerto por dichoso, porque lo habían tratado de matar y nunca moría". Así describieron ayer los vecinos de Edwin Cabrera González, alias "El Muerto", de 33 años, quien cayó abatido junto con otros dos jóvenes durante un tiroteo la noche del miércoles en Las Palmas de Herrera, en un hecho ligado al control de un punto de venta de drogas.

Al mediodía de ayer, en la calle Altagracia, los vecinos se agrupaban en las esquinas y frente a las casas multicolores. Los jóvenes miraban a la prensa con escepticismo.

En el grupo que se atrevió a comentar algo, hablaban todos a la vez. "(El Muerto) era un hombre servicial en el pueblo. Al que tenía que ayudar lo ayudaba, a la gente vieja y a los niños los ayudaba. El que robaba por aquí, y él se daba cuenta, llevaba su golpe", pudo escuchar DL de varias voces.

El grupo admitió que mientras unos lamentaban lo que pasó, otros lo veían venir. "Eso influye de manera negativa para la juventud y los niños que van creciendo", dijo una señora. "Mire bien -la interrumpió un hombre-, no es un secreto para nadie que el que tiene un punto de droga trata de congraciarse con la comunidad para que la comunidad por medio de sus dádivas lo acepte con su negocio".

Todos aseguraron que desconocen el motivo y la identidad de los jóvenes que llegaron antenoche y tirotearon a las víctimas. Pero hay una muerte que es la que más lamentaban: la de un joven de 22 años que en ese momento pasaba por el lugar cuando iba a comprar la leche de su bebé de cuatro meses de nacido. "Si ustedes desean bajar a donde su familia, están todos allá, doblando", explicaron.

Así, donde termina la calle, al pie de una bajada, en una casa pintada de color rosado con blanco, la gente lloraba la muerte del joven del que solo se pudo conocer que se llamaba Joan, de 22 años.

"¡Ay, me lo mataron como un perro!", empezó a exclamar una pariente de la víctima mientras buscaba consuelo en los hombros de alguien que llegó a la casa. De repente, se unieron otros a llorar desconsolados.

Afuera, Arsenio Mena, tío del occiso, tenía sus ojos llorosos. Al preguntarle si se piensan mudar, respondió: "No pensamos en mudanza. Nosotros somos los fundadores de aquí. Lo que pasa es que las cosas han ido cambiando", afirmó.

Explicó que siguiendo un callejón que bordea la casa, se llegaba adonde la familia de otra de las víctimas.

Efectivamente, en la sala de una pequeña casa estaba colocado un catafalco que solo esperaba que le colocaran el ataud con los restos de Juan Misael Hernández, de 29 años. "Mi hermano estaba cobrando un dinero y casualmente al que se lo estaba cobrando (a El Muerto) le dispararon y a él también. Él le estaba haciendo un trabajo de ebanistería y mi hermano fue a cobrarle, y ahí se tiraron unos tipos y le tiraron y lo mataron", decía entre sollozos Fior de Jesús.

Lamentó que su pariente dejó en la orfandad a un niño de tres años.

Profundizan

Un equipo de oficiales persigue a los responsables de la muerte de los tres hombres por asuntos ligados al narcotráfico. El grupo se disputaba el control de la venta de drogas en el sector conocido como "El Pentágono" en Herrera. Edwin Cabrera González, apodado El Muerto, tenía en su hoja de servicios un amplio historial delictivo ligado al mundo de las drogas, dijo ayer el vocero de la Policía, general Máximo Báez Aybar. En ese sentido, el presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), mayor general Rolando Rosado Mateo, dijo que "El Muerto" tenía varias fichas.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.