Noticias|16 mar 2013, 12:00 AM|6|POR Omar Santana

Ciudadanos sufren por improvisación de Caasd

Los trabajos de la Caasd se han expandido por las avenidas sin informar a moradores.

SD. Los trabajos que desde diciembre pasado la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd) realiza al sur del Distrito Nacional, en las avenidas Cayetano Germosén, Simón Bolívar y Rómulo Betancourt, comienzan a irritar a la población.

Las obras han pasado de ser acciones bien coordinadas, con apertura y asfaltado; a cierre de entradas de negocios, viviendas, plazas, calles, zanjas, polvo, escombros y tráfico en vía contraria, que amenazan la vida de los habitantes de la capital.

En el Mirador Norte, a la altura de la avenida Rómulo Betancourt entre la avenida Núñez de Cáceres y la calle Privada, los ciudadanos sufren la modernidad de las maquinarias que la Caasd utiliza para crear las zanjas. "Son muy modernas, en cuestión de minutos hacen una zanja y convierten el terreno en polvo, como si fuera harina. Pero se lo tiran a uno encima. Aquí en el sector cuatro niños han tenido que ser internados por problemas de respiración, a una persona con problemas mentales lo chocó un vehículo que venía en vía contraria, y una vecina tuvo que mudarse del lugar porque el polvo le provocó asma", sostiene Porfirio de la Cruz, ciudadano indignado con la falta de conciencia ciudadana "y respeto cívico".

En febrero, los trabajos se trasladaron a la avenida Simón Bolívar, en el tramo entre las avenidas Abraham Lincoln y Winston Churchill, y la vida de los habitantes en el tramo entre la avenida Sarasota y las calles aledañas se ha convertido en un caos.

En total, la Caasd tiene intervenidos cuatro tramos entre la avenida Simón Bolívar y su prolongación, la Rómulo Betancourt. Son varios los kilómetros de vía pública tomados, y cientos los negocios y espacios residenciales cuyos locales están llenos de tierra y polvo, y virtualmente incomunicados.

Por la avenida Cayetano Germosén, desde el barrio San Miguel hasta el kilómetro siete de la avenida Independencia, se circula en un solo carril que es compartido entre los carros que van en direcciones contrarias.

Rafael Calcaño, residente en el barrio San Miguel, caserío a la altura del Kilómetro Nueve de la avenida Independencia, se queja de que los moradores no tienen acceso al Mirador Sur. A la vez que los pequeños colmados, farmacias y centros de diversión de esa avenida no tienen acceso de vehículos, lo que provoca graves problemas a la actividad comercial del barrio.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.