EDUCACIÓN
| 02 FEB 2017, 4:01 PM

El valor de las heroínas independentistas

Aportaron trabajo, dedicación y entusiasmo

Foto de muestra, la ilustración está en proceso
Foto de muestra, la ilustración está en proceso

La participación política femenina fue importantísima para la proclamación de la Independencia Nacional, la histórica noche del 27 de febrero de 1844, tras varios años de labor intensa y riesgosa, inspirada en el ideal de Juan Pablo Duarte, quien se centró en alcanzar el objetivo de que la parte este de la isla se convirtiera en un país soberano.

Sin los valiosos servicios prestados por las mujeres de febrero, no habría sido posible que los fundadores de la nacionalidad dominicana alcanzaran la victoria.

Dado su aporte y compromiso con la forja de la patria, han transcendido los nombres de mujeres fundamentales como María Trinidad Sánchez, Concepción Bona, María Baltasara de los Reyes, Rosa Duarte y Díez, Manuela Díez y Jiménez y Josefa Antonia Pérez de la Paz, las más conocidas, y de otras como Micaela de Rivera, Ana Valverde, Filomena Gómez de Cova, Rosa Montás de Duvergé, Froilana Febles, Petronila Abreu y Delgado, Rosa Bastardo de Guillermo y María de Jesús Pina.

María Trinidad Sánchez (1794-1845). Es la más célebre de las mujeres que lucharon en diversos escenarios para rechazar la ocupación haitiana, encabezada por el haitiano Jean Pierre Boyer.

Con 50 años entonces, la señora, quien era tía del patricio Francisco del Rosario Sánchez, participó en la proclamación de la Independencia en el Baluarte del Conde. Debido a su fusilamiento en 1845, impuesto por un tribunal militar en el gobierno de Pedro Santana, se convirtió en la mártir de la Independencia.

El valor de las heroínas independentistas
María Trinidad Sánchez

José María Serra (1819-1888), trinitario y febrerista, testimonió que María Trinidad Sánchez “en sus propias faldas conducía pólvora” para que los patriotas la utilizaran la noche del 27 de febrero.

Concepción Bona (1824-1901). Tenía 19 años cuando confeccionó la primera Bandera Nacional, que ondeó durante la proclamación de la Independencia. En esas tareas, contó con la colaboración María de Jesús Pina, prima y vecina suya, quien era una adolescente de 16 años.

Era hija de Ignacio Bona y de su esposa, doña Juana Hernández, cuyas bodas se habrían celebrado en la antigua villa de San Carlos de Tenerife.

Contrajo matrimonio el 2 de junio de 1851 con el banilejo Marcos Gómez, hijo de José María Gómez Guerrero y María de Regla Carvajal, ambos de la villa de Peravia. El matrimonio procreó a Eloísa, Marcos Antonio, Manuel de Jesús, Rafael María y a dos varones más que tenían el mismo nombre de José María.

El valor de las heroínas independentistas
José María Serra

Rosa Duarte y Diez (1820-1888). Hermana de Juan Pablo Duarte, resalta por su firme compromiso con el ideal independentista. Estuvo siempre al tanto de la trama libertadora, convirtió en balas planchas de plomo que obtuvo del almacén de su padre Juan José Duarte, y escribió el famoso de Diario de Rosa Duarte, que recoge inapreciables testimonios sobre la independencia y la vida de su hermano. Tenía 24 años cuando fue proclamada la separación de Haití.

Rosa nació en Santo Domingo, en el barrio de Santa Bárbara, el día 28 de junio del año 1820 y fue bautizada en la Catedral el día 8 del siguiente mes. Eran sus padrinos don Manuel Ferrer y su esposa, doña Vicenta de la Cueva.

Pobre y envejecida, la hermana de Juan Pablo Duarte murió en Caracas, Venezuela, el 26 de octubre del año 1888, luego de padecer los rigores de un doloroso exilio.

El valor de las heroínas independentistas
Rosa Duarte

Manuela Diez y Jiménez (1786-1858). La madre de Juan Pablo Duarte sacrificó sus propiedades, sufrió persecuciones y fue exiliada junto a sus hijas huérfanas, como consecuencia de su estrecha relación con los independentistas y por el apoyo que dio a su hijo.

El historiador Vetilio Alfau Durán sostiene, en su obra Mujeres de la Independencia, que doña Manuela terminó “su vida en una tierra extraña (Venezuela), en cuyo suelo se confundieron en lamentable y doloroso olvido sus huesos venerables, dignos del solemne reposo del Panteón Nacional”.

Sus padres fueron Antonio Díez, oriundo del Reino de Castilla la Vieja, España, y de doña Rufina Jiménez y Benítez, de la villa de Santa Cruz de Icayagua.

El valor de las heroínas independentistas
Manuela Diez

María Baltasara de Reyes (1798-1867). Fue descrita por el historiador Alcides García como una “valentísima mujer”, que, armada de un fusil, estuvo en la noche del 27 de Febrero y madrugada del 28, de guardia en el Fuerte del Ángulo. La patriota hizo varias incursiones atrevidas hacia el río”.

Fue la madre del prócer Juan Alejandro Acosta, que prestó valiosos servicios a la causa separatista como navegante, por lo que le concedieron el grado de general de marina.

Duarte se ocultó en su casa, cuando era tenazmente perseguido por los haitianos en julio de 1843, según relata Rosa Duarte en su diario.

Además, la poetisa Josefa Perdomo y Heredia (1834-1896) considera a María Baltasara de los Reyes como la primera de las mujeres de febreristas en su poesía 27 de Febrero, leída en la velada celebrada el 26 de febrero de 1885.

El valor de las heroínas independentistas

María Baltasara de Reyes

Josefa Antonia (Chepita) Pérez de la Paz (1788-1855). Era la madre de Juan Isidro Pérez de la Paz, fogoso independentista. Su hogar fue el lugar escogido por Duarte para juramentar a los miembros de La Trinitaria, porque sin dudas la señora le merecía confianza y se sentía protegido bajo su techo.

Al respecto, el historiador Vetilio Alfau Durán expresó en Mujeres de la Independencia: “Indudablemente que la ilustre madre del más vehemente de los trinitarios fue la primera mujer dominicana que se enteró de los propósitos duartistas, siendo por lo tanto acreedora del alto honor de comunicada”.

Pérez de la Paz, quien fue devota de la Virgen de La Altagracia de Higüey, nació en Santo Domingo el día 2 de marzo de 1788. Era hija del abogado Juan Isidro Pérez de la Paz y Godiñez y de doña Francisca Valerio, fallecida el 19 de enero de 1812.

El 27 de noviembre de 1805 contrajo matrimonio con el capitán de granaderos don Antonio Beer, oriundo de Polonia. Del matrimonio nacieron varios hijos, según el historiador Vetilio Alfau Durán.

El valor de las heroínas independentistas
Josefa antonia Chepa Pérez

Micaela de Rivera (1785-1854). La señora, quien contrajo en 1828 un segundo matrimonio con el general Pedro Santana, cuyo hermano gemelo Ramón (1801-1844) se casó el 21 de septiembre de 1829 con su hija Froilana.

De su matrimonio con Pedro Santana la señora no tuvo hijos, pero fruto de su primer casamiento con Miguel Febles, en 1805 procreó a Ramón, Secundino, Froilana y Miguel.

Junto a su hija Froilana, fabricó cartuchos para los soldados que defenderían la patria. Además, vendió prendas y otros bienes a fin de contribuir con la compra de los primeros buques para defender las costas en 1844.

Doña Micaela murió en Santa Cruz de El Seibo a mediados del año 1854.

El valor de las heroínas independentistas
Micaela de Rivera
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese