Revista|04 nov 2010, 12:00 AM|POR Roira Sánchez

Un sentido homenaje a "El Terror"

Los ágiles dedos de Juan Francisco Ordóñez cautivaron a los presentes, rasgueo tras rasgueo
"Hermanito, sigue la luz", palabras de una Sonia emocionada. Nelson Sosa
SANTO DOMINGO. En una noche donde las raíces ancestrales están presentes (el único día del año, que según la tradición, las "almas" de los muertos visitan este mundo), esa noche del "día de los muertos", la cantante dominicana Sonia Silvestre elevó su voz en homenaje a su entrañable amigo Luis Días.

Nueve velones iluminaban una escena que desde el inicio auguraba una gran noche. Sonia sale danzando -al estilo Luis- al fondo del escenario, mientras su voz va recreando "Elena" y "La guagua", y aunque su voz no es la misma de antes, sigue transmitiendo esa magia que sólo la Silvestre puede entregar.

La intérprete de "Mi guachimán", sorbo a sorbo va bebiendo, va nutriéndose de la esencia de "El Terror". Así es. Luis Días continúa vivo. Su legado sigue ahí y su esencia sigue intacta en cada uno de los corazones que guardan un trozo de él. Su música, sus composiciones y su estilo tan atípico, marcaron no solo épocas, sino a toda una generación de artistas que popularizaron sus temas.

Juan Francisco Ordóñez en la guitarra (con las vibras de siempre), Guy Frómeta en la batería y Peter Nova en el bajo, esa misma banda que Luis fundó y con la que se aventuró en una larga travesía, acompañaron a Sonia durante su repertorio.

"Añorándote", "Corazón de vellonera", "Mujer de cualquier parte", "Andresito reina" y "Barrios calientes", formaron parte de la primera parte del concierto homenaje.

Tras cada canción, Sonia animaba y su característica y desenfadada personalidad cautivaba. De vez en cuando la emoción traspasaba los micrófonos y una que otra voz de algún fanático del "Terror" se escuchaba. ¿Ya reencarnó Luis Días? Y ante la eminente pregunta, una espontánea sonrisa de Sonia emergió y dijo:: "Bueno eso no lo sé. Pero me gustaría conocer en qué cuerpo habrá reencarnado".

Un Luis dulce

Esa melancolía. Esa desgarrada sensibilidad de "El Terror" ante las injusticias, no pasó desapercibido.

"Limbo y conga", "Sirvienta muda", "En tu día madre", "Ella viene de la lluvia" y "Toro Bravo", recordaron al Luis emotivo que nos acompañó.

Los aplausos fueron múltiples. Los recuerdos galopaban en el aire. Y, definitivamente, entre bachatas, merengues, acordes y anécdotas, Días se hizo sentir en Bellas Artes.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.